domingo, 19 de febrero de 2006

A un amigo

Luis Carlos López.

"¡Ah! ¡Amar come mi lasci!".
Dante


¡Cómo te has puesto chico!.... La voz resquebrajada
de mollejón que tiene tu mística mujer
te suelta cada frase que pide una trompada...
Y tú siempre apacible, como en la noria el buey.

¡Qué alegre y camorrista!... Pero hoy no vales nada!...
¡Oh inútil monigote pintado en la pared,
recuerda que una noche de bronca inesperada,
te vi matar a un yanqui por un simple Goddam!

Yo te lo dije... Pero te dio la ventolera
matrimonial y, claro: - ¡No tengo cocinera!
- te gritan. Y te gruñen:- ¿Me compras un corsé?

Y luego hasta te ordenan con áspero gorjeo,
no andar conmigo, "El hombre más malo y más ateo"...
¿Qué opinas?... Y tú siempre como en la noria el buey.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No logro digerir del todo el poema: es probable que el esclavo no sepa que existe el encanto de la libertad.

Mario