domingo, 9 de noviembre de 2008

Efectos de la recesión

Carlos Ricardo


Es indudable: la globalización tomó posesión de todos los ambitos planetarios, estableciendo patrones y rompiendo límites en todos los confines. El Efecto Mariposa, ese símil que pone a los escamados apéndices lepidópteros,a generar desde el ignoto Beijin una tormenta en una calle neoyorquina, está asociado con todo. Pero la noticia que reseña la Revista Cambio, es más diciente aún: George Taylor, un economista de los años veinte, promulgó el Hemline Index (índice del dobladillo) según el cual la longitud de la falda está asociada con el rumbo de la economía. Es decir, que 40 años antes de que la recordada y nunca bien ponderada Mary Quant diseñara las minifaldas, ya el señor Taylor nos decía que el espectáculo de pantorrillas y aledaños, era parte de los avatares de la economía y que en épocas victorianas, la tristeza de la pobre gente era tanta, que en ausencia de televisores, no podían tan sólo recrear el ojo y el espíritu, con ese económico placer.


Tuvo que venir Woodstock y todo su irreverencia, para alegrar el panorama de los años 60 y 70 y a pesar de las difíciles condiciones de algunos países, la propuesta de Mary Quant tomó posesión de las calles para jolgorio de adolescentes y escándalo de beatas y uno que otro opusdeista cerreramente emparentado con TFP. (Tradición, Familia y Propiedad)


Pero ahora que lo han hecho público, si el largo de la falda y la porción de piel en exhibición está en relación directa con la salud de la economía, convoco a la Legión de Luchadores por la estabilidad económica del país!. No podemos dejar que se dañe el paisaje






3 comentarios:

Anónimo dijo...

El tamaño de esa faldita me recuerda los mejores tiempos de la rumba en Timbalero...

Anónimo dijo...

Lo mejor de Manizales es subir o bajar faldas.

Martín Franco dijo...

Un gran tema vuelto magistralmente incomprensible y enredado por la pluma del señor Ricardo...