miércoles, 19 de julio de 2006

Un desconocido discípulo de Neruda



Por Carlos Ricardo

En Manizales, ciudad de abolengos y grandezas, el nombre de Aparicio Díaz Cabal se asocia de inmediato con la poesía. Con el buen decir y el mejor oír. Pero también con una labor a veces ingrata pero siempre muy sanitaria: dueño de una de las más nombradas funerarias de la ciudad: "La Equitativa: Deportiva y Cultural" Corría el año 1.935 y este inmigrado de Palestina (Caldas), fundó la funeraria en un lote de la curia. Allí recibió a un boxeador costarricense, de quien dicen las malas lenguas, usufructuó las dependencias de "La Equitativa", en forma de dormida y comida, durante cerca de un año. A cambio, le enseñó a Don Aparicio, técnicas especiales para dar lustre a sus ataúdes. El deportista era Carlos Arturo Rueda C locutor de renombre posteriormente y calificado de ingrato por Aparicio también posteriormente.

Don Aparicio, reconocido cultor del Dios Baco y todas sus vestales, era famoso en el pueblerino Manizales por su afición a improvisar (seguro era pastranista) en todos los sitios en donde se congregaban más de dos en nombre de cualquiera: bautizos, matrimonios, entierros en los que hasta daba descuento si lo dejaban dar un discurso. Sus intervenciones eran melífudas, plenas de referencias a los fundamentos del grecoquimbayismo, a los hechos comarcanos o nacionales. Admiraba a Gardel y a Jorge Eliécer Gaitán, en ese orden estricto y en todas sus obras literarias, incluía algo de ellos. Pero en donde más se reconocía su estilo, era en la poesía: ¡un Neruda en potencia! Años después, cuando Neruda vino al Festival Latinoamericano de Teatro Universitario, en 1.968, los versos de Aparicio debieron resonar en el Teatro Los Fundadores:


Primero los de amor

Qué noche tan triste y cruel
En este vil municipio
Sin siquiera una mujer
Que mis penas me disipio.

A su amada Lía:

Toda vestida de blanco
Toda de blanco vestida
Toda sentada en un banco
Toda llena de melanco
Lía

Cuando su amada cayó de un balcón:

Cuando en el suelo pálida

y aterrada yo te ví
sentí el mismo golpe que sentistes tí

Los ecológicos:

En el jardín de mi casa
Cierta vez cultivé un geranio
Se me murió
¿Sería por el veranio?

En el jardín de mi casa
Cultivé cierta vez un anturio
Y de no visitarlo
Pues se me murio


Los esotéricos:

Por aquella cañada abajo
Van dos ánimas perdidas
Si no sabían el camino
Por qué se fueron por ai


A los animales

¡Oh ave que naciste!
¡Oh! Ave que has partido
será que está culeca
o será que no ha ponido.

Al otro lado del río
Peliaban dos toros pintos
El uno era colorado
Y el otro salió corriendo



Los comerciales:

En un cuarto muy oscuro
Tengo guardado un lúgubre ataúd
¿Será para Ud.?


Los patrióticos y políticos

A los asesinos de Rafael Uribe Uribe

Asesinos Galarza y Carvajal
Que matasteis brutalmente a Rafael
Si no hubierais hecho tal
Cómo estaría de contento en el Senado él


De luto está la liberal bandera
Por la muerte del General Herrera
Y como si no fuera bastante
Está muy enfermo el General Bustamante.

Uno al arbusto emblemático de Caldas:

En lo alto de mi casa
Hay un palo de café
Cada vez que subo y bajo
Me tomo un tinto


Y uno moralista:

El hombre que aborrece a la mujer
Merece que le den
Un tiro por doquier


Como se comprenderá, de una obra poética tan basta y vasta, sólo podemos reseñar algunos ejemplos. Pero basten y sobre para identificar al bardo de Palestina (Caldas). Seguro, si hubiera pasado más años en el mundo, el Nobel no se habría detenido en Aracataca: habría detenido su paso en las calles empinadas y angostas de Manizales. Y olé!

7 comentarios:

Carlos Augusto dijo...

Bom demais .. inteligente, engraçado e com jeito de Poeta.
Já faz parte da minha rotina procurar as novidades de "Os doidos" de La Loca de la Casa. Um forte abraço. Carlos A

Rodrigo dijo...

¿y quién no lo recuerda? Búscate una foto para el concurso o simplemente para tenerla en la galería de los personajes de manizales.Ojalá en el estadio animando el equipo de casa.

Anónimo dijo...

Carlos Augusto:
Muy buena recopilación de lo que Aparicio llamó un día su -poesia cuadratica--
Me parece de finísima factura este que le envío:

CANCION A MARIA LUISA

ERA MARIA LUISA TAN GORDA
Y SU FIGURA TAN FOFA
QUE NO CABIA EN EL SÓFA...

Anónimo dijo...

Mil gracias a sus palabras un abuelo sin igual, y me sumo a sus recuerdos con el fin de no desentonar. Desde arriba nos observa con gallardia y finura porque al sementerio llevamos más que genio la figura.
Sandra Ma Nieta mayor

Anónimo dijo...

Mil gracias a sus palabras un abuelo sin igual, y me sumo a sus recuerdos con el fin de no desentonar. Desde arriba nos observa con gallardia y finura porque al sementerio llevamos más que genio la figura.
Sandra Ma Nieta mayor

Orlando Ch dijo...

Un ser unico y Yo lo vi y lo aprecie muy cerquita. Ochi

alvaro galeano dijo...

Hoy, tengo 70. Lo conoci en el ano 1968, cuando fui a estudiar a esa bella ciudad que me dio como premio, una bohemia que aun no me mata. Don Aparicio tenia un programa espectacular los domingos en una emisora que no recuerdo, pero con unos versos que mostraban que si, el amor es de risa; solo habia dos programas de su estilo: Uno de Luna sepulveda en Palmira y otro de Jose Nicholls Vallejo en Medellin, pero ninguno como el de Don Aparicio Diaz Cabal,que se me trago la carnada una noche en el Osiris/ Grande Aparicio!
Alvaro Galeano Gil