viernes, 9 de abril de 2010

DESDE MANIZALES: MEA CULPA POR EL POLO DEMOCRATICO.



DESDE MANIZALES:

MEA CULPA POR EL POLO DEMOCRATICO.

Oscar Robledo Hoyos *

Lástima que Petro haya de tal manera defraudado a la gente del Polo. Sus ansias de protagonismo nos ubican ahora en la última opción del abanico electoral. Sus metidas de pata a la manera furibe o Sarkoziana, autoritarias, inconsultas de pura petulancia o desprecio por su electorado, su protagonismo y su tesis altamente peligrosa de coaliciones debilita un movimiento que no se había pronunciado todavía sobre lo fundamental. A estos se agrega su voto por Ordoñez y su ausencia despampanante en la moción de censura a Fernández por cumplirle una cita a su odontólogo y no al país, luego de la tarea ardua y profunda, contundente de Robledo Castillo, no tiene nombre. Admiro su decencia de gran caballero, su contención, su dominio de sí mismo o al menos su prudencia para dejar filtrar sus desacuerdos y distancias a los Medios de información nacional, pero su disgusto daría para todas las pataletas y reclamos posibles.


Ahora, en tan corto tiempo, el país pasa su cuenta de cobro. De esto se dice poco en los Medios y menos en las toldas del Polo Democrático. Somos culpables todos de aquello tan dolorosamente profético que advertía Carlos Gaviria la misma noche de su exaltación a nivel de país con una votación apoteósica: "Solo me da miedo el divisionismo de la izquierda, nuestra enfermedad histórica e infantil". Y fue eso precisamente y lamentablemente lo que sucedió. Nos perjudicaron las pujas internas por el poder. Los protagonismos. Se perdieron los cuatro años del segundo periodo de Uribe en discusiones bizantinas y capitalinas. ¿Qué pasó en las regiones?, ¿Donde está la organización regional? ¿Cuál fue la presencia regional del Polo Democrático fuera de los pendones hacia el aeropuerto en Manizales? El día de las elecciones no había ni siquiera un puestico informativo. Estoy convencido que se perdieron votos. Nunca convocó el Polo al público, a sus inscritos a eventos regionales. En Bogotá enconchados y en Manizales ni se diga. Lo de Birry nos jodió definitivamente y la pálida administración del Delfín Moreno lo deja en el aire como el bello espectáculo de los argentinos en el pasado Festival Iberoamericano de Teatro. Da grima el desgobierno y la falta de país en la mente de las directivas nacionales del Polo. ¿Se le fueron las luces al mismo Carlos Gaviria y a Dussán? ¿Les faltó grandeza de miras, visión de país, comunicación, difusión, organización, descentralización, formación de cuadros y participación de las bases? Sin lugar a dudas. El Polo cayó en las mismas andanzas que criticábamos en la Extrema Derecha: autoritarismo, sed personal de cuotas en el poder, pugnas internas en nombre del pluralismo ideológico, no se le gastó un peso a las regiones, ni siquiera convocó a los que habíamos dado los nombres no como participantes sino con polistas, a mucho honor.(Bastaba mirar la Base de Datos), no editó un Directorio de adscritos, no se les envió una nota de Bienvenida bien grandotota .... A la verdad, hasta se fue coherente.... ¿A qué, si no se tenía nada fuera de los centros capitalinos? ... las regiones fuimos groseramente ignoradas... y ahí tenemos la desinflada de las pasadas elecciones.

Personalmente no voy a votar por disciplina cuando no se ha tenido disciplina, la más mínima organización de base del movimiento. Votaré Verde esta vez y he declarado “in pectore” un sepelio de tercera categoría a este sueño de juventud de nuestra patria. Otra vez será pero tengo la certeza que las coordenadas de tiempo y espacio no se dan todos los años y para siempre. O se corrige de rumbo programático y organizativo o desaparecemos de una vez por todas hasta que surja un movimiento más serio, ojalá, partido de verdad - verdad y no “convulsiones esporádicas” o “temblores coleréticos” de grupúsculos arrimados a la repartija de la corrupción administrativa, como tantas organizaciones que infantilmente se denominaron pomposamente y. todavía aparecen como tales, PARTIDOS, en los dos periodos de éste régimen que nos tuvo convalecientes ocho años y que ahora caen como papel mojado de éste mural que es la política colombiana. No se crea que dentro del Furibismo pura sangre no se haya dado cierta desbandada hacia un proyecto mas incluyente y nacional que finalmente el anti proyecto de Los Cien Puntos que propuso al país el Doctor Alvaro Uribe Velez. Conozco muchos que desde hace rato se declararon desafectos y engañados con la dosis semanal de escándalo y polarización, que “tiraron de manera valiente la toalla” antes de la “debacle” del referendo para tercer periodo – no como los oportunistas de ahora que se tiran al mar ante la zozobra del barco a pegarse a la `primera tabla que encuentren para seguir devengando en persona ajena las delicias de un gobierno rosquero, ultraderechista y antinacional.


La izquierda colombiana - a diferencia de Francia en donde el partido socialista (PS) con Martine Aubry ha sido declarado como el ganador irrefutable de la primera vuelta de las elecciones regionales - ha decepcionado y ha perdido una oportunidad maravillosa. Espero que los golpes de arrepentimiento de Petro se confundan con los golpes que da el mar sobre las costas en nuestro hermoso Cabo de la Vela y que las soledades de "Cuatro años a bordo de mí mismo" de Eduardo Zalamea haya sido el libro de cabecera de nuestro ex “jefe” político en su recorrido por la Alta Guajira. En la novela el joven protagonista sale de su concha capitalina y solamente allí, en unión con la nuda naturaleza wayú y la elementalidad de sus prototipos humanos se abre a una consideración cósmica y universal.


Si alguna vez vuelvo a esas soledades magníficas y a esos desiertos mecidos por el dios Eolo, me acordaré del Polo Democrático de Colombia y de Gustavo Francisco Petro Urrego.



Manizales, o9 de Abril de 2010. - Fecha de una de las mas grandes frustraciones de las luchas populares de Colombia.

Óscar Robledo Hoyos.


* Sociólogo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La lucha interna del polo (mamertos VS socialdemócratas) aun no termina. Por ahora hay que reconocer que Gaviria y Petro son lo más parecido a un candidato presidencial que ha tenido la izquierda luego de la masacre de la UP.

A pesar de los "defectos" que señala Oscaro, debe reconocerse la enorme tarea de Petro en materia de derechos humanos, como también, sin duda, es valiosa la gestión pública de los verdes.

Espero, querido Oscaro, que nos encontremos en la segunda vuelta.

Mario

Diego Fernando Porras Marulanda dijo...

No sé si ya leyeron esta entrevista a Carlos Gaviria después de las elecciones parlamentarias, a un medio extrajero:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-142278-2010-03-19.html

Saludos,

Diego

creo dijo...

El apelativo de Mamertos, tan caro a los intereses de algunos, incluyendo a Fernando Invercolsa Londoño y José Obdulio, ese sí un verdadero mamerto, se ha popularizado para referirse a quienes asumen una posición abiertamente de izquierda y vilipendiarlos por esa posición: por sus gustos políticos, por sus gustos musicales, etc.
El mamertismo surgió como una evocación de Pedro Vásquez Rendón, para referirse a los dirigentes del Partido Comunista de Colombia, de Gilberto Vieira y compañía, que se le "mamaron" a la lucha política.
Y creo que por el contrario, los vilipendiados "mamertos" de ahora, nunca nos hemos mamado a la lucha política en el país: todo lo contrario!

Carlos Ricardo