jueves, 21 de diciembre de 2006

Santafé de Antioquia




Por Mario Hernán López

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay una época en la que se detesta la fiesta de navidad, sucede por los mismos tiempos en los cuales las hormonas, las ideas o la simple antipatía adolescente, hace de diciembre un tiempo cargado de rituales tediosos e insignificantes. Cuando se llega a otras edades ( cuando se tiene suficiente juventud acumulada), las fiestas de diciembre vuelven a ser multicolores, adquieren sabrosura, sin importar si ahora somos agnósticos, ateos o militantes de alguna variante de la espiritualidad teísta.

Todavía espero regalos, escucho las canciones de Tania y canto villancicos acompañados con panderetas: ¿Nostalgia barata?¿ Complejo de Peter Pan? ¿ Deseos insatisfechos? Diciembre me gusta como un tiempo para esculcar recuerdos, andar despacio y conversar levedades con los amigos.

Que la pasen rico.

Besos y abrazos a diestra y siniestra.

Mario

Anónimo dijo...

Apreciado Mario H.:

Afectuoso saludo. Gracias navideñas por tu amable y original mensaje. Nos encantó y sobre todo por aquello de “Diciembre como un tiempo para esculcar recuerdos, andar despacio y conversar levedades con los amigos” que trataremos de poner en práctica y de sugerir a los amigos nuestros. Gracias.

Y que la época te llene de todo aquello que deseas. Fuerte abrazo, Gabriel, María Isabel y NTC … .

Anónimo dijo...

Mil gracias, apreciado Mario-Hernán, por tu bello mensaje. Tu idea maravillosa de que uno al tener los años de adelante lo que hace es "acumular juventud", me recuerda aquello otro de Camilo José Cela, cuando decía: "Si uno es joven, será joven para toda la vida".
Gran abrazo, y suerte en todo.
Afmo.
CER-Aleph, con Livia
www.revistaaleph.com.co

Anónimo dijo...

En cambio yo detesto la navidad desde chiquita... ¿será que tengo un
trauma profundo o qué?. Pero sí se trata de "andar despacio y
conversar levedades con los amigos", así debería ser la vida todos los
días de todos los años.

Un besote,

lorena

Anónimo dijo...

Hola Mario:



Mejor no pudiste describirlo. Hago este comentario porque en mí siempre ha existido este tipo de sensibilidad hacia este tipo de festividades y me sorprendió de una manera por demás muy grata encontrar en el listado del hall de tu edificio que tu apartamento estaba asignado como uno de los lugares donde se llevaría a cabo una de las novenas de aguinaldos.





Abrazos,



José Fernando.

Anónimo dijo...

Don Mario espero que esta navidad pueda encontrar
entonces esos bellos recuerdos de la vida, vividos o
imaginado. Para vos y toda tu familia un saludo
sinceero y un abrazo fraternal, Feliz Navidad.


Jorge E Alzate T

Anónimo dijo...

YO NUNCA HE DETESTADO LA NAVIDAD, LO QUE DETESTO ES QUE SEA LA PRIMERA
NAVIDAD EN QUE VOY A TRABAJAR.................... BESOS Y ABRAZOS PARA
TI.............EL REGALO ME LO ACUMULAS CON EL QUE ME DEBES........JAJAJA


NATALIA

Anónimo dijo...

Profe: Deseo que tu tambien la pases muy rico, me hiciste aguar los ojos con tus sabias palabras.

Un abrazo de,

Claudia

Anónimo dijo...

Mi querido mario. Bello tu mensaje. Para mí, la navidad es un mundo de colores, cantos, villancicos, sonrisas de niñas y niños; es el asombro de toda luz en formas múltiples -estrellas, ángeles, balones, camellos, pesebres, lunas, soles, bufones, etc.- Sobre todo, es para mí el recuerdo contemplado de la niña que esperaba ansiosa la llegada del día de regalos, fiestas, primas y primos, amigos y amigas de casa, y una que otra lágrima de quien recuerda a quien no está presente fisicamente y sin embargo sonríe. Es bella porque con certeza en todo ser humano algo brilla en el espíritu del mejor deseo para sí y para quienes ama.

De manera igual, Besos, abrazos a diestra y siniestra.

María Hilda

Anónimo dijo...

Un nuevo ciclo anual marca ésta época. Hacemos resumes, balances, inventarios de recuerdos, listas de pendientes. Recogemos lo logrado y, en un pequeño pothlach, diría Mauss, al mejor estilo Kwaiklut, redistribuimos dones, galletas, buñuelos y hasta natilla.



Cada uno y una de ustedes esta en el inventario de mis buenos recuerdos. Espero que el nuevo año atraiga la posibilidad de seguir cosechando memorias comunes.



Un abrazo para todas y todos.



Juan Manuel Castellanos

Anónimo dijo...

Buena manera de hacerme comprender que la adolescencia paso hace rato por mi
vida y mis días, acentuando mis quereres,anhelos y compromiso militante con la
esperanza.

Muy por tu corte estas fechas me permiten retomar anhelos y deconstruir y
construir el camino hacia la realización de nuevos sueños sobre los recuerdos
de los ya alcanzados y los que estan en proceso.

Que rico encontrar tu correo en mi cotidianidad.

Mil abrazos llenos de buenos deseos para ti y los tuyos

Anónimo dijo...

Talvez en una oportunidad no me gustaba que en mi casa me detuvieran por el pretexto de la navidad, justo era un tiempo en que mis hormonas me delataban, y, tu sabes que las citas eran muy trascendentes en tiempos aquellos..., no obstante, para mi la navidad, hacer buñuelos, repartir a las vecinas la natilla, empacar regalos y todo lo que implica la navidad con pesebre incluido, es para mi una maravilla.

Pero, las cosas en este momento no son color de rosa, digo rosa por la costumbre que he llevado en estos rituales porque para Nicolás y para mi, nos espera el hacer 350 buñuelos en la cárcel como aporte de Jairo en el Patio 5B. Los demás hijos viajaron al exterior no sin antes venir por estos lados a traer amor y regalos.

Disfruta lo más que puedas con tu familia y tus amigos te deseo de corazón.

Con admiración, respeto y mucho afecto, Mónica la cantinera

Anónimo dijo...

Comentaba un buen amigo hace pocos días, algo que parece evidente pero por lo natural perdemos la noción de lo manifiesto... que los sentimientos navideños y de año nuevo, van cambiando con los años o lo que es lo mismo, con la vida misma.
Reconozco que nunca me han invadido sentimientos nostálgicos o parecidos, estas fechas suceden simples y sin mayores sobresaltos... esta tarde, sentada frente a este monitor he sentido la necesidad de compartir con ustedes a partir del agradecimiento.
Quería decirles, que han llegado a mi vida de múltiples maneras... en diferentes tiempos, en diferentes escenarios, en diferentes cinrcunstancias, que han aportado en mí... que la medida exacta de lo justo en nuestra relación uno a uno, PROBABLEMENTE sea la que hoy vivimos y construimos.
Agradezco a todas y a todos... los más próximos, los más lejanos... los que amo profundamente y a los que amé libremente... y en general, a todos mis amigos que siempre me han demostrado cariño y consideración.
Besos, éxitos para todos!
Titi