lunes, 19 de marzo de 2007

La casa grande de la United Fruit Company




- En este pueblo se acordarán de nosotros, en este pueblo se acordarán siempre, somos

nosotros los que olvidaremos.
- Sí es verdad: se acordarán
La Casa Grande. Álvaro Cepeda Samudio
(cursiva de Cepeda Samudio)









Varios anuncios dan qué pensar sobre las condiciones políticas de nuestro país: La compañía bananera “Chiquita” y su aceptación del pago de cuotas (financiación) de grupos paramilitares; el reconocimiento sobre su responsabilidad que hizo el Estado colombiano, por acción y por omisión, en la muerte del Dirigente de la Unión Patriótica Manuel Cepeda y las declaraciones del Fiscal General de la Nación Mario Iguarán, en donde afirma que “Es importante investigaciones como esta de la para política. Es muy importante porque nos está demostrando y esa es la impresión y sensación que tengo las investigaciones, que no fueron las autodefensas las que reclutaron a la clase política fue la clase política la que recluto a las autodefensas. Eso ya va dando una respuesta a la pregunta qué sabemos de los autores intelectuales”(Contravía).
Tres eventos podríamos decir “cotidianos”, en medio de una cotidianidad en donde los medios de comunicación obsecuentes, tratan de mostrar que “aquí no pasa nada…”. Al decir del presidente y sus áulicos ( ¿mejor asesores?), la política de la Seguridad Democrática es una respuesta a la política del “Gran Garrote” de la Seguridad Nacional (¿se nos estará volviendo “antiimperialista?). Eso lo declaró en el congreso de la SIP.
Y sin titubeos, nos espetó la siguiente joya: la seguridad es democrática, porque es por igual para todos los colombianos (y ni siquiera sonrió ante la graciosa interpretación: manes de las gotitas homeopáticas)

El reconocimiento del Estado sobre la muerte de Manuel Cepeda es un avance, que debe adjudicarse al tezón de Iván Cepeda, hijo del dirigente y de quienes han impulsado la presentación de la verdad como elemento de reconocimiento a quienes han desaparecido en ese contubernio del cual insinúa el Fiscal General, a protagonistas y victimarios.
La declaración de Iguarán a su vez, replantea una interpretación que es cómoda y muy útil para quienes al final, resultan ser victimarios, determinadores y beneficiados con ese y otros crímenes: la imagen de los “pobrecitos políticos que fueron constreñidos por los malvados paramilitares, para hacer cosas que no querían”: la historia es más clara y con menos “sentimentalismos”. Políticos y ciudadanos de diferentes esferas del poder, interesados en sostener sus privilegios y en aumentar sus fortunas, por medio del despojo y de la violencia, que formaron ejércitos particulares para poner las cosas en orden, en el orden de cosas que sólo a ellos convenía. Es claro que los asistentes a la reunión de Ralito, los propiciadores de las Convivir, los ajusticiadores de hombres y mujeres humildes, no cumplían órdenes de los Mancuso, de los Castaño y de sus similares: los Castaño, los Mancuso y sus similares tenían y tienen intereses comunes, financiadores comunes e intermediarios comunes. La “Chiquita Brand”, en su condición de United Fruit Company, financió las acciones del General Carlos Cortez Vargas, cuando en un acto de ignominia, asesinó a miles de trabajadores de la zona bananera el 6 de diciembre de 1928. Esa masacre hubiese quedado oculta si Jorge Eliécer Gaitán no hiciera en su momento el debate respectivo ante el congreso colombiano. Esa misma United Fruit Company, fue la misma que ayudó al sojuzgamiento del pueblo de Guatemala en la tiranía de Jacobo Arbenz y la misma determinadora de la expoliación de comunidades en países centro y suramericanos.
La determinación del gobierno estadounidense de multar a Chiquita Brand por financiar grupos paramilitares en Colombia, es sólo una tímida “reconvención” para una empresa que he intervenido abiertamente en nuestro país desde principios del siglo XX y que ha sido con otras de similares características, expresión de eso que ahora parece, por gracia del poder del 4° poder, una mala palabra: el imperialismo norteamericano.
Es tan notorio el papel de la multinacional en el favorecimiento de crímenes y de criminales, que hasta el conservador periódico “La Patria” de Manizales, editorializa en su edición del 19 de marzo sobre el tema en términos inusualmente radicales: “La sórdida historia de Chiquita” “Ya es hora de sentar precedentes en Colombia sobre las responsabilidades civiles, sociales y judiciales que tienen los extranjeros que llegan aquí a hacer empresa y a ganar dinero”

Las evidencias son tan contundentes, que ni siquiera el adelantado de Invercolsa ha salido como fiel escudero, en los frecuentes sueñecitos del Ministro Holguín Sardi, para defender lo indefendible. Si se hila finamente, el actual no es un gobierno infiltrado por los paramilitares, no es un gobierno en donde además están los grupos armados ilegales, con identidad de proyecto político y de acción de grupo, comandados por cipayos que como se vio con la visita de Bush, “posternan la rodilla en tierra ante el amo”
¿Seremos un “país de cafres” como lo invocaba Darío Echandía? ¿O quiénes serán los cafres? ¡Creo que la mayoría de los colombianos no!


Carlos Ricardo

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora hay que esperar los resultados de los procesos contra coca- cola, nestle, del monte y drummond, las implicaciones sobre la opinión pública gringa y el papel de los invesionistas colombianos.

Anónimo dijo...

El mismo día que el Ministro Santos (hoy segundo en mando del ejercito colombiano), condena el pago de dinero de la bananera Chiquita a los grupos armados y celebra la acción de la justicia estadounidense, se publica en El Tiempo (el diario de los Santos), que dicha compañía realizó esos pagos "a una Convivir que era fachada de los paramilitares" .

Recuerdo muy bien, porqué no lo escuché ni una ni dos veces, sino muchas; que el entonces candidato Álvaro Uribe (hoy jefe de Santos y del ejercito nacional), en su enérgica campaña para llegar a la comandancia de uno de los bandos de la guerra en Colombia decía; "Claro que apoyé las Convivir, y si llegó a la presidencia las multiplicaría por mil".

Cosas que pasan en Colombia.

Este mismo día, se conocen declaraciones del Fiscal General de la Nación (aunque no es noticia en El Tiempo) donde insinúa que la responsabilidad intelectual de los crímenes de los paramilitares (los confesados y los no confesados) recae en los políticos que los contrataron (los que están en la cárcel y los que anda sueltos y haciendo alta política).

Pero el primer mandatario de los colombianos no dice nada al respecto, está ocupado en su guerra, y sus declaraciones son de guerra, con quien sea, con quien se le atraviese. No sabe nada, nunca vio nada, o mejor, nunca responde nada sobre eso, seguro no son cosas serias.

Por eso es claro que el presidente Uribe y sus gatos son más peligrosos por lo que callan que por lo que dicen, Y eso que hablan demasiado para seguir callando.

En algo hay que atribuirle razón a las angustiosas preocupaciones de Piedad Córdoba: "… lo que está pasando en Colombia es muy grave, supremamente grave".

Lo de Chiquita es un solo ejemplo de esa gravedad. No sólo porqué demuestra que las multinacionales privilegian sus intereses económicos sobre las vidas de miles de campesinos colombianos que han sido desplazados de esas zonas bananeras, sino también porqué quienes todavía comemos bananos y plátanos de Banacol (aquí en Canadá se consiguen fácilmente) no teníamos ni idea que estábamos copatrocinando, desde la distancia y sin saberlo, los crímenes de los paramilitares. Y sin contar los que comen bananos de Chiquita, que aunque ya no está en Colombia, sus cuestionamientos permanecen en varios países latinoamericanos.

La gente no se imagina que tan grave está mi tierra. Es una lastima.

Diego Porras
---
Además: Valdría la pena saber que entidades están involucradas en "la compleja red financiera" que le permitió a Chiquita hacer sus pagos a Carlos Castaño.

Anónimo dijo...

Los cipayos nuestros se protegen entre sí, porque su misión es obtener la buena mirada del amo, aunque entre ellos mismos comenten sus desacuerdos como.Al fin y al cabo «Aquí no hay nada que ocultar» dicen ellos, y si lo hubiera nos encargaremos de ocultarlo, piensan ellos.

Anónimo dijo...

wmltfApreciado Diego: un pasaje biblico dice "LA VERDAD OS HARA LIBRES" y agregò a esta frase un gran pensador "PERO PRIMERO OS HARA SENTIR MISERABLES".

Las acciones conjuntas del gobierno, la corte constitucional, la corte suprema de justicia y el papel de los medios estàn permitiendo que la sociedad y el Estado ganen la batalla a uno ( entre otros muchos) de esos frentes de irregularidad fuente de violencia como es el paramilitarismo, entre otras porque la verdad esta saliendo a flote y entre esas verdades tambièn sobresalen que el Gobernandor del Magdalena Trino Luna, detenido por presuntos vìnculos con el paramilitarismo, fue avalado por liberales para llegar a la gobernaciòn ( y hoy los liberales quieren desconocer esa paternidad polìtica, como en dias anteriores salieron a decir que la rùbrica de Lopez Cabrales, el principal baròn polìtico liberal, en el documento de Ralito habìa sido un acto de abuso de confianza con el ingenuo parlamentario pobrecito èl) y tambièn resulta ser una verdad que las declaraciones efusivas y protagònicas de Piedad Cordoba, saliendo a pedir aislamiento internacional para Colombia lo hiciera en un evento convocado por partidos polìticos legales y por grupos al margen de la ley como la FARC...hoy parecen haber investigaciones por vìnculos con la guerrilla de mi amigo Guillermo Alfonso JAramillo ex goebrandaro del Tolima y miembro del Polo Democràtico a quien habrà que dàrsele el beneficio de la duda y garantizar su debido proceso, y nada ha hecho el gobierno para evitar que las verdades sobre Noguera salgan a flote y las instancias competentes han podido hacer su trabajo...y todas esas verdades es necesario que la conozcan todos los colombianos, auqnue nos sintamos en primera instancia miserables.. .

Colombia no puede caer en frases altisonantes de unos que hablan de PARAURIBISMO y de otros que hablan de POLOFARQUISMO. ..generaciones como las nuestras no pueden heredar acriticamente las omisiones y errores de las que nos han precedido..comparti r patria sigue siendo un anhelo viable y factible para seguir optando por Colombia y sus plurales lugares geogràficos.. ..el paìs esta dando pasos firmes por el restableciemiento de la seguridad en diferentes rincones de la geografia nacional...en mi Tolima, el paramilitarismo se ha desmovilizado ( sin desconocer que emergen grupos delincuenciales por dificultades en el proceso de reinserciòn) y la guerrilla ha tenido que replegarse.. .esa conquista necesita ahora la presencia social del Estado y en ello han de trabajar conjuntamente gobierno nacional, departamental y municipal...

El mundo no es de malos y buenos Diego...en eso tienes que reflexionar como tambièn tiene que reflexionar el Presidente de la Repùblica cuando deja salir en susu discursos frases tan complejas como TERRORISTAS DE CIVIL...( y lo ha hehco despeus de las reflexioens que le plantearan Rosemberg Pabòn y ever Bustamante) no creas que Piedad es la virgen santisima... HUMANO, DEMASIADO HUMANO....te sugiero retomar a Nieztche...

Un abrazo

Alfredo Sarmiento

Anónimo dijo...

Propuesta:



Solo en consideración de los hechos demostrativos de la crisis, a saber:



Al menos, 11.292 asesinatos políticos o desapariciones se registraron en Colombia entre junio de 2002 y julio de 2006,

que según Human Rights Watch Colombia presenta la "situación más grave" de DDHH en Latinoamérica,

que la pobreza afectó a 22 millones de colombianos en el 2005(la mitad de la población del país),

que según la ONU Colombia sigue siendo el mayor exportador mundial de cocaína,

que la Cruz Roja registró 317 desapariciones forzosas y 55.327 desplazados en Colombia, que durante el 2005 las desapariciones aumentaron en 13,6 por ciento en relación con el 2004,

que la Contraloría concluye que las cifras de gasto social están infladas por el Gobierno, que según el Banco Mundial por ingreso per cápita, la economía de Colombia cayó al puesto 123,

que los ingresos laborales reales de los trabajadores se han reducido en 9 por ciento en ocho años,

que según el DANE, cerca de 3,8 millones de colombianos no saben leer ni escribir,

que según Fedesarrollo el 69,2 por ciento de los hogares colombianos no tiene para ahorrar es decir unos 30 millones de personas.

que Colombia registró 17.206 muertes violentas en el 2006,

que el presidente Uribe afirma que en Colombia no hay conflicto alguno,



que debería bastar una sola razón de aquellas para que el gobierno de Colombia admita el fracaso en su modelo de gestión política



Que renuncie Alvaro Uribe, que renuncie de imediato y se convoque a elecciones presidenciales anticipadas. Que se cierre el congreso y se disuelva su ejército. Yo por mi parte seguire soñando que hay colombianos mas serios y honestos que los miembros siniestros del gobierno nacional.

Anónimo dijo...

Creo que el orden de la primera frase del segundo parrafo debe cambiarse. Corte Constitucional, Corte Suprema, medios y gobierno. No se olviden que la ley de justicia y paz es lo que es por el fallo de la Corte, la ley del gobierno aprobada por el COngreso estaba lejos de los parametros mìnimos internacionales de verdad, justicia y reparaciòn. Tampoco pueden olvidarse las frases de combate y de ira del presidente y algunos ministros; y tampoco olvidar que cuando se han hecho pùblicas algunas versiones libres de los paras (Mancuso, por ejemplo) el gobierno las ha tildado de mentirosas.

Frente a lo de Parauribismo, me pareciò muy válido el cálculo de Robledo en el debate del senado, de todas los polìticos que estan siendo investigados (gobernadores, alcaldes, senadores, representantes y más) más del 90% son uribistas furibundos, incluido el gobernador del magdalena y el ya declarado por los medios comandante 35, el gobernador del Cesar.

UN abrazo y seguimos conversando

Sebastián