domingo, 24 de julio de 2011

¡CAMPAÑA SUCIA A LA VISTA!


AGUSTIN ANGARITA LEZAMA
Se empieza a vislumbrar lo que será la próxima campaña electoral, especialmente, en Ibagué. Al parecer una campaña a la alcaldía contrató al maestro de la trampa, del rumor y de la propaganda negra y sucia para que le desbroce el camino hacia el triunfo. Este psicólogo venezolano ha demostrado habilidades excepcionales para urdir engaños y mentiras, que le sirvan al candidato que lo contrate para ganar electores. Este personaje será el cerebro gris de una campaña a la alcaldía de Ibagué.
La ciudadanía tendrá que estar preparada para informaciones amañadas, tendenciosas, sin sustento, pero que serán utilizadas para desprestigiar y enlodar la honra y la dignidad de los demás candidatos. No tendrán escrúpulos en inventar falsos amoríos, amistades prohibidas o relaciones criminales. Esculcarán y exprimirán la vida privada de los contrincantes y sacarán a relucir todo tipo de calumnias. Para no dejar rastros que pongan en evidencia su delito, utilizarán el voz a voz, el chisme o la conseja.
¿Por qué un candidato tiene que recurrir a este tipo de medios, para poder ganar? Las razones son varias. La primera, es su debilidad. Pero esa debilidad no es solo electoral, lo que es evidente, sino ética, moral y, sobre todo, de formación. Si un candidato tiene las agallas de hacer picardías con tal de ganar, si llega al poder, hará también lo que sea para mantenerse, para recuperar lo invertido, para devolver los favores, para apropiarse y enriquecerse con los dineros de todos. Estas picardías son trabajo de pícaros. . ¡Una campaña corrompida produce gobiernos corrompidos!
La política es el arte de convencer. Para convencer se necesitan argumentos, sensibilidad, facilidad de expresión y de comunicación, pero sobre todo, conocimiento de los temas y de los problemas a resolver. No basta con abrazar y sonreír. Cuando los potenciales electores oyen a un candidato, les interesa escuchar cómo solucionará las dificultades que los atormentan; las propuestas que darán camino a la prosperidad, al desarrollo humano y a la calidad de vida.
Pero cuando un candidato, como dice la gente, es solo “buche y plumas”, para convencer tiene que recurrir a comprar conciencias. Sus equipos están conformados por personas a quienes les tienen que pagar, porque nunca los convencieron de las bondades del candidato. Como su discurso es de lugares comunes y sin profundidad, apela a hablar mal de los demás. Como no tiene logros propios que resaltar, busca destacar los errores de los demás. Y si no puede se los inventa. Cuando usted escucha hablar a un sabio, la sabiduría se le nota, se le sale por los poros, no tiene que ufanarse de ella. El candidato vacuo, tiene que recurrir a la grosería, a la trapisonda o a la violencia. No hay que olvidar que la grosería y la violencia son el idioma de los que no tienen nada que decir.
¿Estaría usted dispuesto o dispuesta a que personajes de esta calaña, sean la guía del futuro de sus hijos? ¿Cree usted que proyectos como estos, son la solución para una ciudad como Ibagué, que poco a poco se abre camino al progreso y a mejorar su calidad de vida?
Que no crean que los ciudadanos sean tontos. El chimpancé, aunque lo vistan de oro, sigue siendo chimpancé. Pese a las mentiras, los electores saben distinguir entre la esmeralda y la morralla.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No ganara el mejor o el mas honesto sino aquel que interprete el algoritmo que gobierna gustillo popular por uno u otro candidato.

Recomiendo ver (tiene titulos cc) a Kevin Slavin para acariciar semejante nocion y otras estremecedoras y definitivamente apasionantes.
http://www.ted.com/talks/kevin_slavin_how_algorithms_shape_our_world.html

German