miércoles, 5 de agosto de 2009

Hoy como ayer....




Primer cuento de Oscar Collazos

Tomado de Con-Fabulación

Oscar_Collazos por jimena rojasEste fue el primer cuento publicado de Óscar Collazos (Bahía Solano 1942), entonces un joven escritor desconocido de la costa del Pacífico. El cuento fue enviado espontáneamente al Magazín Dominical de El Espectador, que lo publicó el 7 de octubre de 1962. Collazos habría de ser posteriormente uno de los más interesantes e imperecederos de los escritores colombianos posteriores al escandaloso y reputado Booom latinoamericano y a la figura casi bíblica de García Márquez. Su pluma asedia la mayoría de los géneros de la escritura –novela, cuento, ensayo y periodismo- y en cada uno de ellos llega a formular propuestas interesantes. Entre sus títulos podemos recordar: El verano también moja las espaldas, Son de Máquina, Textos al margen, Memoria compartida, disociaciones y despojos El asesinato de la modelo y Batallas en el monte de Venus

SOLAMENTE SU TESTIMONIO

-Tengo miedo.

-¿De qué?

-No sé.

-¿Te meterán preso?

-No sé. ¡Maldita sea!

-¿Lo mataste?

-No, no lo maté.

-Entonces, ¿por qué huyes?

-¿Por qué? Pues porque me declararán culpable.

-¡No lo eres!

-Para ellos, sí. Son así.

La mujer se vestía mirando por la ventana. El hombre, boca arriba, tenía el torso descubierto, y con un pie rascaba la pantorrilla de la otra pierna. Fumaba. La mujer, de espaldas, enseñaba su figura relajada. El hombre se incorporó dando un salto cuando la mujer habló en voz baja.

-Si te persiguen, no descansarán hasta matarte.

El hombre se puso la camisa, que le quedó estrecha, como si fuera a rajarse por la espalda y el tórax. Se asomó a la ventana.

Comenzaba a lloviznar y el cielo empezaba a ponerse de un gris plomizo.

Salió. Recostado a las paredes, recorrió la acera. Llevaba el cuello de la camisa levantado. Se perdió en la calle siguiente. Al poco rato, un jeep pasó despacio frente a la casa que el hombre acababa de abandonar. Los cuatro sujetos miraron hacia las casas de puertas cerradas. Tres hombres uniformados, un hombre de paisano.

………………

-¡Perra! Dilo, tú sabes dónde está.

-No sé nada.

El agente uniformado le dio bofetadas a la mujer hasta dejarla sangrando, boca arriba en la cama. Los otros tres lo miraban.

-Déjemela a mí, jefe, yo la hago cantar.

-¡Apártate!

Sonó un disparo. La mujer extendió un brazo, que quedó colgando en el borde de la cama. La blusa se le manchó de un rojo espeso. Le salía sangre por la prominencia de los senos.

Los agentes salieron. El de civil gruñó desde el vehículo:

-¡Hijueputas!

Cruzó a toda velocidad la calle que daba al Palacio Municipal.

………………..

El hombre fugitivo se detuvo a la orilla del río, debajo de un guayabo. Las aguas bajaban en un hilo escaso de color ladrillo. Miró alrededor. Sólo un pájaro se sentó cerca de él a picotear en el suelo una guayaba madura.

Había escampado hacía rato. El hombre sacó de uno de los bolsillos del pantalón un paquete envuelto en una servilleta. Comió. Al terminar, la servilleta descendió por el río y se quedó adherida en una piedra. El hombre se quitó los zapatos y los mojó. Luego los colocó recostados a una piedra. Volvió la vista atrás. Había oído el ruido que venía de la carretera. El ruido de un vehículo.

El hombre corrió y se agazapó entre los arbustos. El ruido cesó y se oyeron pasos cercanos. El hombre seguía mirando por entre los árboles hacia un recodo de la orilla donde había una vegetación más espesa. Alcanzó a ver a los sujetos armados que bajaban de un jeep. “Son ellos”, se dijo.

Los sujetos traían a empujones a tres hombres más. Uno de ellos era un anciano con el pelo blanco y ralo que le caía en la frente. Los alinearon a empujones. El hombre más joven se llevó la mano al bolsillo. Un momento después se escucharon los estruendos de repetidos balazos. Los tres hombres cayeron en la planada.

Anochecía. Entre los guaduales se escuchaba la algarabía de las cotorras y el canto grave de un pajarraco.

El hombre salió del matorral y se fue bordeando el río hasta confundirse con los troncos de árboles entrometidos entre las siete y media de la noche.

……………

-¿Por qué volviste?

-Acaban de asesinar al viejo Plutarco y a sus dos hijos. Cerraron las salidas del pueblo.

-No puedes volver al pueblo.

-¡Supieron algo de Leandra?

Se hizo silencio. Los jóvenes callaban. Volvieron la vista hacia la mesita de la sala, como si huyeran de la pregunta del hombre.

-¿No me oyeron?

-Sí, Claudio, te oímos. La mataron en su casa. No sabemos si te ha delatado. Todo el mundo sabe que al alcalde lo mató el ejército porque no dejó que nos llevaran presos ni se creyó en cuento de que éramos subversivos. Ellos mismos lo mataron. Esperaron que saliera de su despacho y luego lo asesinaron.

-¿Y el cadáver de Leandra?

-Se lo llevaron.

Se escuchó de nuevo el ruido de vehículos. La puerta de la casa daba a la calle. Los jóvenes se miraron unos a otros y miraron después a Claudio, que abrió rápidamente la ventana de la parte trasera de la casa. Comunicaba con la pequeña plaza de mercado. Saltaron uno tras otro. No alcanzaron a escuchar el ruido de la puerta que los agentes armados acababan de derribar a culatazos. Numerosos hombres armados, en vehículos oficiales, rodeaban la casa. Los esperaban al otro lado del mercado.

Claudio fue el último en caer sangrando sobre el pavimento. Los jóvenes parecían bultos regados desordenadamente en el piso.

Uno de los vehículos dirigió la retirada.

………………….

Eran las once y media de la noche en el reloj de la inspección de policía.

Un hombre de traje oscuro se acercó al agente de guardia.

-Vengo a denunciar un crimen.

-¿Un crimen?

-Varios.

-¿Cómo que varios?

- En la galería, creo que son los asesinos del alcalde.

-¿Vio a los asesinos?

-No. Huyeron hacia el río.

-Llamaré para que se los lleven a medicina legal. Acaban de llevar a una muchacha asesinada en su rancho de un balazo.

-Van a necesitar más testigos-dijo el hombre del traje oscuro, uno de los tripulantes del jeep que había estado recorriendo la ciudad-. Por los lados del río aparecieron otros tres muertos.

-Nos basta con su testimonio-dijo el inspector-. El ejército siempre reporta los muertos en combate.

El hombre salió de la inspección y subió al jeep que lo esperaba fuera con el motor encendido.

1962


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hasta para el mas tonto es claro que las masacres de hoy y de entonces son la misma cosa. Desde siempre fomentadas desde arriba a punta de guiños, listas y comentarios casuales del presidente de turno. Ah! Macondo, sin memoria ni futuro. Se ve bonito el Blog.

Anónimo dijo...

oigan, ya es hora de otra plantilla

Carlos Aldana

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con los dos anonimos

creo dijo...

La plantilla que se está utilizando es amigable, fácil de utilizar y de una distribución adecuada. En realidad, no encuentro en la oferta de Blogger una que sea más adecuada. (Hoy estuve revisándolas)

No tengo habilidades para hacer una nueva plantilla y por ello, si se tienen propuestas que incluyan elaborarla: bienvenidas.
De alguna manera, la Imagen del Blog es una de sus fortalezas (eso pienso...)
Si alguien quiere ayudar: adelante

Carlos Ricardo

Anónimo dijo...

ES EXCELENTE TENER A LA VISTA LOS TEXTOS DE LOS GRANDES MAESTROS. ESTE DE COLLAZOSES ES BELLO, RAPIDO, CINEMATOGRAFICO, AGIL...

PREGUNTO A LOS AMIGOS DE LA CASA QUIEN TIENE DE EVELIO ROSERO DIAGO "LAS ESQUINAS MAS LARGAS" O CUENTO PARA MATAR UN PERRO Y OTROS CUENTOS" PUES NO SE CONSIGUEN EN LA CIUDAD. TALVEZ YENDO A LA FERIA DEL LIBRO. ACABO DE LEER SU CUENTO "EL ESQUELETO DE VISITA" Y ES UNA MARAVILLA.

FAVOR, PUES.
OSCARO

Anónimo dijo...

Hombre Oscaro; de Evelio se puede encontrar en Manizales una novela muy bien reseñada "los ejércitos". Aborda el conflicto armado colombiano desde ángulos novedosos, probablemente es de lo mejor que se puede encontrar sobre el tema.

Saludos

Mario

OSCARO dijo...

gracias muchas,
sigo buscando sobre todo la obra cuentistica, asi sea por partes, cuento a cuento.... total que si me quieres mandar un cuento asi sea "robadito" por ahí..... sere un hombre feliz.

abrazos,

oscaro.

Anónimo dijo...

Aplauso para CREO, es verdad, el blog luce bien. Tremendo trabajo y monton de tiempo.Todo se puede cambiar pero insisto asi se ve bonito, "chuzco ala!". German (anonimo1).