martes, 7 de noviembre de 2006

“Ay Nicaragua, nicaragüita….”




“Los invasores rara vez atacaron objetivos militares. Sus blancos preferidos fueron las cooperativas agrarias. ¿Cuántos miles de nicaragüenses fueron muertos o heridos en esta década por orden de los Estados Unidos? En proporción equivaldría a tres millones de norteamericanos”

Ser cómo ellos. Eduardo Galeano


Carlos Ricardo


Ha pasado relativamente desapercibido: en Nicaragua, los proscritos vuelven al poder por la vía en que lo perdieron, por las elecciones. Así fue aparentemente en versión “periodística”, pero en realidad la confluencia de agresiones, la colusión de fuerzas en donde lo de menos fue el “Iran-Contras” esa multinacional del horror que asesinó a civiles y agredió en todas las formas al pueblo y a sus dirigentes, en medio del “fin de la historia” de Fukuyama, del derrumbe de la tristemente célebre “cortina de hierro” y de los juegos de la geopolítica del ajedrez de las potencias, de cosas increíbles como el Partido Comunista de Nicaragua apoyando a la derechista Violeta Chamorro, los “muchachos”, los Sandinistas del pañuelo rojo y negro, salieron del poder. Poco se sabía en los medios internacionales luego de esa muerte política, sobre la vida de los líderes reconocidos: Tomás Borje, Daniel Ortega, Edén Pastora (ahora líder de la contra)….

Por curiosidad visitaba con frecuencia el sitio web del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y veía pasar temporadas sin actualizaciones de sus contenidos. Radio Sandino, la emisora que desde las montañas contaba de las peripecias de las tropas insurgentes camino de Managua, en medio de los sones de “El Cristo de Palacagüina”, ahora transmitía música de Joe Arroyo y de cantantes poco conocidos en Colombia.

Pero el camino se estaba haciendo andando, construyendo el respaldo del pueblo nicaragüense, con varios ensayos en los 14 años desde la salida de los “muchachos” del gobierno del país. En tanto Julio Alemán, el rechoncho corrupto marcaba un hito en la competencia de los corruptos, al lado de los Pinochet y sus amigos.

Ahora, después de la jornada electoral del domingo 5 de noviembre, Daniel Ortega fue proclamado nuevo presidente. Como una ironía, los detentadores del poder, los liberales de Somoza y de la familia Chamorro, claman a una denunciando el “fraude”: sí el fraude que ellos cometieron contra el pueblo del país.

Los nombres sonoros de las poblaciones: Matagalpa, Masaya, Somotillo, Juigalpa, Bluefields y por supuesto el Archipiélago de Solentiname, refugio del Poeta Ernesto Cardenal, vuelven a sonar sin connotaciones de tragedia por los ataques de la “Contra”. Deben estarse aprestando en sus acciones subversivas, el Coronel Oliver North y su carnal Posada Carriles, artífices en nombre del los gobiernos de Bush Padre y Ronald Reagan, de la cruenta salida de los sandinistas del poder

Pero el futuro se avizora en otra forma para el naciente gobierno: otro orden mundial, otra correlación de fuerzas en América Latina y más experiencia de los estadistas del incipiente proceso nicaragüense.

Con el ejemplo del General de Hombres Libres, Augusto César Sandino, de Carlos Fonseca Amador y de todos lo héroes y gentes anónimas, esperemos que otro rumbo tenga la Nicaragua, nicaragüita.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"América Latina: la ideología del fracaso" titulaba un periodico en estos dias. Lo mas probable es que la violencia de izquierda se derrumbe si y solo si, Colombia al igual que Nicaragua o Bolivia u otros; virara a la izquierda en las proximas presidenciales. Seria una paz muy economica y acorde a los tiempos que corren. Colombia no ha cambiado pero el mundo si, esa es la luz de esperanza que empieza a aparecer.

Anónimo dijo...

El afiche es hermoso, y perdón por lo prosaico.

Anónimo dijo...

Las rodillas de Uribe dan pa' todo. Es previsible que las aspiraciones de Nicaragua sobre San Andres seran usadas por el gobierno de Colombia como recurso para granjearse el favor de los republicanos. Ya veran, esa es mi apuesta y ojala pierda. Ya se conoce de sobra la escaza estatura no solo fisica sino moral y politica del enano. Ojala no, seria realmente bello estar tan equivocado. German.