domingo, 1 de mayo de 2011

LOS JÓVENES, EL FUTBOL Y LO SOCIAL


.
OSCAR ROBLEDO HOYOS *

Emocionante por decir lo menos la justa deportiva de ésta semana entre el Real Madrid y el Barcelona. Dos equipos de jóvenes aguerridos de la misma patria enfrentados por la gloria de ser campeones y traer el júbilo y la alegría – así sea transitoria – a miles de fanáticos de los tendidos y millones de admiradores del mundo entero que nos dimos cita anónima ante las pequeñas pantallas de los televisores. He terminado emocionado por los estrategas igualmente jóvenes y varonilmente hermosos, Mourinho y Guardiola que luego de una semana de alta pugnacidad mediática han terminado por darse la mano antes del certamen. El juego planteado inicialmente fue el de un Real que no estallaba sobre la portería de Valdés, taimado, resistente, expectante. Siempre a la espera de una equivocación así fuera la más ligera. Se jugaba en los límites, en esa franja estrecha que puede costarte el ojo de la cara la más mínima tontería. El esquema - lo dijeron los comentaristas internacionales - fue jugarle al error del contrario, al fin y al cabo así también se definen batallas en la guerra y la sociopolítica. Tanto fue irritativo el mencionado esquema que no se demoraron las protestas de las barras cuando por fin el Real tomaba la pelota. Los catalanes expertos en el manejo de la bola se regodeaban hasta la crispación de los nervios, en una calculada actuación como visitantes.

Digo emocionante pues no se nos caen de la retina las escenas desgarradoras del siglo pasado de la Guerra Civil Española. Los ríos de sangre, la infinidad de cadáveres pudriéndose a la intemperie, no de ancianos decrépitos sino de lo más granado y bello tanto de la sociedad española como de muchos otros pueblos del mundo. Muchachos con todo el horizonte vital al frente de sus vidas cayendo vil y fatalmente heridos en esas hórridas trincheras de lodo oscurecido. Las bombas que lanzaban a los aires los cuerpos, las bayonetas atravesándolos impávidamente. Las ropas cayéndose a girones luego de podrirse durante meses en esos socavones de infamia. Como lo planteara George Bernanos no puede ser el destino de los jóvenes la muerte y tampoco la misión de los padres aupar sus hijos a la guerra tras papelones de alto contenido idealista en los cuales dejaron de creer hace siglos. Luego lo dijo Henry Miller con esa rara explosión de luz que de vez en cuando sucede en los movimientos telúricos de la cultura universal : “ El cáncer del tiempo nos está devorando. Nuestros héroes se han matado o están matándose. Debemos marcar el paso, en filas cerradas, hacia la prisión de la muerte. No hay escapatoria. El tiempo no va a cambiar” . Sin embargo los jóvenes deben vivir, ellos deben ser la gloria de vivir de unos y otros. Verlos allí sobre la grama en todo su esplendor es una de las más grandes emociones que nos depara el deporte. Amo el deporte por ver el rostro sonreído de los niños y los jóvenes. De ellos nos viene a adultos y viejos el sentido de la vida y tras una pelota puede irse o no todas nuestras quimeras e ilusiones.

Messi con su pelo enredado, esa “pulga insignificante” en la feria de los tamaños ha sido el más grande del Barsa y el David de la honda de cuero y piedra. Pepe no ha podido con el pequeño y,  cosa contradictoria, antes de terminar el partido, esa mole de juventud, nervios y músculos, ha tenido que abandonar la cancha por infracciones. No siempre la fuerza pura alcanza los objetivos cuando la rapidez se combina con la inteligencia para penetrar y sacar adelante una idea entre las piernas de tres, cuatro o cinco contendores colocados en rigurosa defensiva.

Apenas hemos degustado este partido de la liga europea cuando Radamel Falcao García la nueva promesa del fútbol colombiano ha logrado meter cuatro de los cinco goles con los cuales El Porto ha derrotado estruendosamente a Villareal de España. El País (29/04/11) ha titulado así la victoria y el éxito de nuestro compatriota: “ Cuatro goles de Falcao para sostener el sueño del Porto” y añade : “Con un Falcao intratable, Porto venció 5 a 1 a Villarreal de España en el partido de ida de una de las semifinales de la Europa League, y quedó a un paso de la final. El colombiano, ex River, tuvo su tarde soñada al marcar 4 de los 5 tantos del equipo luso”.


Es por esto que digo que fue emocionante ese partido, porque los jóvenes sacan a caminar las esperanzas y ponen en movimientos los sueños.

*.            Sociólogo.

Manizales, Viernes 29 de 2011.

No hay comentarios.: