viernes, 29 de octubre de 2010

CÓMO VIAJAR SIN VER




Mario Hernán López.

Bajo este título, el escritor Andrés Neuman escribió sus notas de viaje durante el itinerario de la gira del premio Alfaguara que ganó el año anterior con la novela El viajero del siglo. En el aeropuerto de Madrid, de regreso a Colombia, encontré un ejemplar de Cómo viajar sin ver, la estructura del libro me sedujo de entrada: una seria de notas sobre literatura, política y farándula capturadas al vuelo y escritas en hoteles y aeropuertos componían una bitácora (o, mejor dicho, un diario saltarín) que daba cuenta de diversos estados de la cuestión en América Latina.
Andrés Neuman es argentino de nacimiento y granadino de crianza; ante la pregunta de si es español o extranjero no tiene respuesta; esa condición trans parece acompañar a buena parte de las personas que he conocido en el mundo universitario de Andalucía.
  • LOS TEMAS DE ESPAÑA

Cada día leo la prensa española tratando de seguirle los pasos a la situación política, económica y social. El acumulado de noticias es grande y complejo; sobre la mesa están los temas de la poca prometedora situación económica internacional, los desafíos de la integración europea y las enormes complejidades culturales derivadas, especialmente, de los procesos migratorios.

En la calle, los ciudadanos de a pie no hablan otra cosa distinta a las implicaciones de la crisis económica sobre las conquistas sociales. El Estado de Bienestar está a prueba; en poco tiempo las pensiones podrían ser modificadas; la crisis la paga el trabajo y no el capital, afirman los dirigentes sindicales.

En un célebre ensayo leído en el año 2004 (en el marco de la Décima Conferencia Nexus), George Steiner señalaba como un rasgo identitario y fatalista de Europa el hecho de creer en "su ruina y final luego de alcanzar un cierto apogeo". Los académicos e intelectuales, siempre tan dados al pesimismo, consideran que la crisis se profundizará poniendo en cuestión el proyecto liberal. España parece poseída por Casandra.

Por estos días, una nota de prensa colombiana advertía, basada en informes de la DIAN, que los recaudos de impuestos han disminuido en un 28% como resultado de la crisis internacional. De ser cierto, la situación haría inevitable una reforma tributaria, mayor esfuerzo fiscal y gestiones de nuevos créditos ante la banca multilateral.

A la euforia reciente en la política colombiana, la sucederán las caras largas de la recesión económica. Los Keynesianos tienen la palabra.     

  • EL LIBRO PROHIBIDO

Granada es la ciudad perfecta para leer, cada dos cuadras aparece un escenario fresco y tranquilo adornado con alguna fuente o monumento de cualquier siglo. Durante estos dias he desarrollado un método de lectura que consiste en leer un capitulo y caminar hasta la próxima fuente o parque público.
De esa manera leí la novela-biografía-ensayo histórico que escribió Santiago Roncagliolo titulado "Memorias de una dama" y que fue mandado a recoger por la editorial Alfaguara sin ninguna explicación razonable. El libro es una delicia narrativa por la que desfilan personajes centrales en la historia reciente de la República Dominicana y Cuba.
Leer en los parques también ha sido una excusa perfecta para escaparme cada noche cuando mi compañera de piso inicia sus acostumbradas conversaciones telefónicas con los asesores del pasado gobierno.   

  • LA UNIVERSIDAD SOBRE LA MESA

En el discurso inaugural del nuevo año académico, el Rector de la Universidad de Granada señaló tres retos y compromisos: la Universidad debe trabajar para ayudar a salir al país de la crisis, plantearse unas metas en términos de ciencia y tecnología y avanzar en el desarrollo de la infraestructura física y de laboratorios.
Al día siguiente, el periódico local editorializó sobre el tema y recogió, en página y media, la noticia de la inauguración del año académico; también ventiló las cifras universitarias: casi 60.000 estudiantes en alrededor de 60 titulaciones y 70 programas de másteres y doctorados. Durante la semana, varios articulistas se refirieron en tono crítico al discurso del Rector, a los contenidos de la conferencia inaugural y al sentido que tiene la presencia de las autoridades públicas locales en el acto académico.
Cada día, en el periódico de Granada, aparecen noticias y voces de opinión que discuten el rumbo de la Universidad, algunas de ellas tan prosaicas como la fotografía, con titular en primera página, de las bromas subidas de tono en la fiesta de primíparos de la facultad de medicina.  

  • PAZ IMPERFECTA

Los estudios para la paz la han asociado tradicionalmente a la guerra y a la violencia."La paz es la ausencia de violencia", suele afirmarse a manera de definición negativa. En tiempos recientes, los estudios de paz la han vinculado a la superación de las causas estructurales de las desigualdades y de las injusticias; esta búsqueda se ha denominado como paz positiva.

No podemos hablar de "la paz como un estado único y acabado" en su lugar deberíamos hablar de "las paces, como una construcción permanente y siempre imperfecta", nos enseña el distinguido profesor Vicent Martínez: Si los estudios para la paz tienen como punto de partida los conflictos (no la violencia), nos daremos cuenta que la paz habita en cada momento en el cual se resuelve positivamente una diferencia.

Estudiar "la paz desde la paz" es un reto académico que se han impuesto antiguos militantes de la izquierda española, después de los tiempos oscuros de la dictadura franquista.

  • POR LOS CAMINOS DE YAYO

Le llevé de todo: una caja de ron viejo de Caldas, los cuatro libros premiados en la literatura caldense, el último libro publicado por Claudia López y la fundación Arco Iris, cinco bolsas con piedras para colgandejos artesanales y hasta una espuma sobre cuyo uso no tengo ni puta idea:

     -¿Es un colchón? Preguntó con buena dosis de acierto un querido amigo cuando vio el paquete del encargo-.

Ella me esperó en una estación del metro de Barcelona -una de esas cuyo nombre suele terminar en NOU- y  desde ese momento no paramos de hablar y caminar. Recorrimos sin afán media ciudad, como un par de caminantes tercermundistas que miran con curiosidad cultural cada rostro y cada indumentaria que aparecen con teatralidad en las esquinas del viejo barrio gótico, en los bares catalanes, en la iglesia de la Sagrada Familia o en la celebrada calle de las ramblas.

Hablamos hasta por los codos, hasta el agotamiento del diccionario, hasta el cansancio de los pies, hasta darnos cuenta de que conversábamos como un par de orates chismosos por los curiosos caminos del parque Güell. 

  • LAS MALAS COMPAÑÍAS

Apenas llevábamos, mis compañeros de estudio y yo, un par de horas de conversación, espaciada en varias visitas nocturnas al bar, cuando soltó la historia:

-Hace diez años me vine para España por el Perú con quinientos mil pesos en billetes menudeados. Me puse a vender vicio en las madrugadas hasta que la policía me allanó el piso. Me tocó tirar una droga al patio del edificio vecino-.

Lo miré a la cara y no estaba mamando gallo; luego narró sin pausa cada cosa que recordaba de cinco años de micro traficante callejero y a domicilio en media España. Contó sus viajes a Colombia y la forma en que se fue dando cuenta del seguimiento de la policía.

-Luego me dediqué a traer gente de Colombia a España. Al cliente le saco una visa de integrante de un grupo cultural y permiso de trabajo por tres meses. Esa vuelta vale diez millones pero yo cobro ocho.

Como es natural, esa noche salimos del bar preocupados por la llavería que nos habíamos conseguido para tomar cerveza y comer tapas; también admirados por la cantidad de vida que exulta, con cada relato, el infaltable paisa de la esquina.  

  • GOMORRA Y SUDACA

Por estos días, varios amigos italianos me han recomendado insistentemente la lectura de Gomorra, un libro polémico publicado en el año 2006 por Roberto Saviano. El libro narra historias truculentas sobre La Camorra napolitana y su enorme poderío expandido por todo el planeta. Como se advierte en la reseña, desde la publicación “el autor ha recibido amenazas de muerte y vive escondido bajo protección policial”; diecisiete premios Nobel firmaron una carta de apoyo y solidaridad que ha sido suscrita por muchas personas más.

Fui a buscar el libro a una de las sucursales de Babel; una librería llena de novedades de las mismas editoriales que circulan en Colombia pero con títulos plagados de autores españoles, buena parte de ellos ocupados en narrar historias de la guerra civil. “Ya ha pasado suficiente tiempo y es hora de contarla”, le escuché decir a un historiador que ha sido uno de mis evaluadores en el doctorado.
En la librería encontré en un rincón una nueva novela del peruano Santiago Roncagliolo (el mismo de Abril Rojo y de La cuarta espada); abrí la primera página y me fui deslizando en un relato que cuenta de soslayo la vida de los intelectuales sudacas en Madrid; las dificultades para conseguir bien un contrato de trabajo o bien un pisito que nadie quiere arrendar a latinos, africanos o gitanos. Me fui a la casa con dos libros y el sabor de la novela (Memorias de una dama), al entrar al barrio de migrantes en el que vivo sentí que los vecinos ya no eran los mismos.      
  • LA MUERTE DE AGUSTO ÁNGEL

Recibí una mañana española, un correo de Patricia Noguera anunciando la muerte de Augusto Angel Maya. A mi modo de ver, el Maestro Augusto es uno de los pocos manizaleños que hace parte de la estantería del pensamiento crítico con alcances que desbordan los límites de la parroquia. Al lado de médico Tulio Bayer y del filósofo y economista Germán Velásquez (de reciente visita a Manizales), Augusto Ángel compone la trida local de científicos e intelectuales que han logrado sobreponerse al conservadurismo y a las maneras aprendidas para ayudar a avanzar hacia nuevas perspectivas del mundo y de la vida.
Una tarde lo visité en su oficina de la Universidad Nacional sede Manizales; para tratar de ganar su atención le repetí de memoria algunas líneas de sus libros; sin mirarme sonrió ante la ocurrencia: "no me acordaba de esas frases; quedaron hasta bonitas" dijo-, haciendo gala de humor y delicadeza-.


5 comentarios:

Tita la mas bonita dijo...

Muy chevere! Mi pregunta es: "¿Cómo guiar sin conocer los viajeros?"

Un Besito Marino

Anónimo dijo...

Gracias Tita por el comentario. Creo que tu pregunta es para la literatura.

Saludos

Anónimo dijo...

Biblioteca Jaume Fuster, grande, luminosa...y allí con carita de yo no fuí: "Memorias de una dama", jmmmm, le dije venga pa'ca aunque tenga tanto qué hacer!!!Me pasé de estación en el metro y leo hasta subiendo por las escaleras mecánicas...
Besos chicaneros

Anónimo dijo...

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Roberto/Saviano/bate/records/audiencia/television/elpepuint/20101109elpepuint_9/Tes

Anónimo dijo...

Como consecuencia de lo trans o la inesperada diversidad de los intereses, se encuentra uno con que la "irrelevancia de la verdad" es la marca de lo predominante. La imaginacion y el encanto parecen lo escencial que quiere la sociedad. Todos quieren "movies" y juegos para encantar lo aterrador de la cotidianidad. Hoy hay que aceptar que todos los hechos ya estan ahi en Internet, lo que ha faltado es narraciones provocadoras acerca de ellos. Segun me acabo de enterar, esa es la escencia de la media y el periodismo de punta. Sabroso! German.