domingo, 27 de abril de 2008

La familia, la propiedad privada y el amor

Por Carlos Ricardo



De ese grupusculo de LCBT esta hecho el Polo, ahora encuentro un motivo mas para no compartir ni simpatizar con los izquierdo comunistas; que verguenza, no encontraron un ser humano orgulloso de ser normal y gustoso de su origen natural para ese cargo; claro que que segun ellos esta es la mayor demostraciòn de tolerancia y no se que mas, que dirian nuestros abuelos de esto, prefiero seguir enchapado a la antigua, pero orgulloso de mi sexualidad, sin este tipo de malformaciones y desviaciones, Soy hombre y me parece que lo mas lindo que hizo Dios fue la MUJER, lo demas es degradaciòn. (sic)


CALICHE 1314






El comentario de Caliche 1314, lo encontré en el artículo que hoy publica “El Espectador” sobre Blanca Inés Durán nuestra Alcaldesa de Chapinero en Bogotá. El artículo, un poco liviano y sin que logre concluir nada, plantea algunos aspectos de nuestra compañera de La loca de la casa. La salida del comentario de Caliche 1314 es insólita, pero esperable y es sólo uno de los hasta ahora 14 participantes en el Foro que se establece en los medios de comunicación, sobre los temas de las noticias publicadas.
Con la noticia que ha circulado recientemente sobre lo sucedido con dos niñas lesbianas que ganaron una tutela para ser aceptadas nuevamente como estudiantes del Colegio Leonardo DaVinci, llegué a sentir vergüenza de vivir en Manizales, por toda esa mojigatería de la fe del carbonero, que desde las reconditeces de Escrivá de Balaguer sale a cabalgar regularmente en las empinadas calles de la ciudad, matizando de aromas de incienso los acontecimientos de la cotidianidad.
En los noticieros de televisión y en los medios locales, se mostró cómo la casi totalidad de las estudiantes del colegio, a una sola voz coreaban “NO LAS QUEREMOS”, cuando las dos niñas entraron de nuevo a estudiar. Igualmente reclamaban en sus coros y en sus pancartas, que Magola, la rectora del Leonardo DaVinci, continuara siéndolo. El cuadro no pudo ser más elocuente, cuando una adolescente entrevistada por el noticiero, justificaba su acción, respaldándola en que a ellas, nubiles estudiantes, les estaban señalando como las “lesbianas del DaVinci”. Recordé como por una ironía, el afamado pintor ha sido reconocido como homosexual, por estudios del mismísimo Freud en alguna de sus pinturas.







Pero claro, era entendible la angustia de la estudiante: algo tan afrentoso en la cultura de los manizaleños, algunos con asomos de racismo y un acendrado clasismo, se convertía en motivo de escarnio público: ¡dos estudiantes que salieron del closet!
Casi sentí el grito estentóreo de un Caballero de Tradición Familia y Propiedad, descendiendo de sus camionetas último modelo, con penachos, capas, sombreros y pendones de leones rampantes, gritándoles a las feligresas de la Catedral de Manizales: ¡Ahí viene el Comunismo!


Manizales, la del Festival Universitario de Teatro, la ciudad de las puertas abiertas que recibió a Neruda a Miguel Ángel Asturias y tantos otros poetas, artistas y escritores, mostró una cara poco amable: exclusión, persecución, ignorancia e incultura. De nuevo, los consejos poco amables del Plinio, de Londoño y de otros prohombres de la más descarnada derecha, primaron en el ámbito de la cultura ciudadana y las dos estudiantes citadas, perderán la batalla frente a Magola y las otras y los otros directivos del Leonardo DaVinci: en pocos días tendremos a las dos estudiantes de nuevo en la calle, víctimas de las brigadas de “aburrición” que les montaron sus maestros y sus ingenuas compañeras. La tutela ganada habrá sido cumplida por Magola y sus amigos y las dos estudiantes habrán vivido las mieles de la sociedad ultracatólica, defensora de la tradición, la familia y la propiedad. Aleluya hermanos....

1 comentario:

Anónimo dijo...

El artículo del Espectaddor es de pésima calidad, se inmiscuye en la vida privada de Blanca, sólo falta que cuente los coitos.