jueves, 29 de junio de 2006

¿Para qué sirve la próstata?



Carlos Ricardo Escobar


Por las flaquezas de la memoria, no tengo claro si fue Tulio Bayer Jaramillo quien hablaba a uno de sus contertulios, como amigo con "la próstata más grande" y lo conminaba a asumir una actitud más progresista ante la situación cotidiana de los colombianos o fue el contertulio quien usó la expresión para recomendarle aplomo y prudencia.
Finalmente, parece que uno y otro poco éxito tuvieron. En su inolvidable libro "Carta abierta a un analfabeta político" (el único que lo ha olvidado es un amigo a quien se lo presté...) Bayer hace un recuento de muchas cosas que hoy podríamos considerar ingenuas, pero que en su época le valieron el
extrañamiento de la pacata sociedad manizaleña, asombrada con sus salidas de "enfant terrible". Desde mis años mozos, sentí una irresistible atracción por las cosas cotidianas del entorno: era una sorpresa ver las manifestaciones de los estudiantes de la Nacional en la plaza de Bolívar, mientras hablaba un curita morenito, a quien después reconocí...
Pero era más atractivo ir a la Baticueva, en un almacén de Croydon de la Avenida Jiménez con carrera 10 y tomar CocaCola gratis. Batman era un ídolo y más de un batidiente voló luego de un batisalto, con un batiporrazo el batihijue... y le hacíamos corrillo a un Ford Mustang nuevecito (modelo 66), estacionado "descuidadamente" para atraer las miradas de los transeúntes.
Carulla era un "Supermercado" de la 13 con 60 y los Hippies vendían medallones y lucían sus cabelleras, con sus mujeres misteriosas.
Los recuerdos de hoy, modificados por la pátina del Tiempo y también la del Espectador, El Espacio y Vea y un poquito de El Bogotano y el Caleño de Consuelo de Montejo, eran las cosas excitantes mientras compartía carritos chocones en el Parque Nacional con Julito Sánchez Cristo (antes él no sabía quien era yo y ahora tampoco), a quien su papá, con su sonrosada tez de soachuno injertado en chapineruno, el famoso Julio Ernesto Sánchez Vanegas, llevaba cada domingo. "Concéntrese" era apenas un programa incipiente en los viejos televisores Philips de 14 pulgadas en blanco y negro, que vendió Rojas Pinilla a los empleados oficiales por $256.
Y teníamos muchos motivos para rajar de "los viejos": no nos dejaban llevar el cabello largo (en ese entonces teníamos cabello), abominaban a The Beatles y nuestra "Yesterday" era una canción sobre el ayer, ahora es una canción del ayer.

Algo se veía de droga, pero era más un culto desliz de famosos: Boudelaire, Rimbaud, Hemingway, Withman, y los Rimbauds, Boudelaires y similares criollos, pasando por los nadaístas y otras hierbas.
Para cada momento podría retomar muchas cosas que serían "representativas" y darían respuesta a muchos "por qués" y "por dóndes". Pero retomando la pregunta de Óscar de cuándo comienza la orgía, tengo que decir que tal vez una muestra esencial de cómo pasa el tiempo es el momento en que trascendemos de la olímpica irresponsabilidad de no saber y no querer saber "para qué diablos sirve la próstata" a cuando forzosamente tenemos que enterarnos y la sabemos involucrada en muchas cosas del paso de los años, incluídas las orgías mentales y las otras...

No hay comentarios.: