martes, 1 de junio de 2010

PENSANDO UNOS RESULTADOS


AGUSTIN ANGARITA LEZAMA
Profesor Universidad del Tolima y
Miembro de la comisión política Pdo. Verde Tolima
Para hacer análisis sobre los hechos importantes de la cotidianidad, siempre uno se enfrenta con un dilema: ¿En qué momento hacerlo? Para unos hay que realizarlos en caliente, para que no se enfríen los ánimos. Para otros, lo mejor es dejar calmar las aguas y pensar con cabeza fría. Voy a intentar hacerlo en tibio.

Las ganancias.
  • Más de tres millones de votos es el guarismo electoral más alto que una propuesta alternativa haya obtenido en la historia política del país. Y más destacada esta cifra de casi tres millones doscientos mil, si se tiene en cuenta que fue entre 9 ofertas distintas. Es la primera vez que una propuesta alternativa pasa a la segunda vuelta presidencial.
  • Más de tres millones de votos obtenidos en sólo dos meses. Una verdadera proeza.
  • Más de tres millones de votos guiados por un partido recién parido, inexperto, débil, sin estructura, con escasa militancia.
  • Más de tres millones sustentados en un programa de gobierno organizado “a la carrera”, sin la debida “digestión” y asimilación.
  • Se logró una respuesta significativa a la convocatoria al voluntariado.
  • Se pulsó la cuerda ética de la guitarra nacional. Un acierto impresionante. Faltó afinarla para que sonara mejor.
  • Se creó un nuevo aire, un ambiente alegre, refrescante y renovador.
  • Se sentaron las bases para que el partido Verde construya proyectos locales y regionales.

Las preocupaciones.
  1. Desde que pertenecíamos al proyecto de Compromiso Ciudadano, habíamos formulado la duda sobre el alcance político electoral de las redes sociales. Considerábamos que el compromiso electoral de los jóvenes era volátil y que su experiencia en conseguir votos era casi nula. Su capacidad de seducir y convencer electoralmente estaba por probar. Pero los jóvenes de la campaña de Compromiso no pensaban igual. Luego de la unión Fajardo-Mockus, el auge de las redes llegó al paroxismo. Y nos contagió a todos, creímos en el “fenómeno” virtual, nos comimos ese cuento y empezamos a sentirnos ganadores… En la manifestación de Ibagué, la multitud estaba encabezada por el pueblo indígena (la ASI oficializaba su adhesión), el doctor Mockus, le preguntó a la muchedumbre si estaban allí convocados por medio del Facebook, y, seguramente sin entender la pregunta, muchas manos se levantaron para afirmar. Antanas se fue con la sensación del poder de las redes en el Tolima… En Bogotá montaron una emisora por la red, mediada por la fe en este medio de comunicación social. Medio que no se debe descartar, pero tampoco priorizar.
  2. Sergio Fajardo nos enseñó a no creer en las encuestas. No obstante, en Compromiso Ciudadano, poco a poco terminamos creyendo, a medias, en ellas. Con el proceso de unidad con el partido Verde resultamos esclavizados por los resultados de los sondeos y encuestas. En la entrevista que Antanas le concedió a Yamid Amat, que se publicó en el Tiempo y se difundió por TV, nuestro candidato reconoció que las encuestas lo envanecieron y lo llevaron a creerse ganador. Recuérdese que Mockus y Peñalosa, cada uno por su lado, hablaron de ahorrarnos el costo de la segunda vuelta porque se ganaría en primera vuelta; se empezaron a repartir ministerios…
  3. Una situación particular, ocurrió con los columnistas de opinión de los medios de comunicación tanto nacionales como regionales y locales, quienes decidieron, no sólo tomar partido, sino oficializar públicamente, su voto por el verde. Esto contribuyó a inflar la burbuja. Una pompa verde empezó a volar sobre nuestras mentes y a alimentar nuestras ilusiones electorales.
  4. Siendo consecuentes con lo que se creía y pensaba, el discurso político verde tenía un fuerte componente intelectual tipo estudiante o profesor universitario, un discurso urbano pensado desde y para las grandes urbes. Mírese con detalle los afiches creados, lo simbólico expresado (por ejemplo lo de la evolución), la música, la predominancia del Rock y del pop. Una campaña joven, de los jóvenes y para ellos. No le decíamos casi nada a los campesinos, a los adultos mayores, a las mujeres, a los jornaleros… tampoco a los estratos I, II y III, y ellos tradicionalmente votan y los jóvenes, en cambio, no. El ímpetu juvenil no se sintió, estuvo ausente. Y los que si fueron a las urnas, los mayores, que creen que votar es un deber ciudadano, no recibieron nuestro mensaje, sólo escucharon la propuesta del continuismo y del miedo.
  5. El discurso verde, concebido así, era bien hilado, coherente, de alto vuelo. Pero la calidad comunicativa de un discurso se mide por el que lo escucha y no por el que lo pronuncia. Muchos no entendían nuestro mensaje.
  6. Nuestro candidato parecía no tener en cuenta a su equipo y daba la impresión de actuar por su propia cuenta. Esto le abrió la puerta a varias salidas en falso. Y cómo costaron. El público que escucha la embarrada no es el mismo que el que escucha la rectificación.
  7. El partido verde, por su novatada, es falto de experiencia electoral, sin una estructura consolidada a nivel municipal, comunal, barrial y veredal. Además, con muy pocos recursos financieros. Los equipos de Compromiso – ASI y Pdo. Verde no siempre se articularon, en algunos sitios los celos, envidias y protagonismos afloraron y esto ayudó a la falta de eficiencia, a la estrechez de miras y la exclusión injustificada de algunos, lo que avizora dificultades para la segunda vuelta.
  8. Por ser el verde un partido nuevo, no cuenta con líderes políticos que “traduzcan” los mensajes, los aterricen al nivel de los votantes y capilaricen los contenidos, en contraste con la propuesta ganadora que tiene en sus filas, viejos zorros de la politiquería.
  9. Las experiencias muy valiosas que permitieron ganar en una ciudad, no se pueden extrapolar al país. Muchos jóvenes, enjundiosos, bien intencionados pero inexpertos, ubicados en la dirección nacional, daban órdenes sobre lo que no siempre sabían y no orientaban en lo que debían.
  10. Dios está en todas partes pero gobierna desde Bogotá. Desde el centro se decide la agenda de las visitas del candidato a la región, los medios a invitar a una rueda de prensa, los itinerarios a recorrer, etc., y a los equipos de provincia, que se supone la conocen, únicamente se les invita a obedecer… Una manera extraña de entender la descentralización y la autonomía regional.
  11. Nuestro mensaje sólo llegó al 10% de la población en capacidad de votar. El reto es llegarle al otro 90% y convencerlo. En tres semanas es difícil pero no imposible. El entusiasmo no ha desaparecido. Las derrotas generan pesimismos, pero también tiemplan. El país no aguanta lamentaciones, él espera de nosotros respuestas, horizontes, esperanza. Cada uno de nosotros podemos CONVENCER Y GARANTIZAR EL VOTO DE 4 NUEVOS CIUDADANOS (AS) y contribuir a ganar en la segunda vuelta ¿Estamos dispuestos para la tarea?

No hay comentarios.: