lunes, 12 de noviembre de 2007

Todos tienen razón


11 de noviembre de 2007

Todos tienen razón, hasta al que algunos llaman “rey”

Tiene razón Zapatero, y Chávez, y Borbón también.

Es evidente que las cosas en el Sur están cambiando, ya no es la misma Latinoamérica sumisa la que visitan los colonizadores y monarcas europeos. Ya no son los mismos mandatarios serviles que les hacían reverencia por costumbre a los mandatarios de países aventajados en términos económicos y con supuesto poder histórico. Eso quedó bien claro en la Cumbre Iberoamericana en Chile, clausurada el 10 de noviembre de 2007.

Tiene razón el jefe de gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero cuando le reclama respeto al presidente venezolano Hugo Chávez, quien replicó sin dejar terminar la intervención de Zapatero. Irrespetuoso Chávez, claro que sí.

Pero tiene también razón el mandatario venezolano cuando repite públicamente en una cumbre iberoamericana los antecedentes en los cuales un ex-mandatario español celebró un intento de golpe de estado en Venezuela. No era el tema, pero no deja de ser simbólicamente importante que Chávez haga esas denuncias al frente de los invitados a dicha cumbre.

Y tiene razón Juan Carlos de Borbón (al que algunos llaman “Rey de España”) cuando manda callar a Chávez, a cualquiera con ese acartonamiento diplomático le sacaría de casillas las informales y atrevidas interrupciones de Chávez. Pero en lo que más tiene razón Juan Carlos es en pararse e irse. Es un gesto noble y respetuoso, un gesto necesario, es más, debió haberse quedado tranquilo en España para no verse inmerso en esos escándalos en el cono Sur. Se dio cuenta tarde de que en esta cumbre sobraba.

Podrá ser muy querido ese señor que algunos españoles llaman “su majestad” y que reconocen como Jefe de Estado (título que como diría su compatriota Joaquín Sabina, se lo ganó en una rifa) pero a estas alturas de la historia del mundo, debería darle vergüenza andar por ahí como mosca en leche en un continente donde no tenemos esas malas costumbres vitalicias y hereditarias. Los españoles (al igual que los ingleses y los canadienses) deberían darse de una vez la pela y darle su lugar en el pasado al sistema monárquico (sin importar que tan bien disfrazado se mantenga).

Por eso, en la pasada Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile todos ellos tuvieron razón, como también la tuvo Daniel Ortega cuando denunció las actitudes hostiles de empresarios y diplomáticos españoles en Nicaragua; y como también tiene razón Evo Morales cuando invita a sus colegas a abandonar el modelo económico hegemónico.

Es obvio y cada vez más visible que no todos en Latinoamérica comulgamos con el neocolonialismo, no sólo español sino de las potencias del norte que todavía ven, irrespetuosamente, a los países del Sur como simples mercados sumisos que seguirán sus lineamientos.

Fue muy divertido ver esas escenas de contrapunteo en dicha Cumbre, pero además de divertido fue importante en términos políticos. Es un buen precedente para entender y aceptar, que los vientos políticos del Sur no son ni serán nunca más los mismos.

Diego Porras

porras.diego@gmail.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

También tienen razón algunos sectores de opinión españoles al calificar a Juan Carlos como una figura bobalicona, costosa y de malas costumbres cuya única virtud es creerse heredero de algo; y tiene razón un sector de la opinión venezolana que reconoce los logros sociales de Chávez al tiempo que denuncia el riesgo que entraña su deseo de perpetuarse en el poder; también tiene razón Evo Morales al denunciar la conexión gringo-paramiltar, como tiene razón Uribe al denunciar tres veces el agotamiento de la población con la infamia de una guerra prolongada y políticamente inútil como lo demuestra Daniel Ortega en Nicaragua.

Lo bueno, Diego, es que la globalización política ahora trae un poco de entretenimiento.

Anónimo dijo...

Me parece, segun recuerdo, que SI es un continente donde tenemos esas malas costumbres vitalicias y hereditarias. A mi, el rey me parece un politico majestuoso. Su papel en la construccion de la democracia de España fue decisivo. Rey o no, justo o no, es un gigante de la politica civilizada y de la historia; Chavez debia escuchar y calmarse un poco. Nos esta agriando el sueño que nos prometio, asi no es, eso estuvo mal, pero muy mal. Hugo Chavez Callese!, callese un poco al menos!


P.D.: Sabina es un borracho, compone fenomenal, pero borracho al fin.

Anónimo dijo...

Me parece sospechosa siempre la actitud de Chávez, intuyo un delirio de Libertador, de su compatriota pero desde su país. Será que puede penetrar a todos los países latinoamericanos y ser protagonista de gestos conciliadores?

Anónimo dijo...

Más gracioso hubiese sido si los peones hubiesen salido a defender al rey.Ya que los alfiles enmudecieron.
Entre cosas: el verbo AZNAR existe en español?