lunes, 30 de abril de 2007

Los fantasmas de César Aira




Por: Mario Hernán López

Hace un par de meses encontré en la librería de la Universidad Nacional en Bogotá, una edición barata de la novela Los Fantasmas, del escritor argentino César Aira. Además de escritor –con más de cincuenta libros - Aira es crítico literario, traductor y lingüista especializado en lenguas aborígenes. Nunca parece ser bueno leer escritores prolíficos, ese tipo de exceso en la escritura y de afán por publicar es señal inequívoca de delirio, de afectación ególatra que se introduce fácilmente en la narración y se convierte en oscuridad o enciclopedia. En el caso de Los fantasmas de Aira el asunto es diferente, el oficio del escritor argentino se traduce en una novela cargada de riesgos bien sorteados: en la misma línea central del relato aparecen intercaladas notas históricas sobre el surgimiento de las ciudades, sugerencias para otros libros que quisiera escribir el lector y referencias psicológicas suficientes para elaborar una monografía sobre la idiosincrasia de chilenos y argentinos.

Al mismo tiempo que los obreros de un edificio de seis apartamentos intentan infructuosamente terminar la obra, una cuadrilla de fantasmas juguetones, conversadores y lascivos caminan, flotan y atraviesan las paredes en obra negra. Al final de la tarde, de un caluroso treinta y uno de diciembre, en el edificio de seis pisos en construcción en la soleada Buenos Aires, las familias de los encargados del cuidado del edificio celebran la llegada del año nuevo contando historias de fantasmas: “El (cuento) de Inés Viñas fue sobre un pintor retratista que perdió su arte por haberse especializado en retratos de fantasmas que se materializaban sólo para posar y después desaparecían. Era fastidioso para el artista que no quedara realidad alguna con la que comparar su trabajo (…)”.

Al fondo de la construcción, los fantasmas desnudos organizan su propia celebración de año nuevo con una invitada muy especial.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Chevere, va pa'esa. German.