sábado, 20 de marzo de 2010

BERNARDO JARAMILLO OSSA, VEINTE AÑOS.



Oscar Robledo Hoyos *


Evocador el texto de Mario Hernán López (1) sobre Bernardo Jaramillo Ossa. Da cuenta de una década llena de compromisos de la juventud por la suerte del país. Para mí la llegada de su féretro a Manizales fue algo terrible. La recepción de la ciudad fue impresionante, como la entrada de Napoleón en la sinfonía beethoveniana o el Requiem profundo de Mozart.... De profundis clamavi a te, Domine... Casi que no llega, casi no aparece en la curva del Batallón Ayacucho.

Finalmente la llegada en esa tarde triste en medio de pañuelos blancos y rojos claveles. El público los tiraba sobre féretro como llorando sus lágrimas afuera y sacándose un demonio que nos mataba adentro.



Todavía pesa en la ciudad su arribo, el retorno al corazón de los manizaleños. Nunca habité en la tristeza como aquella tarde ni Manizales anduvo de manera más perfecta la procesión de la Macarena y de La Soledad perfecta. Se nos había ido siendo un niño y nos regresaba lento, pausado, “caminando lerdo” como en la canción de Piero. Apenas acompañado por el redoble de los tambores y el temblor del viento frio sobre las copas de los pesados pinos de la entrada y los eucaliptus metálicos levantados como peces sobre el río de nuestras cabezas.



La Fiscalía acaba de colocar su muerte como crimen de lesa humanidad, lo que quiere decir que el dolor de ese día de marzo es imprescriptible en el recuerdo y que este tumulto silencioso y dolorido es eterno sobre las avenidas de la ciudad y eterno el dolor de la partida de Bernardo y también la de Ramón Castillo a quien menciona el texto. Entonces “escribí los versos más tristes de mi vida” bajo el imperio de la sombra de Bernardo que presagiaba la hora aciaga en que se jodiera definitivamente Colombia y de la cual no nos recuperamos todavía.



Conocí estos muchachos como blancas palomas camorreras sobre los escritorios viejos de la antigua sede de la Facultad de Derecho cuando se iniciaban conmigo en un curso que se llamaba pomposamente “Metodologías de Investigación Social”. Ya por aquellas calendas Guido Echeverri, Lyda Pachón, Luis Fernando Franco, Judith Ramírez, Patricia Rojas y Cristina de Saffón, entre otros, andaban por las altas ramas de su grado próximo. Cuando salía el doctor Filiberto Botero con su cartapacio de libros quedaba en el ambiente - caldeado ya a estas horas de la mañana - la tensión del debate delicioso y el fluir de las ideas jurídicas. De mi parte, aterrizaba con la pesadez de los metodólogos en boga, el problema puntilloso de la ciencia en Mario Bunge y la teoría del conocimiento del famoso Hessen, ladrilludo. Entre el doctor Filiberto y Humberto Vélez Ramírez – recién desempacado de Chile - me dejaban "colgado de la brocha" pues de lo apasionante social/jurídico se pasaba a la nevera de los conceptos casi que eternos de la investigación con visos tan positivista en aquellos días.



El momento era propicio al debate de nuevos modelos alternativos de acción y pensamiento. El Movimiento Estudiantil no se había dejado castrar todavía pero ya veían en las paredes y hojas volantes los llamados del Movimiento de Restauración Académica (MURA). Báez en algún reportaje sobre sus años de formación académica lo recordaba con entusiasmo como una gran lucha de su juventud. Su esencia sería algo así como: “Todo ligerito y sin digestión, a la Universidad se viene es a estudiar, memorizar, recordar, recibir. Vamos de inmediato a los exámenes y notas y entremos de una vez a la programación del grado”. La idea pues, era que la Universidad es un simple mecanismo de producción y reproducción de lo social como lo planteó Bourdieu en su claro texto “La reproducción- Elementos para una teoría del sistema de enseñanza” y años antes durante las duras jornada del Mayo 68 en “El oficio del sociólogo” que escribiera con Passeron.



Como anotábamos antes con Bernardo Jaramillo Ossa estudió derecho – por esos años - Iván Roberto Duque Gaviria (alias, Báez) de quienes nos consta que polemizaban permanentemente sobre la justicia social, el rol de la universidad y la responsabilidad de los nuevos profesionales. El primero salió para el Magdalena Media e inició militancia en el Movimiento de Reconstrucción Nacional (MORENA) y Bernardo terminaría – luego de la muerte de Jaime Pardo Leal - en la dirigencia de la Unión Patriótica (UP).



Curiosa modalidad de terminar dos posiciones académicas. Una abrió mundo para los más pobres y abandonados de la sociedad y la otra se alineó con el antidemocrático proyecto paramilitar en el que sus protagonistas terminaron involucrados en masacres, asesinatos inconfesables contra humildes poblaciones sumidas en la pobreza y – finalmente - la gran mayoría de ellos pagan sus delitos en cárceles de máxima seguridad, como es el caso del mismo Báez. El descenso a los infiernos ha tenido este mes un nuevo peldaño en caso de Caldas, pues ha envuelto en su vórtice al exdirigente del liberalismo Ferney Tapasco al ser hallado por Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia culpable del delito de concierto para delinquir agravado. Textualmente la prensa nacional informó “La Corporación encontró que el dirigente sí se había reunido con paramilitares de la Región, entonces comandada por Iván Roberto Duque” (Marzo 12 de 20109



Un recuerdo doloroso de unos años augurales. El espíritu de Jaramillo Ossa ondea en las banderas de quienes buscan la libertad y la esperanza de sus pueblos. “Garfield”, como lo llamaban jocosamente sus amigos de estudios ha volado al cielo, “El bizcocho” de aquellos años de quien todas “las viejas” se enamoraban no está ya en medio de nosotros. Está libre de cárceles y ataduras. Ondea, vuela, ríe jocundo como en sus mejores días y pronuncia sus más enardecidos discursos desde un punto en que todos nos encontramos, la esperanza.



Quiera Dios que el país encuentre el camino de su normalidad y superación definitivas y vuelvan a los compases que sus amigos más íntimos le escuchaban tararear en sus noches de bohemia:

“Yo adivino el parpadeo// de las luces que a lo lejos// van marcando mi retorno”.



(1). http://www.lalocadelacasa1.blogspot.com/ , Evocando a Bernardo Jaramillo Ossa,


Manizales, Marzo 20 de 2010


*. Sociólogo.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Con esa cara de mamagallista no fue de mi gracia el estudiante de derecho que irrumpía en mi clase a las 6 p.m. despues de abrir despacito la puerta para introduciendo la cabeza decirme siempre lo mismo: Hola Profe. Sabía que iba por Ana Lucía Zapata, mi alumna, su novia (esposa?) en aquella época. Terminada mas temprano la clase, a veces nos encontrabamos en el pasillo del segundo piso del edificio Central de la Universidad de Caldas, a las 6 p.m. él entrando nosotros saliendo. Hola Profe. Yo nunca le respondía. Algunos días antes de su asesinato nos cruzamos en el Aeropuerto La Nubia, salía él para Bogotá. Caminaba al lado de su padre, detrás, sus escoltas. Yo regresa a casa. Hola Profe, volvió a decir.
Recibí la noticia del atentado cuando presidía el Consejo Superior de la Universidad Nacional. Después de nombrar algunos decanos y decanas, levantamos la sesión tras confirmar su muerte. Ese día cerramos la Universidad.
Rodrigo

Anónimo dijo...

Es como si todos nos hubieramos cruzado en ese pasillo...

Anónimo dijo...

Fue mi compañero de colegio en el Instituto Manizales. Era casi un niño: 15 años. Ya peleábamos por cuestiones de política y lo continuamos haciendo en la Universidad de Caldas, él estudiando Derecho y yo Medicina. No fue un gran dirigente estudiantil y frente a los grandes de entonces, su voz era una más y nunca (como lo dice el artículo de El Espectador de hoy domingo) se lió a piedra con Iván Roberto Duque. Duque era cobarde, bullicioso y traicionero en la confrontación....
La última vez que hablamos, asistía a una reunión en la Rectoría de la Universidad, pocos días antes de morir. Simplemente hablamos y me dijo: "hermano, me van a matar, Es seguro..."

Acompañé el féretro, abrazando a su noviecita del colegio.

Carlos Ricardo

Anónimo dijo...

LA MUERTE ALEVE DE BERNARDO FUE UN GOLPE A LA UCALDAS, A SU APERTURA POLITICA. HABRIA QUE HACER UNA REFLEXION DESDE ESTAS AULAS Y ESTOS PASILLOS Y ESAS LUCHAS POR UN NUEVO PAIS SOÑADO. A ESA VISION QUE UN DIA SE ABRIO DE UNA RELACION ESTRECHA Y NECESARIA ENTRE SABER Y SOCIEDAD Y NO ENSEÑANZA Y MUERTE DE LOS PARAMILITARES.

OTRO ASUNTO ES LA JUVENTUD POLITICA. CUANTOS MUERTOS. 3.500?. NO HAY DERECHO. ESTE BALANCE ES VERGONZOSO.... FUERON LOS JOVENES, LA ESPERANZA, LAS ALTERNATIVAS LAS QUE FUERON MASACRADAS..... FUE UN GENOCIDIO DE ESTADO PARA ACORRALAR LSA SOCIEDAD CIVIL COLOMBIANA. PARA TERRORIZAR.

DONDE ESTAN PUES LOS TERRORISTAS DE COLOMBIA?.

Anónimo dijo...

LA MUERTE ALEVE DE BERNARDO FUE UN GOLPE A LA UCALDAS, A SU APERTURA POLITICA. HABRIA QUE HACER UNA REFLEXION DESDE ESTAS AULAS Y ESTOS PASILLOS Y ESAS LUCHAS POR UN NUEVO PAIS SOÑADO. A ESA VISION QUE UN DIA SE ABRIO DE UNA RELACION ESTRECHA Y NECESARIA ENTRE SABER Y SOCIEDAD Y NO ENSEÑANZA Y MUERTE DE LOS PARAMILITARES.

OTRO ASUNTO ES LA JUVENTUD POLITICA. CUANTOS MUERTOS. 3.500?. NO HAY DERECHO. ESTE BALANCE ES VERGONZOSO.... FUERON LOS JOVENES, LA ESPERANZA, LAS ALTERNATIVAS LAS QUE FUERON MASACRADAS..... FUE UN GENOCIDIO DE ESTADO PARA ACORRALAR LSA SOCIEDAD CIVIL COLOMBIANA. PARA TERRORIZAR.

DONDE ESTAN PUES LOS TERRORISTAS DE COLOMBIA?.