domingo, 9 de diciembre de 2007

Un nuevo elemento en la tabla periódica













Por Carlos Ricardo

Recientemente tuve estuve mirando un modelo a gran escala de la actual tabla periódica, en donde aparecen varios elementos que superan a los 103 elementos que estudié en mi ya lejano bachillerato en el inolvidable Instituto Manizales, en donde un profesor de aspecto campechano y modales ibdem, intentaba meter en nuestras cabezas de adolescentes hormonados, las múltiples fórmulas, los enlaces, las valencias, las reacciones y otros elementos de la química de entonces, mientras todos mirábamos a otra adolescente, que en el patio de una casa vecina tomaba el sol en paños menores. Como el espectáculo era cotidiano, ganó la libido y perdió casi que por completo la Química de Puig….
Pero a pesar de la escasa memoria histórica de esos hechos, vinieron a mí las sabias palabras de mi profesor:
- Se acordarán de mí, cuando los investigadores en sus laboratorios encuentren otros elementos químicos que están identificados en sus características: número atómico, peso atómico, valencias, orbitales y otras características.
Era claro para todos, que los nuevos elementos surgirían en alguno de los institutos que realizaban la investigación referente a las Bombas atómica, de neutrones, de protones y sus similares.
Y entonces aparecieron los nuevos elementos, casi todos por las calendas de 1.980 y aledañas. Nombres sencillamente impronunciables como dubnio, seaborgio ,bohrio, hassio, meitnerio, unnunilio,unununio, ununbio, ununtrio, ununquadio…
Imagino en cuántas se vieron los químicos y físicos, para establecer todas las características de esos recién llegados y sobre todo, de relacionarlos en los diferentes grupos de elementos y establecer afinidades y desafectos químicos.
Pero creo que faltó un elemento por identificar, elemento éste que ha irrumpido sin timideces en la arena de los elementos del mundo: el uribio.
Es el uribio propio de países subdesarrollados, eufemísticamente llamados del Tercer Mundo. Apareció luego de explosivas reacciones que liberaron nuevos isótopos en otros países de la región: el chavio, el orteguio, el lulio, el correrio, el kitchnio y,el tabareio y otros de valencias y cargas muy diferentes al uribio. Eso ha hecho que el nuevo elemento esté aislado en una esquina, lejos de sus compañeros de grupo y obligándolo a buscar reaccionar con su más envidiado relacionado: el bushio. Se han presentado asociaciones temporales con algunas valencias libres del chavio, pero son totalmente inestables y el uribio, pleno de cargas contrarias, rápidamente libera sus enlaces, dejando partículas subatómicas que enrarecen el ambiente.
Una de las principales características del uribio es su inestabilidad y su impredecible comportamiento cuando está sometido a presiones superiores a 1 atmósfera. Se presentan pérdidas de energía que desplazan cantidades de calor que se ubican preferencialmente en su lengua, provocando incendiarias emisiones de sonidos que producen gran resonancia de los otros elementos del mismo grupo: el bushio y algunos elementos menores.
Se ha identificado una característica propia de algunos elementos de fácil desintegración: los electrones de sus enlaces, tienden a presentar resonancia de tal intensidad con su protón central, (corazón) que a la más leve manifestación de actividad de ese corazón, los electrones orbitales vibran a más no poder, haciendo parecer al átomo de mayor tamaño e interrelación.
También se ha encontrado que el uribio es proclive a la reelección y que su valencia más estable es el 3…
En fin, habría que decir que el nuevo elemento está en la fila de los gases raros y que pese a los esfuerzos propios y de sus áulicos, sus isótopos se desintegrarán rápidamente, dejando al elemento principal solitario y convertido en el ejemplo de un lantánido en vía de desintegración.
Oh! San Mendeleiv bendito: tu tabla fue profética, más que un Nostradamus…

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Con tanto elemento nuevo,¿ seguirá la jovencita tomando el sol en paños menores?

CR. Yo que fui habitante del barrio los agustinos y vecino del Instituto Manizales, recuerdo que el vecindario del colegio era la estación de policía. Supongo que atronados por la química ustedes veían lindas nínfulas en los borrachos encarcelados.

Pero no te preocupes, eso ya le había pasado a otro.


Mario

Anónimo dijo...

Bueno, pero nosotros, como todo buen adolescente, teníamos miradores secretos para mirar a las casas vecinas de Los Agustinos.
La Estación de Permanencia sólo la mirábamos para no perdernos las peleas....
Las nínfulas eran otra cosa!!!
Y casi nunca las mirábamos atronados. No era cosa de perdérselo

el gusano dijo...

De los isótopos con vida efímera, 14 billonésimas de nanosegundos, producidos en los directorios de los laboratorios y la publicidad de los avances alcanzados por ellos mismos, están el Ariasubio, el Llerasubio, los Santubios, usados con mucha frecuencia en los efectos especiales de las películas de ciencia ficción.
De otra parte, algunos vecinos de los Agustinos distintos a MarioH, afirman que la tal chica era un monje travesti ahora en via de canonización por sus esfuerzos para la educación y desarrollo de los inscritos en el Instituto Manizales