miércoles, 11 de julio de 2007

MARCHA Y CONTRAMARCHA:




ENTRE EL SÍ Y EL NO.
Oscar Robledo Hoyos *

Sí por la libertad y no al secuestro infame. Sí por la vida y no por la sangre y la muerte. Sí por el diálogo civilizado y no por la muerte sentenciada de antemano a los secuestrados. Si por la esperanza y no por éste Caguán de una sociedad enclaustrada en el rating de Uribe. Sí por una Colombia liberada y libre y no por esta pantomima de país libre en el papel y los micrófonos.

Como decir que sí y cómo decir que nó. SÍ, todos a la calle contra el secuestro y la devolución de los cadáveres de los asesinados por las Farcs cobarde y villanamente. No se diga “por el fuego cruzado” o por el “ataque de una fuerza enemiga no identificada aún”. ¡No tanta bellaquería y cinismo!. Es bellaquería tan infinita como la declaratoria de muerte de Bush al mundo luego del 11-S. NO por un Presidente que no ha hecho sino la guerra y nos mete ahora en una caminata por la reguerra.

Lo que fuera un llamado civilista lo convierte el Dr Uribe en nuevo llamado a la guerra contra las Farcs. Yendo hacia Chaparral nos ha conminado no tanto por el no al secuestro y por la recuperación, al menos, de los cadáveres de los diputados del Valle del Cauca, sino a un acto multitudinario contra la guerrilla de las Farcs. No es dolor por las víctimas o por acompañarlas sino por “su idea de gobierno” o “razón de estado” de lucha contra el terrorismo encarnado en las Farcs. No se sale del libreto, aquel del día siguiente a la posesión, en Valledupar: Todos a la lucha contra la guerrilla, todos, lo mismo un policía que una jubilada, lo mismo el celador que el agente del CAI. Sin sociedad civil de por medio. Solo un vasto conglomerado en lucha a muerte hasta el final bushiano, movilizándose alrededor del líder guerrerista, como lo señala el Norte.

Desde que el gobierno tomó la iniciativa de salir en marcha por calles y caminos veredales, este jueves cinco de julio del 2007, con todos sus ministros, con permiso del empresariado, con Uribe embanderado y encabezando, pensé como el bobo de Salamina, “De esto tan bueno no dan tanto”.

Definitivamente me abstengo de ir a la marcha. Como un miembro de La Red Nacional de Sapos (RENASA) me informó que la Liga Nacional de Apartamenteros (LINASA) tiene prevista una contramarcha, me quedo como centinela de barrio para que los daños no pasen a mayores.

* Sociólogo.

Manizales, julio 05 de 2007.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Oscaro, hace rato aprendimos que militares ¡de ninguno!

Lamentablemente en la marcha de la noche, convocada por la Defensoría del Pueblo, los curas volvieron a resar, los políticos a arengar y los cantantes a entonar gracias a la vida.

Anónimo dijo...

Perdóname oscaro, en realidad los curas rezaron.