domingo, 9 de octubre de 2011

El verbo que te dice tiempo de Margarita Santana de la Cruz



Juana Santana.
Llega a mis manos el primer libro de poemas de Margarita Santana: El verbo que te dice tiempo* y tardo algún tiempo en decidir si estoy
ante los restos de una fiesta o los restos de un naufragio, la autora te mete de pronto y sin piedad en el paisaje devastado del desamor, perfecta alquimista de la palabra como es, te muestra el dolor en su estado más salvaje con la idea y la palabra que lo describe con exactitud casi matemática como debe ser la buena poesía, es sin duda un lugar común a todos y todas los que alguna vez amamos con furia y fuimos abandonados en el momento justo que creíamos tocar el cielo, es un trabajo hermoso, salvaje y duro de leer.
Se agotan las palabras de tanto tratar de entender, buscando en la semántica la definición última de tanta soledad, porque no hay soledad más cruel que la que siente la autora cuando sabes que la amada se ha ido, aunque su cuerpo permanezca todavía a su lado, en el poema número dos “pálpito”, la autora es consciente de esta tragedia, sin embargo, en lugar de prepararse para la inminente partida, permanece terca, más entregada que nunca porque no entiende la vida sin ella.
Una vez aceptada la realidad llega el tiempo del recuento, de juntar los pedazos del ego martirizado por el abandono y el recuerdo más recurrente son los pies “fugitivos” que se alejan buscando otro espacio, cuando el dolor sobrepasa lo soportable la amante se aferra a imágenes recurrentes que la sostengan en una realidad conocida, esos pies que se alejan forman una estampa soberbia que nos da una idea aproximada del dolor de la ausencia y del esfuerzo por mantener la cordura, fijando la vista en algo corpóreo para no despegar de la realidad definitivamente.
La vida sigue y el tiempo lo cura todo pero a veces es tramposo y la arrastra a la misma orilla donde siguen estando “las caracolas” como fósiles del amor que fue.
Nunca leí una descripción más exacta de la desolación como en el quinto poema, la profundidad del desamor es tan honda y oscura que sólo el sueño que se invoca en el “arrullo” puede aliviar tanto dolor estéril.
Muere y se resiente en “azul amargo” lo hace una y otra vez hasta quedar “exhausta” y desear descansar al fin en el no sentir.
Pide a la amada que le permita ahogarse, para poder de esta manera seguir amándola en el fondo, en “la hondura” brumosa, oscura donde el amor muerto nunca volverá y sólo es oscuridad y silencio.
Finalmente se remonta y se vislumbra al fin la luz, entonces es tiempo de pedir una tregua, se admite que:
Sé que ya no te quiero
de tanto quererte y romperme
contra los pétalos y las alas de mariposa
que siempre amé, efímeras y bellas,
lejos de mi horizonte...
Se ruega que acabe por fin el doloroso romance para poder recibir el futuro, los nuevos horizontes y estar en condiciones de sentirse “perpleja” al ver de nuevo a la amada, pasado el tiempo, surgir de entre “las sombras de la que la amó”.
Todavía no es tiempo de llevar “flores a la tumba de lo que fue el amor de ambas” “ni la lluvia florecerá jamás contigo”.
*El verbo que te dice tiempo. Margarita Santana de la Cruz editorial 23 Escalones 2010








2 comentarios:

Anónimo dijo...

Podríamos tener acceso a una versión electrónica del libro?

juana santana dijo...

precisamente el libro fue publicado en versión electrónica primero, posteriormente salió en formato convencional entra en http://www.23escalones.com
y podrás descargar el libro o pedir que te lo envien.
saludos, cualquier duda no dudes en ponerte en contacto conmigo.
Juana