viernes, 16 de junio de 2006

GENUFLEXIONES, APLAUSOS Y OVACIONES






Por Rodrigo Restrepo Gallego

De las vociferaciones radiales del abogado «Báez», egresado de la Universidad de Caldas, representante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en las negociaciones de paz con el psicólogo Restrepo, comisionado del gobierno y de la ternura, en Realito, quedan a descubierto los ejes orientadores del diálogo, de las intenciones y de las voces ya dichas en privado entre ellos y sus respectivos asesores para la sustentar la Ley de Justicia y Paz ya fallada por la Corte, y por él considerada como inconveniente para sus intereses, que son únicamente los de la paz.

Báez, el ex - alcalde a de La Merced Caldas, amo y señor del norte de Caldas se desabrocha y a grito de campamento militar en presentación de armas señala como desventajoso para sus compañeros patriotas, defensores de la democracia colombiana, el acatamiento de esta Ley, ante la cual es preferible morir en la selva que aceptar los años de pena carcelaria señalados para desnaturalizados delincuentes y asesinos y no para colombianos, que desde la política han luchado por invertir el orden de injusticia predominante en Colombia en los últimos treinta años.

Él hace entender la imperiosa necesidad de retomar los diálogos con los representantes del gobierno para encontrar las formas o la forma para eliminar tanto interviniente en la formulación y aprobación de las Leyes pertinentes y sus garantías de cumplimiento; pues en ello están los constitucionalistas, las organizaciones internacionales defensoras de los Derechos Humanos, La Corte Internacional, el Senado de la República, la Corte Constitucional, los grupos políticos de izquierda y de derecha, la Iglesia Católica, las presiones imperialistas de los Estados Unidos a través de su embajada, y hasta los ciudadanos comunes, que solo hacen de los acuerdos previos, según él, un enredo poco conveniente para el cumplimiento de lo acordado en las mesas de trabajo, en perjuicio de la paz misma; de tal manera que es preferible morir que acatar la ley.

Con esto, la voz de Báez es un ataque abierto al estado de derecho ante el cual el gobierno debe mostrar su concepción constitucional, como esperamos lo haga en la reunión de esta semana en la localidad de Copacabana Antioquia; y también, el impulso mismo a concepciones circulantes en los tiempos recientes para un estado dictatorial, al que ya se le está jugando en diferentes círculos de la política que pide facultades extraordinarias para que el re-inefable resuelva a favor de Báez y sus asociados con una nueva ley de Amnistía y Perdón general, como se ve en la propuesta que dice está elaborando la parlamentaria Rocío Arias.

Me temo mucho que Báez resulte triunfante, ahora que importan más los logros que las formas como éstos se alcancen; y recordando que en la historia política de las reelecciones se ha visto que la democracia muere en medio de las genuflexiones, los aplausos y las ovaciones.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los alcances reales de la corte constitucional, la fragilidad del estado frente al poder del dinero y la violencia, quedan en entredicho cuando los delirantes alzan la voz.

Anónimo dijo...

Bien por el retorno de Rodrigo con un tema político de la mayor importancia: ¿ de Pablo a Ernesto?

Mario