lunes, 4 de agosto de 2008

Viaje a España, un cruce epistolar




Óscar Robledo



“Ayer martes caminada todo el día conociendo muchas cosas, visitamos varias obras de Gaudí muy bonitas, ¡genial! Luego por la noche rematamos comiendo "tapas", ¡delicioso! Por la tarde me encontré una panadería colombiana y comí arepa con queso, chorizo y chicharrón con bocadillo - jajaja - ¿te imaginas... esas preparaciones cómo me supieron de “deli”?". Pau.





Hola mi Cuchi, (1)
Me imagino que muy distraída, o mejor, bien concentrada en las nuevas sensaciones que te va dejando el viaje. Claro. Es emocionante. Nos recogemos como una esponja para recibir de mejor manera las impresiones, para registrar los más mínimos datos... un viaje es en cierta forma una contemplación pues vemos transcurrir los paisajes, las gentes, las obras, las comidas, como espectáculo. Estamos allí solamente como testigos intemporales para degustarlos lentamente. Las personas se vuelven figuras que pasan, sombras que van y vienen sin que nos dirijan ni siquiera una palabra... puros entes de razón a la manera de Duns Scotto, logomatos, sintagmas, fonemas simples o fotogramas del arcaico cine mudo o los muñecos animados. Así estas tú en este vieja, digo viaje..... Concentrada en tantas cosas y sensaciones tan primarias y antiguas como se sienten en un viaje, sobre todo cuando se cruza Europa.
¡Te imaginas los viajes de los grandes exploradores y navegantes! aquellos alrededor del mundo o hacia las indias occidentales. Ver todo ese orden nuevo como espectáculo, era un cinematón maravilloso, algo por lo cual valía la pena poner en riesgo la vida y hasta morir en la mitad de la película: las guacamayas, los indios con taparrabos, los tubérculos exquisitos, el canto del ruiseñor en medio del trópico a altas horas de la noche (¡habrase visto semejante desproporción!), las frutas perfumadas, los cantares de cuna y el oleaje del mar sobre aromas ignotos, ásperos e irritantes. Nuevos. Algo así como el Machado de los agrios campos de castilla bordeando el Duero:
“Mediaba el mes de julio. Era un hermoso día. / yo, solo, por las quiebras del pedregal subía, / buscando los recodos de sombra, lentamente. / A trechos me paraba para enjugar mi frente / y dar algún respiro al pecho jadeante; / o bien, ahincando el paso, el cuerpo hacia adelante/ y hacia la mano diestra vencido y apoyado / en un bastón, a guisa de pastoril cayado, / trepaba por los cerros que habitan las rapaces / aves de altura, hollando las hierbas montaraces / de fuerte olor – romero, tomillo, salvia, espliego –. Sobre los agrios campos caía un sol de fuego”. (2)


Sin cámaras digitales, sin celulares, iban copiando en sus espíritus las sensaciones, las apretaban fuertemente en la memoria y luego venían olorosas a flores y malezas bravías envueltas en los informes a la corona española, en los diarios, las crónicas de Indias o Reales Expediciones, o, simplemente, en las memorias de viajeros ilustres.
Gracias por tu croniquilla. Sigue con la buena costumbre. Tranquila que yo me encargo de hacerlas conocer de la familia. ¿Ya pasaste por Barcelona pero cuando irás a Alicante? Toma muchas fotos. ¡Que emoción Mi Cuchi! Sé avara de los minutos, abre bien los ojos, la gastronomía, el paisaje, el urbanismo de la ciudad, sus olores callejeros, ¿donde? ¿Porque? sus mujeres y también sus adanes. La moda, los diarios, el catalán, el teatro, sus tenores, “La Sagrada Familia”, los cafés terrazas, las rampas, ¿la intelectualidad se ve? Definitivamente, ¡qué programazo! Felicitaciones y que lo disfrutes mucho. Manizales despejándose pero mucho frio por las tardes..... Y tú no estas. El cangurito de tu empresa no consigue echar alguien a su bolsita protectora porque tú no regresas aún.
Como en “La balada del mar no visto” del viejo Legris, el archilunatico de alta pipa, mis ojos no vieron Granada, Córdoba y Barcelona. Como decir media España, teniendo en cuenta que se dice allá “Quien no ha visto Granada no ha visto nada”. ¡Qué vergüenza su mercé! Sí la amplia Castilla y las amuralladas Burgos y Ávila. Como el viejo colombiano: "Mis ojos - vigías horadantes, fantásticas luciérnagas, mis ojos avizores entre la noche, dueños de la estrellada comba..mis ojos vagabundos/ no han visto el mar". (3) Mis ojos no han visto las celosías del mudéjar, los esplendentes minaretes, los jardines del Scherazade hispánico, ni sus serrallos ocultos. Tampoco los descensos despampanantes de la piedra entre los cantos de la modernidad de las rampas de Barcelona, candidata ella solita a la ciudad más hermosa del planeta. Ni mis oídos escucharon los cantos de las doncellas en la sombra. Sí estuve en Atocha y Barajas y me eché agua de la Cibeles en los ojos cansados. Me perdí en el museo El Prado y me pegué una breve e intempestiva borrachera en Madrid a partir de su Plaza Mayor por esas callecitas menudas y enredadas en donde en cada puerta te venden unas “tapas” maravillosas, bajando por la calle Cuchilleros, jerez viene y jerez va, con longaniza y el casi transparente serrano y chorizo y mellijones y ole y olá…… (4)
Segunda Parte
“Te cuento que ya estoy en El Ejido que es donde vive mi amiga a quien le decimos “La Gordis” pero no vive en el pueblo sino en un barrio que es alejado (Almarimar). Las construcciones son muy recientes y pensadas para el turismo puro, así que ¡imagínate un apartamento en un cuarto piso en un edificio con piscina! A pocos pasos el mar y con una terraza deliciosa para bronceo. Ayer domingo llegamos como a las 2pm. Fuimos a otras playas alejadas y por la noche caímos como rocas, jajaja. La idea es ir mañana martes a Granada y conocer La Alhambra, vamos a ver si es posible reservar boletas para la entrada... “ Pau.


He gozado mucho con tus mensajes así sean minimalistas, por lo pequeños. Microscópicos, como una caricia, como la respiración del otro a nuestro lado, como el jadeo de un deportista. Son estas notas taquicárdicas y bellas robadas al tiempo que corre, fotos de turista a la vez que cita inmemorial con el cariño. Notas de a pie o antes de caer fulminada por el cansancio, notas después del mar o antes de un tinto como ésta que se va para esa España solemne, bella, soleada y rumorosa cargada del silencio cuando los automóviles estremecen el sueño de un Manizales parpadeante que va siendo perforado por los motores y despierta poco a poco con cintas de sonido y colores como en tarde de toros. Como dijera el ex presidente Samper Pizano aquí sigo y aquí me quedo. Mientras vas camino a Granada a escuchar en el aire el sonido picante de García Lorca y sus palabras salpicada de hierbas del campo por sus colores y sabores: “y que yo me la llevé al río / creyendo que era mozuela, / pero tenía marido. / Fue la noche de Santiago / y casi por compromiso. / Se apagaron los faroles / y se encendieron los grillos”. de La Casada Infiel (5) .... y este bellísimo con claveles, alhelíes, dedicado a Antonio llamado El Camborio, atravesado por presentimientos de muerte trayendo como testigo al Guadalviquir. ¿Vibra la voz del poeta en Córdoba o Sevilla?:
“Voces de muerte sonaron / cerca del Guadalquivir. / Voces antiguas que cercan / voz de clavel varonil. / Les clavó sobre las botas / mordiscos de jabalí. / En la lucha daba saltos / jabonados de delfín. / Bañó con sangre enemiga / su corbata carmesí, / pero eran cuatro puñales / y tuvo que sucumbir. Cuando las estrellas clavan / rejones al agua gris, / cuando los erales sueñan / verónicas de alhelí, / voces de muerte sonaron / cerca del Guadalquivir”. (6 )
Recuerda los sultanes de Granada de la dinastía nasr o nasríes a quienes se dio el nombre de nazaríes o nazarenos empezando por ibn Yusuf ibn Nasr apodado Aahmar El Rojo. Fueron en total 23 hasta 1492 cuando fueron finalmente expulsados. En la frontera entre el mundo mozárabe y el castellano se dieron muchas batallas y escaramuzas, una a las puertas de Granada de donde nos vino el bello poema de Abenamar:
“¡Abenamar, Abenamar, moro de la morería! / ¿Qué castillos son aquéllos? ¡Altos son y relucían!/ —El alhambra era, señor, y la otra la mezquita; / los otros los alijares, labrados a maravilla. / El moro que los labraba, cien doblas ganaba al día. / La otra era Granada, Granada la ennoblecida. / De los muchos caballeros y de la gran ballestería./ Allí habla el rey Don Juan, bien oiréis lo que decía: —Granada, si tu quisieses, contigo me casaría;/ darte he yo en arras y dote, a Córdoba y Sevilla. / —Casada soy, rey Don Juan, casada soy que no viuda. / El moro que a mi me tiene, muy grande bien me quería.
El ultimo bastión árabe fue Granada que cae en 1492 y prácticamente se rompe de cuajo la presencia milenaria del Islam en la península. Boabdil lloró amargamente la pérdida. Cuenta la leyenda que la sultana Fátima recriminó a su hijo la caída de la ciudad increpándole: “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”.


Estoy pues feliz que estés viendo el mundo, cruzando países, comparando culturas. Que camines con tu propio pie la historia de los hombres esa Europa moribunda y cansada. Por algo la llamó el tejano cuando lo de Irak, despectivamente "La Vieja” Europa, la anciana, que ya ni modula, ni agarra el ritmo, ni da la medida. Pero – a la vez - ¡Qué bella Europa!; emociona el pensar tanto pasado sobre sus adoquines, tanta vida y tanta historia en esas callejas retorcidas. Tanta experiencia de lo humano, por lo bueno y por lo malo. Guernica; Ana Frank muriendo de frío guardando el bello secreto de mujer precoz en su ático, Hitler empujando un pueblo a los hornos crematorios (7), los ejércitos napoleónicos como nuevos Atilas arrasándolo todo, sembrando la muerte en nombre de la civilización. Zapatero remachando sus zapatos viejos apenas rabia cuando debería gritar, abrir horizontes, pero, ¿cómo te parece, apoyando las nuevas medidas xenofóbicas?, ¡Qué vergüenza para las ideas socialistas o simplemente las liberales! Estoy que firmo el manifiesto contra esa Europa sin anteojos por la discriminación que le hace a América Latina y a todos sus pueblos. Luego de colonizarnos, robarnos, asesinarnos, enriquecerse y vestirse con nuestro oro y haber violado nuestras mujeres... resulta que ahora los “sudacas” somos la razón de todas sus desgracias. ¡Que rabia!
Esta vez ¡No nos callaremos!
¡Buen viaje!

/////////////
(1) Nombre comercial de un muñeco medio calvete.
(2) Machado, Antonio. Campos de Castilla (1907-1917) XCVIII, A orillas del Duero. Subrayado personal.
(3) De Greiff, León. Tergiversaciones. De Leo Legris, Matías Aldecoa y Gaspar. Primer mamotreto (1915- 1922). Balada del mar no visto, ritmada en versos diversos.
(4) Sánchez Juliao, David. Léase a guisa de ejemplo, En un lugar de Cuchilleros, A propósito de los 400 años de El Quijote.
(5) García Lorca, Federico. Romancero Gitano Romancero Gitano (1924-1927)
(6) García Lorca, Federico, Ibídem
(7) “Le soir, je les vois souvent défiler, ces hordes d´innocents, avec leurs enfants en larmes, se traînant sous le commandement de quelquees brutes qui le fouettent et les torturent jusqu´à les faire tomber. Ils ne ménagent personne, ni les vieillards, ni les bébés, ni les femmes enceintes, ni les malades – tous son bons pour le voyage vers la mort”. (Noviembre 19 de 1942). Subrayado personal. Journal de Anne Frank. Livre de poche, Calmann-Levy.

* Sociólogo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ufff,Oscaro, qué viaje. Sólo faltan las empandas de cambrai (¿se escribirá así el cambrai que ofrecen por las ventanas de los buses?), las achiras de terminal, las almojábanas y la caja con una docena de donas.

Buen viaje de la mano de poetas que tomaron aguardiente con el de la taheña barba.

Mario

Anónimo dijo...

POR AHI DECIAN QUE LA VIDA NO ES PARA VIVIRLA, ES PARA VIAJAR. LO DE PILOTO DE CARLOS R. ERA MAS QUE SENSATO.

ENCANTADOR

GERMAN