martes, 30 de mayo de 2006

Carta de un joven de ayer a un joven de hoy…




Por Carlos Ricardo

En la década de los 60, Tulio Bayer Jaramillo, un médico patólogo egresado de la Universidad Nacional de Colombia, profesor después de la Universidad de Caldas y Director del Departamento que hoy dirijo, escribió un libro: “Carta abierta a un analfabeta político”. En él, se dirigía a uno de sus amigos y le daba algunas lecciones de política “menuda”, sobre la situación de Colombia. En ese entonces, y en la década siguiente, el libro se convirtió en un inspirador para los jóvenes de entonces y tal vez, de recuperarse, sería fuente de reflexión para muchos de nosotros.

Anoche, luego del ejercicio poselectoral familiar, entablé una conversación con mi hijo menor. Tiene 23 años, se formó en un colegio de jesuitas y sus estudios universitarios los cursa en la Universidad Nacional, en el área de las Ciencias Económicas. Su análisis era sobre el Gobierno actual y su reelección: concluía que las cosas no eran “tan malas” como pretendía el Polo, ni tan buenas como lo decía la coalición gobernante y que él era ciudadano de un país que le había brindado la oportunidad de formarse primero en el bachillerato y luego en una universidad pública de buena calidad y que por ello, sentía que debía defender su Estado.

Su argumentación me dejó pensando en las experiencias de la actual generación ante eso de la vida política: sí, las cosas han cambiado para bien en muchos aspectos de éste país, pero: ¿Cuál ha sido el precio?

Pensé inmediatamente en la época de la “Violencia”, esos años aciagos en donde tras el trapo partidista, ciudadanos y ciudadanas fueron masacrados, con el único fin de realizar una “Reforma Agraria” que pusiera en otras manos las feraces tierras colombianas. Recordé los días del “Bogotazo” y los retaliaciones posteriores; los nombres de Gonzalo Bravo Pérez, del chinchinense Uriel Gutiérrez, a la sazón estudiante de medicina en la Universidad Nacional, asesinado el 8 de junio de 1954 en Bogotá, junto con otros 12 estudiantes; recordé las huelgas de obreros de la década de los 70, como la de RIOPAILA, las de ECOPETROL y la de ÚNICA en Manizales. Las marchas campesinas de la ANUC, las indígenas del CRIC, las muertes y desapariciones forzadas, el Estatuto de Seguridad de Turbay Ayala y el General Camacho Leyva. Los nombres de tantos estudiantes muertos en tantas protestas: Carlos Augusto González, Yesid Castañeda, Darío Palma, Carlos Fernando Henao; de los abogados como Alirio de Jesús Pedraza, defensor de derechos humanso, desaparecido en 1.990, y de otras muchas desapariciones forzadas que ponen al Estado Colombiano en un doloroso sitial de honor en eso del respeto por los Derechos Humanos.

Sin mucho esfuerzo, llegué al actual estado de cosas y a los diferentes matices que asume en su proceso de Paz con las AUC, en su no proceso de Paz con la insurgencia armada, en sus políticas demoledoras con los sectores de trabajadores, con su discurso esquizofrénico ante los medios y sus continuas “patrasiadas”, ante la contundencia de los hechos.

Sí, para ésta generación de jóvenes el estado es distinto, pero cuánto nos ha costado y cuan lejos está de un Estado respetuoso y Social de Derecho como lo consagra nuestra Constitución.

6 comentarios:

Diego Porras dijo...

Estimado Carlos Ricardo,
Se queda uno tentado por leer la carta del Señor Bayer Jaramillo.
Es bien indecifrable saber si los jóvenes votan o no, pues en ese 55% de abstención podría estar otra visión del país que no conocemos. Pero lo que sí estoy seguro es que nuestra juventud se educa sin contexto, sin historia política, sin entender las causas del conflicto ni las luchas que usted menciona. A uno en el colegio ni en la Universidad (con algunas excepciones) no lo exponen a esos temas, y termina formandose la opinión política de la televisión, de los cada vez más pobres medios de comicación que tenemos.
Saludos,
Diego

Anónimo dijo...

Que las motivaciones de los jóvenes de hoy difieren de aquellas de los jóvenes, victimas y próceres de entonces, es una hipótesis interesante. Esto haría pensar que el futuro político de una alternativa electoral nueva dependa en gran parte de los errores que ellos cometan y que el país no perdone (como fue el caso español con J.M. Aznar o con Jimmy Carter en USA), o bien de una propuesta muy atractiva que anime la gente a cambiar. Lo primero es casi imposible, ya que hablamos de colombianos y no de primer-mundistas. Colombia perdona y olvida todo, para la prueba los “partidos” han cometido, apoyado y promovido lo más indecible sin que nada cambie esencialmente. Se trata ciertamente de la perfecta sostenibilidad de la miseria perpetua. Lo segundo, es también difícil, nada es más atractivo que las beldades mediáticas. Pobre Colombia, de pronto los izquierdozos armados hasta tienen razón: por las buenas como que nada. En todo caso por las buenas o por las malas no creo que la mayor parte de nosotros alcance a recibir aspirina póstuma alguna para aquellos delirios libertarios de los sesentas. Con piedra y despecho, G. Guzmán.

Anónimo dijo...

BUENO COMO JOVEN COLOMBIANO, DIGO EN ESTE PEQUEÑO ESPACIO TAN PROMETEDOR COMO ES EL INTERNET
QUE LA VISION DE UN JOVEN HOY EN DIA ES LIMITADA EN EL CAMPO SOCIAL PORQUE PARECE CURIOSO QUE EN LOS SESENTA Y LOS SETENTA, LOS ESTUDIANTES QUE LUCHABAN Y MORIAN EN CUALQUIER GRUPO FORMABAN PARTE DE UNA ELITE UNIVERSITARIA ; JORGE ELIECER GAITAN NO ERA POBRE, CAMILO TORRES NO ERA POBRE, URIEL GUTIERREZ TAMPOCO , ASI OTROS NOMBRES QUE APARECEN EN LOS LIBROS Y AUN SON RECORDADOS POR ALGUNOS QUE MIRAN CON NOSTALGIA AQUELLOS TIEMPOS.
HOY EN DIA NOS PREOCUPAMOS PORQUE NO HAY TRABAJO , HAY MUCHOS JOVENES SALIENDO DE JOVENES SALIENDO DE DIVERSAS CARRERAS UNIVERSITARIAS, LA DIFICULTAD DE PENSAR COLECTIVAMENTE Y ACEPTAR DIFERENCIAS, HACEN QUE SEAMOS INDIVIDUALISTAS Y EGOISTAS.
LOS QUE SOBREVIVIERON A LOS SETENTA Y LOS SESENTA, SE SIENTAN EN PUESTOS ALTISIMOS YA QUE CAMBIARON DE OPINION Y SE CANSARON DE LA RADICALIDAD; OTROS TUVIERON HIJOS PENSANDO QUE SI INCULCABAN EN ELLOS EL DESEO DE LIBERTAD, ELLOS LO SEGUIRIAN ; PERO ESTO ES FALSO, ESTOS HIJOS SE CRIARON CON LOS TIOS O LOS ABUELOS MAS REACCIONARIOS Y SE VOLCARON AL CONSERVADURISMO.
ESTOS SON PEQUEÑOS APUNTES, SON UNA OPINION , NO UN DICTAMEN .
GRACIAS AL QUE LOS LEA

creo dijo...

Leo comentarios MUY interesantes!
Gracias

Carlos Ricardo

Jean Carlos dijo...

estimados camaradas lectores y escritores de este espacio, realmente es preocupable el papel que los jovenes hemos dejado de cumplir en este momento, que no deja de ser historico para nuestros pueblos; Poco a poco nos han robado nuestro caracter de rebeldes, porque ser joven es sinonimo de rebeldia, rebeldia en su concepto de igualdad,justicia y libertad. hace falta solo ver como han venido ridiculizando la rebeldia como un estilo de vestir o solo el tipo de musica a escuchar.
Abria que recordar frases como se es revolucionario mientras se es joven para comprender el caracter de vanguardia que recae el impetu y espiritu juvenil.
y esto no es una tarea que escogemos sencillamente es la tarea que nos toca.
la lucha es hoy,mañana y siempre.
Jacobo Gonzalo "Chalo" de venezuela.

Alfonso Murillo dijo...

Solo le sugiero que revise la informacion sobre la formacion academica y sitios de la misma. Como tambien los motivos e inicio de las manifestaciones rebeldes del médico T. Bayer Jaramillo.