miércoles, 18 de abril de 2012

DISEÑO VISUAL 20 AÑOS




La celebración de los 20 años del Programa de Diseño Visual de la Universidad de Caldas, constituye un acontecimiento notable en el ambiente académico de nuestra universidad y de nuestra ciudad, no sólo por los logros institucionales que enmarcan y ameritan (aún más) dicha celebración, tales como la consolidación de los programas de maestría y de doctorado, sino también por la proyección del programa en el ámbito nacional e internacional, a través del Festival Internacional de la Imagen así como por la fecunda labor de formación de diseñadores y comunicadores visuales.

Este acontecimiento me concierne además de manera personal: Durante un buen número de años me desempeñé como docente del programa de Diseño Visual y participé con entusiasmo en la construcción de un plan curricular de estudios “sintonizado” con las exigencias y tendencias de nuestra época. Recuerdo de manera particular el asombro casi ingenuo, con que nos asomábamos a las “nuevas” tendencias de la Bauhaus y del constructivismo.
Estas referencias parecerían hoy anacrónicas.

Pero, en esta celebración, no podían faltar los motivos de duelo. Como lo dice el pensador francés Jean Baudrillard: “Labor de duelo de la imagen es hoy nuestro arte”; afirmación que podría extenderse al ámbito de nuestra cultura mediática, a nuestra acción comunicativa, aún en medio del florecimiento casi desmesurado de las TIC’S y de las redes sociales. Se hace urgente entonces repensar constantemente el sentido del diseño y de la comunicación (visual): Di-señar es volver a señalar, resignificar el mundo de objetos y de imágenes que constituyen la mediasfera de nuestro tiempo, para emplear una expresión de Regis Debray. En esta mediasfera, el criterio de lo visual es implacable: sólo lo visible es verdadero. Pero sin duda, esta contundencia de la visualidad mediática termina por arrasar la recepción crítica y la recreación activa por parte del espectador o del usuario. El concepto crítico de “masa” se relaciona con este conjunto de impulsos y de deshechos mediáticos que conforman y moldean hoy la esfera del consenso. En este contexto, como lo señala Subirats, la comunicación termina con la paradoja del individuo aislado, “de la subjetividad acosada hasta las fronteras del autismo, precisamente por los sistemas de comunicación”. La labor del diseñador o del comunicador visual parece debatirse así entre dos alternativas terribles: la masificación o el autismo.

Pero, en esta encrucijada existe una tercera opción que concierne o compromete nuestra “función” formativa, nuestra actitud crítica en el seno de la realidad institucionalizada y tecnocrática. Formar en el manejo crítico de la comunicación parece ahora más apremiante y, a la vez, más difícil, que nunca. Esta coyuntura dominada por la “industria cultural” (Adorno) y por la “industria de la conciencia” (Enzensberger) debe conducirnos a una revisión permanente de los objetivos académicos, en la búsqueda de una formación para la reflexión y en el desarrollo de una didáctica crítica de los media.
Finalmente, este pequeño preámbulo me hace recordar la academia, a los estudiantes, especialmente, los egresados que acompañé y me acompañaron en este tránsito de la imagen. Indudablemente, me siento orgullosa de saber sobre los diseñadores visuales que han dejado e impregnado la imagen del programa con sus propuestas, sus premios y reconocimientos, sus estudios continuados, su devoción pedagógica y su calidad de empresarios entre otras.

Felicitaciones para todos los actores comprometidos en el desarrollo y progreso del programa de Diseño Visual en este merecido aniversario.

MONICA L. VELEZ HURTADO


1 comentario:

Anónimo dijo...

Hace veinte años, probablemente la mayor innovación académica de la Universidad de Caldas estaba en el el programa de Desarrollo familiar. Esas épocas de oro las habían vivido, en su momento, las viejas facultades de medicina, derecho, agronomía y veterinaria.
En la última década, las más ricas provocaciones académicas se pueden encontrar en el programa de Diseño Visual; eso se puede constatar si se pregunta por la Universidad de Caldas en otras partes del país y del mundo.

Mario