viernes, 16 de junio de 2006

EL DULCE SUEÑO DEL MUNDIAL.




Oscar Robledo Hoyos

oro@telesat.com.co

Este mundial como talvez todos los anteriores representa un pasar de lado el arte y la poesía como protagonistas para vivirlos de manera vicaria, en una silla. Como en las viejas practicas de iglesia de pueblo se va a misa con trípode y se deja que el ministro oficie desde el altar de espaldas al pueblo de Dios.

Muy pocas columnas inspiradas; se le agotó la pluma a Eduardo Escobar y Jota Mario, No dicen nada los nadaístas. Esto es un indicador del espacio que se toma irreverentemente el mundial. “Todo el mundo a las pantallas” pareciera que fuera el eslogan. Desde las ocho hasta las cuatro de la tarde todos embelesados. ¡Adiós a la literatura!, week end a la crítica, vacaciones a la búsqueda del paraíso. Nos quedamos peligrosa y exclusivamente con las piernas de los muchachos, sus barbas apenas emergiendo entre el sudor de algunos de sus protagonistas pues hay que decirlo, es la juventud la que canta y baila con el balón y todo el mundo en la silleta es como el anciano del inicio.

Es relajante vivir el arte de manera vicaria. Que los otros pongan el texto que nosotros nos limitaremos a decir: ¡¡¡¡¡Gooooolllll!!!!. Que otros salten como volatineros, se encabriten como demonios en las redomas de los estadios alemanes que nosotros estaremos prestos a consumir sus piruetas o a beber de manera instantánea sus pócimas - o, para algunos - la cicuta anestesiante del brío a distancia. De éste lado del planeta, frescura, a la sombra, provistos de la calma y calzando los guayos de la expectación ilimite. En una palabra que los otros se inspiren y pujen hasta el tuétano que nosotros hacemos su lectura como los monjes con las disertaciones y disputaciones de los monasterios medievales.

Todos los rostros se dan cita en la fiesta, Ronaldinho, Jirasi, Lahm, Klose, Sami al-Jaber. Los varoniles de la Italia creativa, los austeros de Arabia Saudita que como un resorte manejado desde el más allá dan contra la grama en señal de agradecimiento al gran Profeta y Señor Alá; los casi infantiles y magros de Alemania. Y, obviamente, las contorneadas piernas de Ronaldo, Crespo y Zidane.

Como muchos he traído el televisor al sitio de trabajo. Los ecuatorianos se brincaron con una gambeta que dio la vuelta al mundo el llamado del ministro a atender el publico desde tempranas horas éste martes que jugó su selección y lo convirtieron en un símbolo de la resistencia social y gritaron como locos y ganaron, y tan tranquilos los servidores públicos y el publico desatendido dándose besitos en las mejillas y palmadas y empujones de felicidad. No se perdió el país ni hubo una conmoción desestabilizadora del gobierno sino al contrario, el fútbol cimentó con patadas y golpes contra el palo su identidad como pueblo digno y combativo.

Claro, en lo mediático, pues al final de cuentas este mundial como otros que en la historia han sido es un cuento de hadas en donde los poderosos bailan con Cenicienta y se dejan meter goles para que reine, así sea por algunas semanas, la paz universal de Fourier, Owen, Campanella y Thomas Moro. Cómo será de fuerte y convincente el mundial que se sueñan idénticos y de la misma familia el Amo y el Esclavo de la Política de Aristóteles; las empleadas domésticas pegan tremenda palmada a la frágil espalda de la señora diciendo: ¡Hurra, Hurra! Los obreros colocan con la complicidad del jefe la pantalla en medio de máquinas en movimiento y todo el mundo, desde Alaska a la Patagona, abre un espacio para el reencuentro de todas las razas en un mismo lugar, los guayos de los muchachos.

Andan, pues, de asueto el arte, la literatura, la obra filosófica y “la normalidad” con toda razón, pues la gambeta, el quiebre de cintura y la media chalaca tienen una plasticidad y una belleza que son una poética diferente a la academia de los sabios o la a veces triste cotidianidad.

Si la chalaca es como aquella de Diego Rodallega con certero gol deja de ser arte pues desborda la copa del paraíso y se derrite en frenesí, belleza atropellada y loca..

Manizales, junio 16 de 2006.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué equipazo!

Rodrigo dijo...

Ni las piernas de los muchachos, mi querido Oscar, pues si nos quedaran, estaríamos marcando cuerpo a cuerpo a tales miembros de ese equipo que se mofa del contrincante marcando la portería con un conejo.
Un abrazo de silla a silla

Anónimo dijo...

SAQUÉMOSLE BARRA A ESTE EQUIPO Y LO GOLEAMOS.....NO TENEMOS OTRA ALTERNATIVA...PORQUE AL FÚTBOL SE LE RESPETA

Gambeta dijo...

Amigos, quien es y que trayectoria tiene Diego Rodallega, está a prueba en Temperley de Argentina y no sabemos mucho de él, Gracias.
Info a: produccionesbm@gmail.com

En www.gambeta.info van a encontrar la nota que hicimos en la mañana de hoy.