domingo, 17 de enero de 2010

¡SE VENDE UN REFERENDO!



AGUSTIN ANGARITA LEZAMA

Preocupa que frente a tantos problemas como los que aquejan a la sociedad colombiana, la atención se mantenga en torno a un tema menor, pero que gracias al manejo mediático, lo han constituido en el eje de todas las discusiones. Me refiero al referendo reeleccionista.


La economía del país ha entrado en recesión y la crisis ha hecho sentir sus consecuencias disparando las cifras del desempleo. El TLC con los Estados Unidos que pregonaban sería la solución a todos nuestros males, está embolatado, y la situación financiera de ese país hace que sus importaciones como nuestro principal comprador hayan disminuido sensiblemente. La crisis diplomática con Venezuela y Ecuador, nuestros segundo y tercer socios comerciales, también agrava el panorama de la economía.


El modelo económico utilizado durante estos 8 años de incentivar la inversión extranjera dándole todas las garantías jurídicas y de rentabilidad patrimonial, ha dado los frutos esperados: ha concentrado la riqueza, los inversionistas foráneos han ganado mucho dinero, los bancos no saben que hacer con tantas ganancias y la pobreza ha crecido, al igual que el hambre y la desesperanza. Este modelo inequitativo está demostrando su fracaso desde el punto de vista social.


La salud, que la ley 100 convirtió en un negocio, hoy está a punto de colapsar. Los grandes emporios económicos han derivado jugosas ganancias mientras los enfermos siguen deambulando implorando atención de calidad a las puertas de clínicas y hospitales transformados en empresas sin sensibilidad social. La solución que proponen es que los contribuyentes, que no han tenido nada que ver con el desastre de la salud, vía impuestos remedien lo que no dañaron. Mientras los culpables siguen ricos, felices y sin responsabilidades.


El escándalo de Agro Ingreso Seguro demostró el talante de la política agropecuaria: ayudar a los que ya tienen para que tengan más y, al tener más, se vean obligados a invertir algo para ayudar a los pobres. ¡Linda política!


En la campaña electoral hace 8 años nos prometieron acabar con la corrupción y la guerrilla, con el clientelismo y la politiquería. Y estos males siguen vivitos y fuertes. El ex fiscal Iguarán, el día de su despedida, sin ruborizarse por reconocer su ineficiencia, planteó que la corrupción seguía creciendo en el país. El propio ministro de hacienda salió por los medios a defender la legalidad y pulcritud de los “negocitos” de los hijos y familiares del presidente, que a todas luces reflejan el tráfico de influencias, la utilización privilegiada de información y la corrupción en las altas esferas del poder.


Cuatro millones de desplazados olvidados a su suerte. Una ley de Justicia y paz que como resultados no muestra ni un condenado. La vergüenza de los “falsos positivos”, que inicialmente se especuló que eran casos aislados, pero que después por lo generalizado y por el altísimo número de casos obligaron al gobierno a tomar algunas medidas. Todos los organismos internacionales han censurado al gobierno por esta política. Ahora la impunidad parece que cobijará a los militares que cobraron prebendas por asesinar jóvenes pobres, desprevenidos y engañados. Los derechos humanos son un enunciado para los discursos pero un estorbo para los que gobiernan.


La parapolítica es la alianza perversa entre asesinos paramilitares y políticos corruptos para mediante la amenaza, la coacción, las masacres y el desplazamiento forzado, capturar al Estado para sus propios beneficios. Casi medio Congreso está investigado y muchos han sido condenados. Ahora resulta que los familiares de los condenados retoman sus banderas y se lanzan como candidatos al Congreso, con los mismos votos manchados de sangre. Para eso crearon nuevos partidos: el PIN, el ADN y DMG-apertura liberal, para que la politiquería no se note.


El referendo es el distractor que se inventaron para que no pensemos en lo que pasa, olvidemos los problemas y creamos que vivimos en un paraíso. ¿Quién quiere comprar un referendo?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

supendipEl concepto del procurador busca mantener y soportar un régimen que reemplaza la democracia por el unanimismo, el argumento por el cinismo y el razonamiento por el fanatismo religioso. También señala la presencia de un populismo de derecha que apela al "Estado de opinión" para legitimar el autoritarismo.

Si bien el referendo se ha puesto sobre la mesa como una manera de concentrar y dirigir el sentido de la opinión pública ( en eso comparto el punto de vista de Agustín), su discusión hace parte de una compleja y entramada agenda por la que pasan las trapisondas sociales, políticas y económicas de las derechas y las izquierdas en esta parte del continente.

Mis saludos querido Agustin.

Mario

Jose F dijo...

la
democracia por el unanimismo,
el argumento por el cinismo
y el razonamiento por el fanatismo

religioso.


Bonitos versos, querido Mario Hernán; el remate: religioso, me hizo acordar de Aparicio Díaz Cabal.

Anónimo dijo...

Y diría Mijo Mijo (el bobo de Itagüí): Con la Seguridad Democrática podemos ir a la finca sin que nos secuestren, así no tengamos finca para cuidar gallinas. Je, je,je. Que belleza de país.

Rodrigo

Anónimo dijo...

Hombre Calle, como dirían en el régimen (o mi difunta madre), me debes una...

Espero que te limpie la sal del mar en Cartagena.

Buen viaje.

Mario