sábado, 23 de septiembre de 2006

"Sin tetas no hay paraíso" : ¿Asunto de Pereira?



Oscar Robledo Hoyos

La ciudad de Pereira arde por el cuento de unas tetas, si bien la protagonista alega que jamás se ha hecho intervenir quirúrgicamente ni lo hará en próximo futuro, por que según dicen algunos líderes se les ha estigmatizado no ya ante el país sino ante el mundo. Muchos colombianos han llamado a los medios de Holanda, los Estados Unidos, Francia, España para dar su opinión sobre éste curioso debate. El escritor de la novela que se transmite desde hace poco ha informado que para rodar la película, ciudades como Monterrey en México han solicitado ésta honrosa distinción sin empacho alguno. Los “manitos” quieren que les pongan unas pero bien grandes así sea de silicona con tal que rueden las perfectas esferas por sus calles y bares porque dicen estar de acuerdo que “Sin Tetas no hay Paraíso” es una situación paradigmática del mundo globalizado. Que si se escandalizan los pereiranos, réquiem por ellos, que lo que es México Lindo es para los meros machos y lo demás puras mojigaterías. Una joven dijo que le da pena decir que es Pereirana pues de inmediato le disparaban al rostro la preguntica: ¿Eres pereirana? ¡No lo puedo creer!, luego, ¿Eres puta? Alberto Casas Santamaría dice que no hay que regionalizar el tema de la prostitución y el narcotráfico como si fueran dolencias exclusivas de alguna ciudad colombiana en particular, ¿Porqué no Cali?, ¿Porqué no Armenia antiguo feudo de Carlos Ledher?, ¿Porqué no Manizales o Medellín o Cartagena?

Las razones vienen y van. Que el cartel del norte del valle, que los índices elevados de prostitución, que el desempleo rampante, que la marginalidad y la pobreza de muchos, que Risaralda con sus municipios es gran exportador de trabajadoras sexuales, que la familia tradicional está en vías de desaparición y surge una nueva, “monoparental”, pues en ésta economía globalizada solamente uno de los padres queda para cuidar los hijos – a veces, la abuela o una tía o la hermana mayor, tratan de hacer el relevo -, que hay al menos ochenta pandillas juveniles armadas, que se han constituido recientemente escuelas y oficinas de sicarios. En fin, arde Pereira entre las muertes violentas que se incrementan, la denuncia de la telenovela y las presuntas inversiones de dineros ilícitos en el Transmilenio, en el sector de la construcción para estratos siete y ocho y la Cirugía Es-Tética por parte de los nuevos amos de la ciudad. Invierten en nuevas edificaciones que embellecen y modernizan la ciudad pero también en las fachadas de amigas y amantes (no pueden exceder veinticinco años según expresa Gustavo Bolívar M) que lucen esplendorosas pechugas, tan frescas y bellas, que hacen estremecer discotecas y supermercados de la capital risaraldense como para “no caber en la mano de ningún hombre”.

Como se ve, hay razones desde la ética y la estética, la economía, la sociología, la educación, hasta la pedagogía, la política y la antropología para tratar de explicar lo que pasa en Pereira y sus alrededores. Diríamos que nos encontramos perplejos ante la complejidad de un asunto en el que confluyen múltiples disciplinas, intereses económicos y realidades sociales. Pero, todos estamos comprometidos en el asunto, no solo el Gran Caldas, como han venido en decir algunos y que descansen tranquilas Bogotá y Cúcuta y Cali y el resto de Colombia y el mundo.

Las declaraciones concedidas por Virginia Vallejo a Gonzalo Guillén con motivo del asesinato de Galán y que publicó en el mes de julio el Nuevo Herald con el título: “Ex amante de Escobar abre el baúl de sus secretos” así le quiten mérito D´Artagnan y otros que las bautizaron como declaraciones de la vagina, son impresionantes. Impresionantes para los colombianos porque testimonian un hecho social sin precedente – de tamaño elefántico, como dijera en su momento Monseñor Rubiano - en la historia del país, como es el de la vinculación del trafico de drogas al ejercicio de la política desde el Estado. Hecho de tales dimensiones que ha terminado por impregnar toda la sociedad. Cuenta la señora Vallejo que “cuando tocó el timbre, Pablo subió pero no llegó solo, llegó con todos los grandes capos de la mafia y con Santofimio. No se podían demorar mucho. Se demoraron aproximadamente 50 minutos o una hora porque iban para la casa de Alfonso López Michelsen y tenían que estar allá, más o menos, a las siete o siete y media de la noche''….etc

Abdón Espinosa Valderrama que es un patriarca de la política y del periodismo y que por nada del mundo es “presunto subversivo” o proclive a la izquierda declaraba en una de sus columnas “El fuerte impacto de las revelaciones de los secretos de alcoba de Virginia Vallejo,..Más las denuncias del ex presidente César Gaviria y las escalofriantes del médico Leiva Samper, ponen de nuevo al descubierto los nexos desvergonzados del narcotráfico con diversos círculos de la política colombiana y el empeño de penetrar y poner a su servicio los a la sazón todavía indemnes. Específicamente, el caso melancólico de un senador, Alberto Santofimio Botero, cuyos talentos promisorios se torcieron y corrompieron.. Hasta 1971, se previno con eficacia el ingreso del narcotráfico... Por desgracia, en ese año se bajó inconscientemente la guardia…A partir de entonces, empezó la expansiva labor de zapa, con colosales rendimientos. Exponentes sin escrúpulos de las nuevas generaciones descubrieron de pronto cómo hacerse inmensamente ricos e incluso cómo internacionalizarse. El ansia de fortuna rápida y fácil invadió muchos segmentos de la sociedad colombiana y llevó a exhibir ostentosamente sus frutos”: (Art, Los nexos desvergonzados del narcotráfico con diversos círculos de la política colombiana). Volvimos a leer el libro de Ingrid Betancourt “Coraje en el Corazón” y tuvimos la misma sensación de impotencia que dice tuvo en sus últimos meses Luis Carlos Galán respecto a los colombianos y que se apoderó desde entonces del pueblo. “Por primera vez adquiero, tengo la convicción, de que son culpables (los políticos de la época) de haber aceptado el dinero de la mafia; y de otra parte, de que se encuentran dispuestos a matar con tal de liberarse de los problemas” (Pág. 135).

Son tales las denuncias y el mismo estado de cosas reinante que pareciera que no solo Pereira se hunde en la violencia y el caos social sino todo el suelo de lo que algún día denominamos “nuestra patria”. Todos fuimos culpables por acción u omisión. Desde las matronas paisas hasta los santos patriarcas de la camándula. Y la pregunta se hizo directamente a Antioquia La Grande, gran bastión de la cristiandad y de los valores de la tradición:¿Cómo fue aquello que precisamente de donde se esperaba la defensa moral de la patria se iniciara la gangrena narcoterrorista de Pablo Escobar y sus secuaces?. El espíritu emprendedor de los paisas, la fe arraigada en las creencias de sus mayores, pero sobretodo su ánimo negociante y barequero fue el comienzo de nuestra caída mortal. Alberto Salcedo Ramos en socarrón y exquisito artículo en defensa de René Higuita que publicó la revista SOHO dice: “Fue un milagro, que el entorno no te convirtiera en un atracador de camiones, ni en un ensamblador de carros bomba, ni en un traficante de cocaína…. Algunas madres les inculcan a sus hijos, cuando salen a la calle, que siempre hay que regresar a casa "con la platica bien habida o, si no, con la platica". En principio la trampa se justifica pues sirve para salvar el pellejo. Cuando permite ascender socialmente, se vuelve motivo de admiración. Así se va gestando una mentalidad marrullera, una necesidad de sacar ventaja a cualquier precio. Era lo que sucedía, por ejemplo, cuando te adelantabas un metro de la portería para atajar un penalti. O cuando fingías una lesión para enfriar al otro equipo. En el fondo, lo que hacías era aplicar el primer mandamiento de las matronas de tu barrio: buscar el triunfo, es decir, "la platica", como fuera”.

Mentalidad marrullera o mafiosa, diría yo. Nos dio a todos por admirar, perdonar, elogiar, envidiar, desear a aquel o aquellos que se hacen ricos de la noche a la mañana y preferiblemente de manera fácil. Todo lo perdonamos y lo disimulamos con tal de que circule el dinero por nuestras manos o las familias o el vecindario. No se excluye ningún hogar por más clasudo o beato que sea. ¡Cuanto dolor haya dejado ésta mentalidad mafiosa en nuestra sociedad! es difícil sustentarlo desde ésta nota. No se crea que dicha mentalidad se da solamente en los estratos bajos o calles y negocios de Pereira como lo sugiere el novelista. Todo lo contrario, se da incluso en los más encumbrados. Quien no tenga en su familia o tuvo un cuñado, sobrino, hermano, primo, metido en el trafico de narcóticos que tire la primera piedra. Las cárceles de Estados Unidos y Centro América están plagadas de los más prestantes y renombrados apellidos de nuestras comunidades regionales.

Para terminar leamos el comentario de Suka un lector de la columna del ex ministro Espinosa Valderrama en El Tiempo, JUE 03 AGO 2006 “¡Ese es el peor daño que nos ha dejado el narcotráfico! no son ni los homicidios, ni los secuestros, ni siquiera el terrorismo....es la doble moral. Esa cultura del "avión" de que lo que esta mal no es cometer actos delictivos sino dejarse atrapar, y que el dinero fácil lo justifica todo, es el peor daño que el narcotráfico ha producido en la sociedad Colombiana. ¡La corrupción...su estandarte! Los políticos… no han sido otra cosa que el fiel reflejo de una sociedad corrompida, si el pueblo Colombiano tuviera claro esto, sencillamente elegiría y exigiría dirigentes honorables y preparados. Sí, ¡Estoy diciendo que el pueblo es culpable! por presenciar estos abusos sin hacer nada... no perdón...por elegir según encuestas y no reflexionar antes de botar su voto!”

Manizales, septiembre de 2006

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Las crisis de la sociedad colombiana son crisis morales?

Anónimo dijo...

Luego de escuchar por enesima vez, el enesimo escandalo, en que se sumergen los mas eruditos y sin duda destacados lideres de la nacion, uno termina por creerse que esas conductas son socialmente ejemplarizantes y aceptadas. En medio de esa flexibilidad moral y pragmatismo politico se ha erigido un modelo de conducta social sino aceptable en todo caso practicable y de algun modo justificable como recurso legitimo de supervivencia. Tan probable es esta hipotesis que la gente concurre gratuita y masivamente a apoyar a estas personas, bien electoral o ideologicamente. Luego, en todos los ambitos, esta gente del comun reproduce estas practicas creandose la sensacion general de inevitabilidad y solapada aceptacion. Como consecuencia y en logica estricta, Pablo Escobar hubiera sido un presidente excepcional, quiza hasta mejor que Turbay, por que como todos sabemos le gustaba ayudar a la gente pobre, y a los ricos tambien, mejor dicho a todo el mundo. Sabemos que hizo muchas obras sociales y hasta queria pagar la deuda externa de su propio bolsillo; por que no? No se si a "la Loca" le venga bien un codigo de conducta ejemplar minimo; de pronto... en todo caso veo dificil encontrar un(a) censor(a) cuerdo(a) en este manicomio de soñadores.

Anónimo dijo...

El único código de conducta que tiene y tendrá el blog «La Loca de la Casa» es que no HABRÁ Código de tipo alguno.

Rodolfo dijo...

Es verdad que esta novela ha dejado grandes espectativas y realidades a ver en la actualidad de nuestro eje cafetero. Vivo en Manizales y me parece denigrante ver el aumento de las conociedas PREPAGOS, que solo consiguen hombres con plata para salir de pobres y para mantenerlas durante toda la vida, sin ponerse a pensar que su futuro se acaba cuando entran a este circulo. Lastimosamente la alcaldia de manizales no hace nada para parar esta ola de prostitución, y no podemos decir que no saben, porque las grandes agencias de prepagos en manizales se encuentran al lado del comando de la policia, siendo ellos los grandes consumidores de estas hermosas mujeres, pero que con este estilo de vida dañan y consumen a la ciudad en la pobreza y en la doble moral. Dios los bendiga, y a los manizalitas que pueden leer este blog, hagan algo, no se queden quietos, denuncien y no permitan que esta bandada de cucarachas sigan dañando a esta hermosa ciudad "Manizales del Alma"