lunes, 25 de septiembre de 2006

CON LAS VÍSCERAS AL REVÉS


Mario Hernán López
…un hombre es la imagen de una ciudad y una ciudad
las vísceras puestas al revés de un hombre (…)
Luis Santos Martín




Dicen que el presidente de la república de Colombia no va al cine, no asiste a conciertos y que su única referencia bibliográfica novedosa, en dos períodos de gobierno, ha sido un trabajo sobre el crecimiento económico con base en pequeñas unidades productivas; también es conocida su buena memoria para los poemas y su habilidad para recordar los nombres de todo el mundo - esto último, según un ministro de derecha, personaje en la novela Ámsterdam, de Ian McEwan, hace parte de las destrezas básicas para ser político-. La distancia gubernamental con los temas del arte y la cultura se puede corroborar con facilidad en las propuestas que trae el proyecto de reforma tributaria: el IVA para los libros, nuevos impuestos para los espectáculos y otros gravámenes para la producción editorial.

Además de los malos augurios de las políticas nacionales, también aparecen los destrozos locales: Supongo que buena parte de los amigos del boletín de Libélula escribirán notas críticas sobre la pasada feria del libro de Manizales; imagino que dirán cosas como lamentable, triste y vergonzosa. Creo, incluso, que relatarán historias sobre la escasa asistencia de público, la poca preparación de los eventos, la pobre oferta de libros y detallarán la vergüenza ajena que sufrimos a la hora de ver y oír la presentación de los escritores invitados y sus obras. No valdría la pena referirse a la feria del libro sino fuera por el significado que ella tiene para la ciudad y su papel en el desarrollo; hace rato Amartya Sen señaló la asociación entre la Democracia y la calidad de la información que reciben los ciudadanos: “En la terrible historia del hambre en el mundo, ningún país dotado de un gobierno democrático y una prensa más o menos libre ha sufrido hambrunas de grandes proporciones”. En Colombia, como se sabe, toda política local de austeridad en el gasto inicia con el recorte de los recursos para la casa de la cultura y el cierre temporal de la biblioteca pública.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bien viejo Mario al fin emputado con Uribe, asi queria verte. Al caido caerle...