domingo, 14 de mayo de 2006

LAS TRAGEDIAS DEL PRIMER MUNDO





Por: Germán Guzmán
La tragedia del huracán Katrina saco literalmente a flote, el gran drama social que viven los americanos más pobres. Para empezar Houston esta bien, la verdad no sufrió prácticamente ningún daño por el fenómeno del año pasado. En cambio New Orleáns permanece con multitud de problemas. Aun hoy persisten áreas enteras completamente inhabitables y posiblemente abandonadas. Quedan unos 5000 damnificados viviendo en Houston bajo condiciones muy precarias.

La pobreza en USA es muy impresionante, mas aun si se contrasta con lo rico y poderoso que se ve este país en las películas y en la televisión. Al fin y al cabo lo que ahí vemos, casi todos lo dan por cierto: son mitos del desarrollo.

Al sur de los EEUU existen enormes masas sociales marginadas que frente a estas tragedias resultan ser las más vulnerables. Para el caso, los seguros personales o sobre bienes, lo mismo que la salud son hoy impagables para millones de americanos. No gozan de protección alguna frente a este tipo de cosas. Nubia recibe a diario numerosos pacientes que carecen de seguro de salud o de posibilidades económicas para medicarse y no estamos hablando de un hospital de caridad, de hecho recibe constantemente mucha de la gente mas adinerada del mundo en sus pisos VIP.

Como contrataste, el abandonarse a la condición de damnificado garantiza mantenerse como receptor de ayudas lo que haría que algunos no persigan cambiar esencialmente su situación presente. Sin duda son personas nada articuladas al sistema económico pero razonablemente dueños de sus derechos civiles y libertades. Es entonces cuando resulta claro que los subsidios y la solidaridad son modos esenciales e imprescindibles para corregir la marginalidad y mantener socialmente robusta una nación, como es el caso europeo donde hasta drogadictos irredimibles reciben toda la asistencia y soporte estatal.

Los americanos más pobres no es que no quieran los empleos, es que simplemente son actividades que no dan ni siquiera la sensación de logro que por ejemplo brinda aun hoy el ingreso mensual para un trabajador estable en Colombia. El empleo que se ofrece a los millones de americanos menos calificados en la mayor parte de los casos es por horas y sin beneficios significativos de salud o retiro. Como ilustración, en Texas las madres deben regresar a trabajar no muchas horas después de dar a luz. En caso contrario si bien no pierden su empleo tampoco devengan salario o beneficio alguno durante su ausencia.

En la forma de vida americanos no es muy atractivo este modelo de empleo liberalizado. En cambio resulta muy benéfico y adecuado para el inmigrante indocumentado quien sin duda esta dispuesto a lograr a toda costa sus metas personales.

De manera que la tragedia del huracán ha puesto de presente un proceso atroz de selección social a favor del mas flexible y adaptable en este caso el inmigrante. Quizá Samuel P. Huntington tenga razón y si cierne una gran amenaza sobre la identidad americana por parte de los hispanohablantes, pero se equivoca sin duda con respecto a las victimas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante la visión; como se ha dicho con insistencia el sur también está en el norte.

Anónimo dijo...

A proposito de la foto, "la libertad nacio sin dueño"