lunes, 23 de mayo de 2011

YES WE CAMP



Juana Santana

Desde que empezó la revuelta apenas duermo, tengo miedo dormirme y que al despertar haya terminado el sueño.
Sigo a través de twiter la revuelta en toda España además de participar activamente en la acampada de mi isla, al principio los medios de comunicación eludían hablar del tema, era como si no nombrándolo no existiera, pero los que estábamos movilizados a través de las redes sociales sabíamos que algo se estaba moviendo. Todo empezó con la convocatoria de un grupo llamado #democraciarealya que hacia para manifestarnos el 15 de mayo a la seis de la tarde contra la dictadura económica de los mercados, contra los partidos políticos de izquierdas y de derechas vendidos al neo-liberalismo, modelo agotado que no se rinde a pesar de que hace rato que está demostrado su fracaso, también en contra de la ley electoral española que beneficia a los partidos mayoritarios en detrimento de los pequeños con lo que nos condena al bipartidismo, situación cada vez es menos democrática, pues no obliga a elegir ente lo malo o lo peor, llevamos décadas votando en contra de en lugar de hacerlo a favor de.
La manifestación tuvo un relativo éxito, pero lo más importante vino después, no nos habíamos percatado de nuestra fuerza, tal vez hemos tenido que tomar recortes de los países africanos, Egipto o Túnez, la derecha española se indigna cuando la prensa extranjera compara la revuelta española con la egipcia, como si hubieran sociedades empobrecidas y enfermas de primera, las europeas y de segunda las africanas, no voy a dar cifras ni establecer comparaciones sólo diré que el paro, el desencanto y la ausencia de futuro a la que se ha condenado a la juventud es la misma en España que en Egipto o que en Túnez.
No nos creemos la crisis, es un invento, una excusa para reducir gasto social, mantener las precariedad laboral, dar marcha atrás en derechos laborales, recortar recortar recortar.
Al tiempo que se recortaba por un lado se destinaban millones de euros a rescatar los bancos, los mismos que con sus hipotecas basura, su campar sin control por el mercado y sus robos masivos de capital nos condenan a la pobreza después de habernos vendido el sueño del primer mundo, la política del bienestar y la democracia firmemente consolidada.
Unido a esto los escándalos de los políticos, la corrupción a gran escala, ayuntamientos, gobiernos autónomos, presidentes, alcaldes consejeros, concejales, metidos en diferentes redes de corrupción con baile de cifras y prebendas al que los ciudadanos asistíamos atónitos e incrédulos, esperábamos algo más de nuestro gobierno central, que no se rindiera tan fácil al libre mercado y nos defendiera para eso era un gobierno de izquierdas, esperábamos que el resto de dirigentes mostrara una intención de regenerar la política y no que acudiera a las urnas con las listas repletas de imputados por corrupción, esperando ser legitimados por las mismas.
La ciudadanía esperaba un poco mas de respeto y que no se le tomara por idiota, con esos discursos vacíos, falaces y carentes de cualquier propósito de enmienda, nada de eso hemos tenido, muy al contrario la situación es cada vez más insostenible, no es un problema meramente económico, es un problema de valores, es preciso regenerar la vida política española, hoy en día ninguno de los partidos que ejercen el poder en el gobierno y las autonomías está legitimado para gobernar, unos por pusilánimes frente a los mercados y por ineptos y otros por corruptos, todos han pedido la confianza de los ciudadanos.
Nuestros jóvenes se han plantado y han tomado la calle de forma pacifica, piden regeneración de la vida pública, nacionalización de la banca y de las empresas rescatadas con nuestro dinero, cambio de la ley electoral, plebiscito para ver si queremos seguir manteniendo una monarquía que nos cuesta muy cara, siendo una herencia franquista, se piden estas cosas y muchas más y no se van a ir de la calle hasta que el poder les escuche y ponga los medios para lograrlas, por eso no quiero dormirme tengo mucho miedo de despertarme y ver que se han ido todos a casa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta semana hicieron un campamento cerca a la embajada de España en Bogotá. Algunos jóvenes, y otros no tanto, salieron a pedir democracia ya! El mundo anda jodido, parece que los politicos y los gerentes tienen lios con la gente que anda más informada y emputada contra la codicia sin fondo de los bancos y los politicos...

Anónimo dijo...

deberiamos de ponernos de acuerdos todos para exigirles a los bancon que no nos asfixien tanto con las hipotecas y con el sistema de mercado que tienen que si no sacaremos todo el dinero de los bancos dejando nuestras cuentas a 0 de modo que tendran terribles perdidas