lunes, 12 de julio de 2010

BOB PARK






Mario Hernán López



Tengo al lado izquierdo de la mesa en la que hago a diario el trabajo de profesor universitario, la carátula de un disco del grupo LINKIN PARK, producido por la warnerbrosrecords (WB). No se trata de un asunto fortuito, en realidad llevo dos semanas escuchándolo sin descanso. La primera canción, FOREWORD, inicia con ruidos indescifrables, sonidos de destrozos, vidrios que caen en pedazos, acordes de guitarras, filtros y mezclas (mixed by Andy Wallace); un par de voces guturales, casi agónicas, acompañan la batería. En DON`T STAY, la segunda canción, aparece el rap: una guitarra crea de entrada una atmósfera musical densa, un golpe de batería parte la canción; todo parece ocurrir al mismo tiempo: voces al límite, guitarras rabiosas, breves y furiosas descargas de percusión; un bajo hace eco en la garganta, insultos abundantes, lamentos de fantasmas, gritos desgarrados.



En la fotografía de la carátula, un hombre, spray en mano, pinta caricaturas y siluetas, caldos para monstruos, detalles de rostros deformados acompañados de muros que caen, bricolages y sombras. I´m Free you´ ll see, se lee en un rincón de la cartulina.



A mi espalda, pegado a la pared, está Bob Esponja; una caricatura de la WB (de rostro chistoso, bobo, amarillo con dientes grandes y blancos como de abstemio) que transmiten por la TV todos los días a las cinco de la tarde en el canal de Nickel Odeon. Por los poros de las cosas queridas –pienso esta tarde-se filtran los símbolos de estos tiempos, sacando a sombrerazos los ritmos musicales cultivados con tanto cuidado, reemplazando los íconos que habían conquistado un territorio en los buenos lugares del alma.



-Es excelente la versión de Latin Simone que hizo Gorillas, con la voz de Ibrahim Ferrer-, les diré a los hijos de la Warner Bros, la próxima vez que se paseen cerca de la mesa de trabajo con sus músicas para monstruos y torturadores.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Se escucha la música en tu escrito

Carlos Aldana