martes, 15 de enero de 2008

Carta de Leta

Manizales, enero 15 de 2008


Apreciada Mónica

Apenas hoy leí tu carta del 8 de diciembre donde me pones al tanto de muchas cosas, especialmente, del estado de la universidad. Este silencio mío tiene su maravillosa explicación; me fui con aquel para Europa, con planes de hacer un recorrido de mes y medio, pero de recorrido nada hicimos, nos quedamos todo el tiempo en el bello París y como dice Baudelarie “es tan perceptible en el hombre que hasta el más inculto, cuando se pasea por París, si se cruza con un gran artista, sabrá enseguida dónde está” Muchos artistas en su debate nos enriquecieron sobre si el arte es por el arte, o el arte no debe ser separable de la utilidad, tema que te comento por tu afición al arte. Pudimos apreciar la industria de lo exótico, la baratija empobreciendo la cultura, un paisaje que solo existe para el asombro o para el disfrute, es fugaz completamente. Apreciamos cierto eclecticismo cultural que conjuga ofertas materiales y simbólicas, éstas van desde las formas más tradicionales de lo popular hasta las técnicas más contemporáneas de experimentación en el arte. Los poetas ya no se alimentan de la melancolía como en otros tiempos, las tabernas –lo mejor para nosotros- todas provocadoras, el aroma del vino en los barriles que aún conservan algunas tabernas hacía de nuestra noche que el erotismo se conjugara entre el deseo y lo espiritual. Fue un fenómeno extraordinario atravesar por esta experiencia que, aunque no podría decirte que visitamos los lugares más significativos de París, si estuvimos en aquellos que confirmaban nuestro amor. Después entraré en detalles del viaje y te mando todos los folletos y revistas que traje.

Mónica, a pesar de este encantador viaje, no nos fue posible aislarnos de este malestar y confusión política en cuanto al alejamiento de un objetivo claro como es el gesto humanitario. En París pudimos ver en la televisión, lo patético de la entrega de Consuelo y Clarita, la espera y la paciencia de las familias y de todo el pueblo colombiano, la serenidad de Clara Rojas en una encrucijada nada envidiable, porque, de un lado está Chávez y por el otro Uribe, no le queda a ella sino la prudencia y decir mil y mil gracias permanentemente. Más aguerrida está Consuelo, claro que es explicable, los intereses de cada una son diferentes, especialmente, este reencuentro con Emmanuel tan enternecedor. Clarita más adelante luchará a la par con Consuelo por la liberación. Imágenes de Ingrid circulando por toda la ciudad en manifestaciones, además el pueblo francés abrigaba la esperanza de una sorpresa por parte de las FARC, esperaban a Ingrid. No obstante, eran dos acontecimientos simultáneos, Ingrid y el enamoramiento del presidente Sarkosy pues actuaba como un adolescente con sus hormonas en desarrollo.

La verdad querida, es que estoy sorprendida con la propuesta de Chávez, esto me confirma la sospecha de su relación inmediata con las FARC, creo que el presidente sabe más de la cuenta e incluso, querrá contar con el ejército para “conquistar” a América Latina. Aunque no me sostengo públicamente, siento una inquietud seductora por la propuesta de Chávez. Me imagino que los guerrilleros deben estar mamados, además con deseos de escaparse y convertirse en citadinos al lado de los familiares, también creo que ellos deben permanecer en la selva bajo presión y amenazas de muerte, cada vez más arrinconados y con menos posibilidades de obtener beneficios. Si se aceptara la propuesta, creo que ya son pocos los ideólogos en la guerrilla -si es que los hay- los demás querrán su libertad. Sin embargo, es un paso duro para el gobierno aceptar y reconocerlos como partido político con semejante carga de terrorismo, pero, en este caso, es la vida o la muerte, no hay punto medio lo hemos podido apreciar, si dan libertad a tres secuestrados, raptan a seis más. No van a parar, no van a parar.

Por último, te comento que aún sigo enamorada, ya llevamos juntos buen rato, lo suficiente para valorar a este gran hombre. Aunque siento inquietud por conocer a aquellos que te han manifestado su deseo de saber de mi. Por ahora debo esperar para viajar a Manizales. Dales las gracias por las invitaciones.

Con mucho aprecio, Leta

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Leta. Es cierto, los sucesos recientes en Colombia alcanzan un eco internacional que nos obliga a debatir acerca de las autonomías nacionales en terrenos como la justicia y la acción humanitaria ¿ es comparable la injerencia de Chávez a la intervención de Bush? ¿estamos en manos de la opinión pública internacional y de los intereses electorales de francia?

Leta querida, no se debe olvidar que las FARC también pueden ser examinadas como un fenómeno cultural ligado a la vida campesina, lo cual obliga a pensar en una desmovilización centrada en programas alternos de apropiación y uso de la tierra ( desde luego que usan el terror como estrategia al mismo tiempo que hacen parte central de un conflicto que el país debe resolver en el terreno de la acción política).Ahora me incluyo dentro de los 400.000 colombianos que durante los últimos dias visita las páginas web de la prensa nacional, que lee entre lineas las declaraciones de unos y otros y que intenta, en la comodidad urbana del díálogo en las cafeterías, armar y desarmar el ajedrez nacional que siempre termina en mate.

Envidio ese viaje por Paris y valoro tu sensibilidad con estos asuntos qué,como a tí, también nos provocan vergüenza.

Saludos

Mario

Anónimo dijo...

Mario querido, no puedo responder a las inquietudes que le formulas a Leta en tu comentario porque sería atrevida de parte mía, puesto que, Leta desconoce que he hecho pública su carta.

Pero, sin duda alguna, te puedo confirmar que la sensibilidad y la afección de ella frente a los problemas y desastres de nuestra Colombia y sus habitantes la congojan. Se siente impotente como la mayoría para proponer soluciones antigubernamentales.

Será, posiblemente, en otro momento que ella pueda responderte.

Gracias por tu interés.
Mónica

Anónimo dijo...

¿Aparte de aburridos, todos son queridos por aca?

Anónimo dijo...

¿ Si te aburres, por qué no te vas?