jueves, 7 de junio de 2007

Comunicado



EL JARDÍN BOTÁNICO DE LA UNIVERSIDAD DE CALDAS
ATACADO POR LA FUERZA PUBLICA

En conmemoración del día mundial del Medio Ambiente y a escasas horas del amanecer del 5 de junio, en un acto violento y exagerado, la Policia Nacional a través de su Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) por orden del presidente de la republica y con el aval del Rector de la Universidad de Caldas, allanó nuestras instalaciones como acto simbólico y por ello político de contrarrestar la libertad de pensamiento y atacar por la fuerza a aquellos que como estudiantes debat en en la construcción de un escenario universitario a favor de la democracia, el intelecto y la esperanza para el pueblo colombiano.

En esta intromisión violenta y desvergonzada la fuerza pública atacó con su escuadrón las instalaciones del Jardín Botánico quebrando sus ventanales, violentando puertas, alterando la señalización y pisoteando diferentes colecciones biológicas, con su argumento salvaje de capturar aquellos estudiantes que por lógica huían para salvaguardar su vida e integridad física.

A partir de estos acontecimientos y fundamentados en la necesidad de reiterar nuestro derecho constitucional en tener un medio ambiente sano, incluido la no contaminación por violencia, rechazamos este acto político del presidente de la republica que no ha entendido la necesidad de conservar los recursos naturales, como los Parques Nacionales y las áreas protegidas, y por el contrario convirtiéndolos en escenarios de guerra para justificar un gasto militar que tiene en la ruina el resto de la institucionalidad digna y soberana de nuestro país

Solicitamos a la conciencia social nacional e internacional su rechazo y unir las fuerzas para que estos espacios de interés Biológico y Ambiental sean respetados como escenarios y territorios de paz para la humanidad.


JARDÍN BOTÁNICO UNIVERSIDAD DE CALDAS
Manizales, Colombia junio 6 de 2007.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El informe oficial dira que se trataba de fascinerosos que trataban de internarse en un bosque de niebla cercano, huyendo de la accion de la fuerza publica.