miércoles, 19 de octubre de 2011

STAY HUNGRY AND, STAY FOOLISH



ECO A UN DISCURSO DE STEVE JOBS.
Oscar Robledo Hoyos.*

El diccionario traduce Stay como quedarse, permanecer, parar, tardar (se) lo que viene a significar “permanecer hambriento y alocado” No hay tiempo que perder. Las cosas se tienen que hacer en su tiempo debido con su debida dosis de locura y para esto se requiere un adiestramiento debido. Lo que hace que debamos estar inmersos a diario en cierto nivel de locura y tener un buen arsenal de ellas. No se trata de andar por ahí a la bartola sin brújula alguna o en consulta de oráculos sibilinos, no; tampoco es detenerse en los cruces de los caminos y escoger el primero que nos venga en gana como el “Corre Caminos”, precedidos solamente de las reglas del azar. Lo que resultare seria un futurible entre miles; otra vez, no.

Las nuestras son locuras cultivadas que tienen un norte. Tienen ellas una razón de ser, implican un qué y un cómo; una corazonada latente ciertamente pero algo tras lo cual se camina y de lo cual se tiene un vago presentimiento interior. Hay ideas transformándose, bosquejos moviéndose, escogencias haciéndose en el proceso. Es un cuadro móvil que tanto se pinta como se despinta a diario dentro del ensayo y el error. En estar alocado hay fiebre de nuevos caminos tras un propósito claro, se ignoran si efectivamente nos llevaran a la meta soñada. Esas locuras son intentos de llegar, es entrenamiento de vías, al fin y al cabo las metodologías para los filósofos de la Grecia antigua eran “caminos” que nos llevan a un objetivo. El estar afiebrados implica un modo de ser, una cierta manera de enfocar la existencia como aprendizaje permanente. 

Las locuras diarias se van acumulando en el archivo viviente de nuestras vidas. Se trata luego de escoger una de ellas, la más loca tal vez, la menos posible pero la más probable. Las lógicas como las geometrías no siempre son lineales, hay otras como puede haber otras inteligencias en los N planetas del sistema solar.

Entonces habremos dado un cambio y un vuelco significativo a nuestras vidas. Estaremos divagando por regiones espaciosas y extrañas, te llamarán loco, extraño, zombi, extravagante, utópico; de pronto, si te va bien, con Nicola di Bari dirán que eres “el último romántico”.  Es normal, la gente no quiere pensar nada y menos algo alternativo, la gente que se matriculó en “la normalidad”, no quiere ver nada extraño que desentone  su cotidianidad. Que nada los toque y nada los rete, que nada los interrogue y, por tanto, vivir asegurados para el resto de sus vidas.

¿Es eso lo que quieres en tu corta existencia?

Acuérdate; para ti también puede haber un accidente, una enfermedad catastrófica o un despido fulminante de tus instalaciones... ¿Qué te hace pensar que tu nacimiento, vida y muerte son y serán lineales o paralelas a  las de todos? ,, Nadie sabe…  Entonces, ¿qué te pondrás a hacer?

Nota: No olvides que Steve Jobs tuvo éxito pero hay que reconocer también que fue uno  de esos raros genios de la humanidad.


Manizales, Octubre de 2011.

*.       Sociólogo.

Ver, http://elcuadernodesamuel.wordpress.com/2011/10/06/stay-hungry-and-stay-foolish/

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy subjetivo, pero no me cala el tal Steve Jobs. Preferio una defensa a Moammar Gadhafi, otro tirano cruel y conmovedor como Jobs, pero este si guerrero, martir, un hombre que no huyo, solo se retiro en estrategia limpia. Ya asaltado, listo a morir y sangrante, pero aun asi lucido como Jesus afirmo: "Distinguen el bien del mal?" Un lider extraordinario que construyo con mano de hierro un pais con indicadores economicos que ya quisieran hoy España, Portugal o Grecia. No se si votare por Obama, el premio nobel de paz del 2010. Me arde esta guerra estupida como todas, pero perdida al final por un video estremecedor en el unico medio equilibrado que existe: Internet.

Anónimo dijo...

Firmado, German.