jueves, 9 de julio de 2009

EL ÚLTIMO SHOW



OSCAR ROBLEDO HOYOS. *

El hombre del “Corazón Grande” ha sido despiadado más con las victimas que con la negra Piedad Córdoba. Le molesta sin duda el color afrodescendiente de su piel, no gusta de su turbante de malabarista y menos de sus manos de titiritera. Anda cazando nubes como el Flaco Jiménez en el territorio del magnate del Pop y del Cambio Político.


¡Pizpirizpiz!, como diría alguien mejor documentado.


Bajó a la Negra Piedad de la tarima mediática con el cuento de los fariseos en los tiempos de Cristo, que estaba haciéndose propaganda con los secuestrados, blanqueándose con sus lágrimas y sonriendo detrás de las cadenas y las alambradas.


¡Jajajaja!


Gritó por las cadenas televisivas y radiales: ¡No más farsa!. ¡No más queridos compatriotas con las sensiblerías, seamos machos de mano dura!. ¡Lejos las apropiaciones de los espacios mediáticos!. ¡Fuera de las vitrinas los terroristas y sus amigos vestidos de civil!.

¡Pero fue para nada!.


Se subió a la gran pantalla el que se dijo un día que era de corazón grande. Ahora, luego de haber impedido el retorno a la vida de los dos humildes secuestrados ocupa el gran espacio del plasma, diciendo con pose teatral:


Doy permiso para que regresen, eso sí, si vuelven con todos los secuestrados . Escuchen bien, pero TODOS SON TODOS, sin que faltare uno… Ah… se me olvidaba…. con los restos de los que hubieren muerto en el cautiverio, en un “costalito” – como buen paisa – a las espaldas. No me pregunten nada señores periodistas porque estoy de afán y voy para el extranjero. Ahí les dejo la joyita, la primicia, para que la comenten y la interpreten. ¡Bye, Bye! … salgo para el aeropuerto, espero que lleguen noticias de mi gesto cuando aterrice en EEUU.


Ciao bambini!


¡No se puede hacer show mediático con las victimas!, le dijo a la Negra. ¡No se de popularidad con los retornos, vieja bruja!.


Ahora el que se ufanara de corazón grande ha montado un espectáculo como restándole imagen a Michel Jackson en su camino timbalero al sepulcro. Yo, el emperador de republiqueta bananera doy permiso para que vuelvan a la vida, pero muertos, y para nunca jamás. Como aquel lugar al que ha retornado el Rey del Pop, el país del Nunca Jamás.


Esta ha sido la respuesta del presidente Uribe al clamor de toda humanidad para un diálogo así sea por lo pronto, el humanitario.


No, virtualmente el Presi se ha metido al corazón de la selva, se ha transfigurado en el Comandante General de las Farcs y ha dado la orden inmediata de entregar a todos los secuestrados… se le olvidó que estaba en show mediático y ante cámaras y que no era Alfonso Cano.

*Sociólogo

Manizales, julio9 de 2009.

No hay comentarios.: