martes, 10 de octubre de 2006



Para Albeiro Serna Salazar
In Memoriam


Dos años después de la muerte de Albeiro Serna Salazar, he vuelto a revisar su trabajo de grado buscando frases, conceptos, interpretaciones. Tengo una versión digital del trabajo de grado de Albeiro, las maravillas de la tecnología permiten contar 245 páginas, 56.033 palabras y 6.154 párrafos, letra Arial, tamaño 14 en interlineado sencillo; son ocho capítulos dedicados a “Elaborar un Estado del Arte, utilizando la técnica del análisis de contenido, de los conceptos que sobre la Solidaridad se han escrito en Colombia desde 1980 hasta el 2000”. Ordenar los campos de referencia sobre los que se han desarrollado las propuestas teóricas de la Solidaridad. Determinar las líneas generales del pensamiento solidario de mayor trascendencia en los últimos años y establecer las relaciones de los conceptos sobre la solidaridad con referencia a las propuestas alternativas de desarrollo”.

A diferencia de la inmensa mayoría de los trabajos presentados como requisito para el obtener un título universitario, el trabajo de Albeiro no se basa en las estadísticas descriptivas, se trata de un trabajo cualitativo, apoyado en el análisis de discurso. En cuanto al abordaje metodológico el trabajo dice lo siguiente:

“Este estudio se realizó como investigación cualitativa, bajo los parámetros metodológicos propios del Estado del Arte, que permite establecer categorías de análisis para una mejor descripción y comprensión del fenómeno de estudio. Como tal recopila y da cuenta de un saber acumulado sobre un área o tema específico, dentro de un determinado momento histórico y referido a una región concreta (…), no se puede considerar como un producto terminado sino como una visión general que muestra los desarrollados hechos y por lo tanto permite vislumbrar los espacios de comprensión que aún no han sido abordados e, igualmente, da origen a nuevas investigaciones sobre el área investigada”.

Una primera razón para invitar a la lectura del trabajo de Albeiro está relacionada con el abordaje metodológico: hoy en día se impone la necesidad de examinar los temas de la administración y la gestión bajo perspectivas cualitativas que superen el positivismo ligado a los estudios tradicionales acerca de la productividad, el mercado y los costos, entre otros. El análisis de los vínculos de la administración con múltiples procesos políticos, ambientales y culturales, están estimulando el uso de enfoques metodológicos cualitativos, y la aplicación de herramientas que les permitan a los investigadores desarrollar trabajos más ligados a la interpretación de los procesos culturales en las organizaciones y no tanto a las simples inferencias estadísticas. Una segunda razón para invitar a la lectura, tiene que ver con la posibilidad de leer un texto que expresa posiciones intelectuales y políticas; esto se advierte desde el primer párrafo del trabajo:

“La crisis del mundo contemporáneo presenta tres características relevantes, todas ellas interdependientes y complementarias: de una parte los procesos de globalización de la cultura e internacionalización de la economía, que conducen al replanteamiento de la sociedad, las relaciones y la estructura misma de los Estados y las naciones; en segundo término la profunda preocupación por el incremento de los niveles de pobreza, tanto en términos porcentuales como numéricos, en todos los países diferentes al primer mundo (entiéndase las siete potencias); y en tercer lugar las complejas manifestaciones de la naturaleza con su carga de tragedias (sismos, inundaciones, contaminación, temperaturas extremas), que son la cuenta de cobro por el uso irracional que de ella ha hecho la humanidad y específicamente la sociedad de consumo”.

Un lector atento podrá elaborar, sin mayor dificultad, un perfil humano y político del autor; y si alguna vez conversó con él, tendrá la oportunidad de reconocerlo en sus convocatorias permanentes a recuperar la utopía, los sueños y a arrojarse a pensar y actuar sobre otras concepciones del mundo y de la vida. ¿Cuántos trabajos universitarios tienen como punto de partida una concepción, una crítica a lo instituido, una convicción o al menos una idea alrededor de las formas de los seres y las cosas? En mi experiencia como profesor universitario puedo asegurar que los trabajos de grado casi siempre describen lo evidente, sin dejar entrever la naturaleza de los fenómenos que estudia o los procesos que están en juego. Aquí van las pruebas:


1. “La solidaridad ha venido a convertirse a partir de la década de los 90, en una palabra que vive tanto en los labios de los líderes sociales, políticos y de los gobernantes, como igual se ha posicionado en el inconsciente colectivo como una posibilidad, quizás la única, para salirle al encuentro a una crisis que ya se ha quedado a vivir en estas latitudes, sin embargo, pese a todas las nuevas dimensiones que se le endilgan ella aparece aún, en el mismo inconsciente, como una acción más referida a la caridad que a espacios para el ejercicio cotidiano de la vida democrática”.
2. “Sería de elemental lógica preguntarle al señor SFEIR-YOUNIS: ¿Cuáles son sus valores espirituales y con qué valores convivió durante los últimos treinta años como asesor del BM, donde ayudó a diseñar las políticas de ajuste estructural de las economías del tercer mundo, con los resultados que el mismo anuncia como desastrosos?, sólo ahora, en su senectud se dio cuenta de que vivió equivocado todos estos años?; ¿Estará rogando el perdón y olvido como Pinochet?

El trabajo desarrolla el tema de los discursos de la solidaridad en cuatro capítulos centrales, construidos a partir de sendas categorías de análisis: Aproximaciones axiológicas a la definición de la solidaridad, propuestas que la refieren en el plano político, elaboraciones teóricas que la piensan desde el Estado y las ideologías manifiestas en los conceptos de la solidaridad. Aquí invito a los posibles lectores a abordar un texto capaz de argumentar apoyado en el lenguaje propio de la filosofía, (dado mi escaso entrenamiento en materia filosófica, debí acudir con frecuencia al diccionario para avanzar comprensivamente en la lectura); también es usual encontrar referencias literarias a la hora de requerirse una aproximación cultural o una metáfora capaz de poner un tono leve o coqueto a la escritura.

Como en nuestras conversaciones por más de veinte años, encuentro planteamientos que no comparto, asuntos en la escritura que deberían pasar por las manos de un corrector de estilo, reiteraciones innecesarias en los planteamientos, y citas de los trabajos de los amigos más cercanas a la complicidad que al buen juicio; en todo caso, el trabajo de Albeiro, es una bitácora organizada, tierna y final de conversaciones sostenidas con Samuel, Carlos, Jairo, César, Gloria, Socorro, su hijo Daniel y todos los que aún disfrutamos su palabra en alguna noche de luna como esta.


Mario Hernán López.

No hay comentarios.: