jueves, 9 de abril de 2009

BLOQ ESPONJA ESTA DE MODA



Oscar Robledo Hoyos *


Al menos quitó de la portada de sus correos electrónicos el dolor y cansancio del estrés y colocó por el contrario el emblema o logo o símbolo de Blog Esponja.


Muy tierno. Blog no encarna una persona sino un estado de ánimo, algo así como alguien o algo que va por la vida de simple espectador, de puro vivo y metido que es; de allí, que reciba sopapos, lamparazos, golpes de diversa índole. Es por esto que su rostro se nos hace tan etéreo y anodino, parecido a algo pero precisamente no es lo que pensamos o sentimos. Como un ladrillo, una piedra, una esponja, un trapo relleno de huecos interiores, un sapito rectangular o una goma gigante. Siempre su respuesta es el rebote como si fuera una pelota de caucho, es decir, una simple esponja. De tanto recoger polvo y miserias Blog se va volviendo una cosa blanda como esos chifones con los cuales terminamos haciendo la cocina y el menaje. Simple estado de una cosa con los trastos, un ser indeciso entre el pasado y el futuro muy cierto pues lo miramos y no es nada: un amasijo de hebras e hilos - si es que quedan algunos – maltrechos por los avatares del camino y próximo candidato a la caneca de la basura. Blog es un estado lamentable de "vivedura", de estar aguantando el caminar alpargateando siempre. Un estado del ser transitorio y caminante apenas sosteniendo la figura antes de su “difuminación” final. (1)


No es un estado triste sino lamentable para el que está por fuera de él. No siente la vida sino que la sufre resignadamente y lanza al aire la idea de su desgaste progresivo, por eso es tan tierno Blog Esponja. Una nueva especie del Chavo del Ocho con su estribillo de todos los programas: pero, “¿Quien podrá salvarnos?”. Chistecito de niños pero que abriga el gran desamparo del mundo en mano de los grandes manipuladores de los detergentes y la legía con la que los abuelos lavaban las suciedades de casa. Es la impotencia suma, los asalariados sin derecho a chistar porque se vuelven subversivos, los inmigrantes echados de todas partes y en todas partes perseguidos, el cesante aceptando acostarse con el jefe de turno si es mujer o acostarse con un puente si es hombre, la joven que tiene que aceptar los contratos leoninos que dejó la Flexibilización Laboral en las Cooperativas de Trabajo Asociado, por tres meses, y un largo etcétera para no volver al cansancio del estrés que supuestamente superó con esta nueva presentación ideográfica.


De un lamento - recuerdo aquello de: “No puedo mas con el estrés y el cansancio”, aquel otro: “Oh, cómo me duele la faaatigaaaa” y el final: “Ya no doy mas de tanto trabajo” - pasó, o como dicen ahora, “migró”, a la caricia de una esponja cuadrada que por casi nada se queda sin ojos. Esos dos puntos breves de un travieso y fino dibujante sirven de referencia a lo que le queda de humano pues de tanta brega y refriega casi se le desaparecen en el trajín de todos los días.

Si, definitivamente me gusta el ícono de Blog Esponja. Como dijo Samper “Aquí estoy y aquí me quedo”. Algún filósofo de punta nos hará ver en sus movimientos torpes la diferencia entre el ser y el existir, el subsistir y el ser del verbo essere de alta densidad ontológica y existencial. A mi me deja en La Nada el movimiento grácil y grasiento de su cintura inexistente. Pero bueno, es una imagen y tal vez una metáfora de la vida misma en esta contemporaneidad neoliberal que si no se cae Wall Street con su Dow Jones en Nueva York, no nos hubiéramos dado cuenta de la profundidad de su mensaje mediático que tanto se parece a nuestra realidad lábil y escurridiza….


Que si no corremos, o nos escurrimos… caemos definitivamente en la boca de Lobo Malo.

-- - - - - - - - - - -

(1) Su tierna figura pero también su persistencia nos recuerda aquello de Rogelio Echavarría:


“Simplemente murió porque debía
Morir, deuda con que todos nacemos
Murió de soledad, la verdadera
Muerte, y de viejo, que es morir de vida.

Nunca se despidió, porque no hacía
Falta: todos creían que había muerto
Desde cuando dejo de serles útil
A quienes viven del trabajo ajeno.
(Otra Muerte)

*Sociólogo.

Manizales, Abril 8 de 2009

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Blog? ¿no será Bob?