sábado, 19 de junio de 2010

Después de la ola Santista,



OSCAR ROBLEDO HOYOS. *

El Presi; histérico, las cortes; en un punto bueno. No tiene Colombia como pagarles o manifestarles su agradecimiento por salvar el país de las iras furibistas...    Lo poquito que  queda de institucionalidad está amenazado de muerte. El Presi ha desestabilizado y desestabiliza  lo poquito que medio funcionaba. No ha tenido sentido y amor de patria, solo apetitos y ego, lo que no ha vendido lo ha regalado por una zalema o un piropo, una saeta incendiaria o dos pases de incensario como  fundador de una efímera logia que se pretende erigir en religion universal. El farragoso de Agro Ingreso Seguro lo pregona así y dice que se pone la camiseta uribista cuando es cierto que la traía sudada desde hace tiempos. El Presi nuevamente embarcado en la defensa de los que andan en averiguaciones previas... pidiendo y reclamando desde ya la absolución como si no tuviera con el Absolvedor General de la Nación. Obstaculizando las funciones de la justicia y de la ley. Como cuando se rasgaba las vestiduras y ponía las manos al fuego por Noguera.... ¡Es que es de tan buena familia costeña! ... también lo son los Valencia Cossio. ¿Solidario? o haciendo la defensa de los que fueron escuderos, los que cumplieron órdenes, los  nuevos y sempiternos sacrificados en el ara de la nueva fe que se asimila a la concepción que el uribismo tiene de “La Patria”, espacio reservado a ambiciones y apetitos de grupo.

Los partidos que eran dos quedaron reducidos a uno, que es medio, el partido de la U. El sistema electoral francés ofrece un abanico de ofertas políticas en veinticinco partidos. La U, qué pena decirlo, ni siquiera es partido. Su acta de nacimiento se demoró quince días mientras se ponían de acuerdo en la parte del botín. Si hubiera tenido un parto natural al menos hubiera demorado nueve meses su formación. Los dos “grandes” partidos tradicionales de Colombia se disolvieron en el éter. Se volatilizaron... Volutas al viento. Su tradición extinguida para siempre.

El Conservatismo de tanto ser garoso de toda boda y comilona ha demostrado que el problema era de estómago y repartijas. Más que Seguridad Democrática ha estado  interesado por La Seguridad Burocrática del segundo periodo de un Uribe chanchullero y "malandro". Da grima un amigo laureanista furibundo, que lloraba de fervor azul, de genuflexión profunda ante el  retrato del Jefe (no estamos hablando de Daniel Santos), votando por el draculón de Juan Manuel... ¡No se lo podría imaginar ni él mismo cincuenta años atrás! ¡La cuadratura del círculo!. Un laureanista pura-sangre votando por un Juan Manuel Santos, liberal de nacimiento, delfín sempiterno, de lo más refinado, de “la cream de la cream” bogotana.... Sencillamente, ¡Increíble! ¡Miren que el Santos hace sus milagros!... por lo picarón que es... Con gotitas J.J. No falta sino un poquito más para que los desayunos se celebren en Transilvania.

¿Y los liberales? El gran liberalismo de los filósofos sociales de Inglaterra y Francia cuyas tesis llegaron envueltas en  proclamas revolucionarias, vuelto ripio de aserrío de sajo, lo más barato en el  mercado de las maderas. . Cualquier diccionario desprevenido reseña como liberal:“Sistema filosófico, económico y político que promueve las libertades; se opone a cualquier forma de despotismo, pregona  los principios republicanos, es la corriente en la que se fundamentan la democracia representativa  y la  división de poderes” .(Wikipedia). Con representantes tan preclaros como Locke, Montesquieu, Hume, Tocqueville, Constant, Croce, Popper, Isaiah Berlin, Aron, Adam Smith, Ricardo y Stuart Mill, para no citar sino algunos  desordenadamente, adhiere a la hora undécima al Uribismo que promete otros cuatro u ocho años de más de lo mismo. Algo intenta hacer Pardo, pero totalmente íngrimo, pues sus liberalitos se fueron a buscar almuerzo en la carpa de los desteñidos azulitos garosos. Todos en desbandada de los principios rectores de la vida de los pueblos, ausentes del país y del mundo, insensibles a las miserias de los más débiles a quienes mantendrán aherrojados a sus defecciones hechas ley, convertidas en “hechos sociales” de democracias rengas y raquíticas. Cesar Gaviria que trinaba en lo alto del arbolito de la oposición ha claudicado a la lógica politiquera de la Unidad Nacional que será esa máquina infernal de todos contra los que no estén con ellos. Adhirió al “asco” que le inspira el régimen tal como lo expresó Felipe Zuleta a los Medios. ¡Qué de nuestras madres, y abuelas llevadas por unos y otros a votar  “TOCONTRAPO”! (Todos contra la Oposición)


Estos Fabio, ¡Oh dolor!,
Seguirán los falsos positivos,
Las victimas seguirán esperando inútilmente el retorno a casa
¡Ay de mi!,
El país ha sufrido un remezón de 9,5 en la escala de Richter
Ya se sientan a manteles los nuevos comensales
La única esperanza: “Que Santos no es Uribe”,
Dice Nohemí.

Picarón que soy... “Yo soy Uribe” ...
“Por un Chuky lleven un Angelino”
Para que se vayan con ese manto
a casita.

Santos y Angelitos,
Andrés Caicedo los tuvo empantanados,
Los chilenos, negros,
Nosotros católicos blancos,
Paisas y rolos.

Vamos al menos por la decencia
De un país que levante la frente
Con un ejercicio digno de la Política
Con diálogo y acuerdos.


Oscar Robledo Hoyos.

*.       Sociólogo.

Manizales, junio 19 de 2010.

//////////////////////////////////////////////////////

1 comentario:

Anónimo dijo...

Colombia prefirió mantener su apego a la tradición discursiva de rios de miel y leche, de los politicos convencionales, al balbuceo de una etica que apenas intuye como necesaria

Mario