lunes, 29 de octubre de 2007

28 DE OCTUBRE: PERDIÓ EL PRESIDENTE.




Todas las lecturas son posibles sobre las elecciones de éste domingo 28 de Octubre en Colombia. Una de ellas indica que a Peñaloza lo dejaron solo los grandes líderes de partido. Se le vio las dos ultimas semanas totalmente solo abriéndose paso con su simpatía y las ejecutorias de su pasada alcaldía que presentaba como máximo galardón, como si todos hubieran gustado de los bolardos, el encerramiento de los condominios tras rejas de hierro, las losas medio chuecas del Transmilenio, la pujanza urbanística de las obras viales y su poco interés por lo social. Estuvo tan solitario que el habitante del palacio de San Carlos tuvo que salir a la palestra metiendo nuevamente las de andar y dándole a los empleados públicos pésimo ejemplo de participación en política. Se vino lanza en ristre contra el "gagueante", el "tartamudo" de una ciudad capital cuando le preguntaban sobre compra de votos, el "dubitativo" frente a la salvación de la democracia. Concluye el presidente Uribe: Ningún colombiano puede votar por ese personaje - menos aún si es un candidato de las Farc - y que resulto ser Moreno Rojas. Todo el mundo le cayó duro al primer mandatario, por parcial, por insidioso y sofista pues diciendo que defendía el proyecto democrático claramente ponía su capital político al servicio de la candidatura Peñalozista del partido de la U, que es el partido de los uribistas y claro el del señor presidente de la república como jefe de campaña. No contento con ello muchos medios acompañaron al presidente en la aventura. Pero DE todoS, la campaña electoral de W, fue tenazmente paradigmática, martilló toda la mañana con la pregunta: Le afectó a Ud. la voluntad de voto la respuesta de Moreno al Dr. Mockus sobre la compra de votos?. Ah, no la conoce Ud., enseguida pondremos el fragmento para su ilustración y ..... déle y ,,, déle con la grabación y "la inocente" preguntita del periodista. Una lectura de café dijo que el pánico se había apoderado del Uribismo y que este había entrado a palacio pues la candidatura de Moreno Rojas era imparable y su acogida era absolutamente mayoritaria, como se dijo que era la de Mancera en Manizales. Otro medio sacó un reportaje de muchos años atrás, descontextualizándolo. Desesperados. Cuando ya había metido las de andar, luego de las reconvenciones de columnistas y amigos y enemigos, cuando se esperaba un acto de contrición y sobre todo de confesión de boca, resultó que utilizó los medios institucionales la noche del sábado para, en un discurso a toda la nación, tomar partido por el otro candidato y demoler engañosamente la prestancia moral y política del inerme candidato del Polo.


Francamente en ese momento se me derrumbó la figura del presidente de la república. Samuel Moreno le apuntó no tanto al pasado sino al futuro, no vendió lo visto sino lo no visto como el Metro para Bogotá, las continuación de los restaurantes populares, más escuelas y colegios en barrios marginales y nuevas dotaciones escolares para los niños pobres. En una palabra continuar y profundizar la política social para la capital del país desarrollada por Lucho Garzón.


Alguien dijo que en política puede más el futuro que el pasado, las promesas a las realizaciones fácticas. Peñaloza se atuvo a lo hecho durante su administración. Samuel le apuntó al sueño, al futuro, en una palabra a la promesa salvadora, y obtuvo finalmente el voto mayoritario de sus conciudadanos.


Ricardo Santamaría cree que el Sr presidente debe entender que si alguien opina diferente no por ello es un mal hijo de la patria y un terrorista y menos un mal ciudadano. Debe entender que es presidente de todos los colombianos, sin distinción de color o estrato socioeconómico, ni afiliación política. Que no es presidente solamente de los militantes del Partido de la U. En su corazón grande deberían caber todos sus compatriotas. Lejos estamos de aquellos gobiernos que al menos se proclamaban como de UNIDAD NACIONAL, cuando el Palacio de Nariño era epicentro de concertación de intereses y confluencia de voluntades. Pero desafortunadamente a todos los males que sufre el país le ha cabido éste de tener un presidente camorrista, polarizador y boquisuelto.


Es triste decirlo, pero el sábado por la noche cuando "devotamente" me aprestaba a escuchar del presidente una exhortación a la paz y la concordia, en víspera de votaciones, tuve que cambiar de canal pues me parecía increíble la discordia que sembraban sus palabras y la brecha de enemistad que abrían entre los ciudadanos por el solo hecho de preferir un candidato que no fuera el de su partido de la U. Creo que no se le fueron las de andar sino que esta vez, sencillamente, el presidente metió otra vez las patas.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

La fuerza del voto de opinion es impresionante, Bogota, Cali Medellin, Valledupar, etc. Uribe perdio, El Tiempo Perdio; la opinion mueve montañas. Mario alistate para Manizalez 2010, esto hay que craniarlo.

Anónimo dijo...

Mario puede contar con la asesoría de Alfredo, o no?

Anónimo dijo...

El poder del Presidente es arrollador. Ordenó no votar por quienes compran los votos, Así el pueblo obedeció en Cali, Medellin, Bogotá, Barranquilla, Cartagena, Nariño,valledupar, Ibagué, Tolima...

Anónimo dijo...

¿ y que tal el asunto de las empresas que hacen encuestas? Estamos jartos de las maquinaciones de José Obdulio...

Anónimo dijo...

A propósito de las empresas que hacen encuestas, el Opinometro en Bogotá fue la única que se la jugó en su mayoría por Moreno Rojas.

Anónimo dijo...

Estoy listo pa las que sean.

Mario

Anónimo dijo...

Asi se habla!