lunes, 13 de febrero de 2006

Incesgénesis, el diseño original




Por Rodrigo Restrepo Gallego

TERCERA PARTE

Los alaridos de Ev-la y sus pedidos de ayuda para que Set le quitara a Kai de encima y la desenganchara de Bel muerto, llegaron hasta los parientes que vivían en la ciudad de Enoc-El. Todos acudieron en desorden. Atacaron a Set, de quien creían había matado a Kai y también a Bel. Unos de ellos molieron a palos a Set. Otros de ellos, arrastraron a Ev-La por fuera del peso de Bel y de Kai, quien quedó abrazado al sangriento cuerpo de su hermano Bel.

También llegó, Bel-La, quien dormía con su hermana Set-La, solo decía: ¡Uyyyy… hermano que guachafita, Uyyyy… hermano!; maldijo al burro y a todos sus descendientes condenándolo a trabajar para hombres rústicos, en tierras áridas, Todos lloraron. Lamec-El quemó la quijada del burro, enterró las cenizas y se abrazó a Ada-La su madre.

Los ecos de los gritos de Set, del dolor del amore por primera vez oídos, llegaron hasta el nido de Ev-Ma y Dan-Pa. Ya siete veces centenarios tomaron camino con toda su prole hacia el cambuche de Kai. A los tres días, se cruzaron con Kai, su mujer Ev-La y todos sus hijos quienes huían sin rumbo fijo. Todos se sorprendieron de verse, se quedaron mudos, hasta que Dan-Pa, el padre, le preguntó: ¿Dónde esta tu hermano Bel? …Acaso me confundes con Set? Yo no soy el guardián de mi hermano Bel. Pregúntele a Set que allá en mi casa está llorando como mujer. Siguió desbocado corriendo monte abajo sin soltar a su mujer, ni a sus hijos.

Días de tribulación pasó toda la gran familia, el clan; se agruparon como pudieron según se iban conociendo. Bel-La acogió al desamparado Set. Ella conoció hombre después de mujer y él conoció mujer después de hombre; aunque nunca vivieron juntos, tuvieron muchos hijos y tuvieron a Enos-El de cuya descendencia nacería mucho más tarde Enoc-Set, el primer interprete de señales divinas e inventor de miles de seres del cielo, padre de Matusa-Len.

Ev-Ma, temblorosa, alcanzada de aliento, con el cuerpo ensangrentado de Bel en su regazo, posó callada por tres días, sin palabra, y aún, sin dolor. Del letargo salió a reclamar a grito a Dan-Pa, por la culpa que tuvo en la crianza de Kai, quien nunca mostró afecto por sus hijos más queridos. Ev-Ma furiosa con Kai, le maldijo en ausencia, lo expulsó de sus tierras, no queriéndolo ver jamás. Pataleó, insultó, se ahogó en lamentos hasta que Bel-La abrazándola le hizo inhalar sahumerios de la hierba prohibida y la llevó a su cambuche donde Set desnudo tomaba un baño.

A poco tiempo, Dan-Pa buscó a su mujer Ev-Ma allí donde Bel-La, encontrándola dichosa con Set, ahora ungido en ceremonia dirigida por Bel-La, como hijo sustituto de Bel su amado hijo. Le dijo a Dan-Pa: «Se me ha sustituido otro hijo en lugar de Bel, a quien mató Caín». Me dedicaré a Set y a las ofrendas para el Señor Bel quien anda por los cielos. A usted, no lo quiero volver ver por aquí. Expulsó a Dan-Pa y a toda su prole de las ahora tierras sagradas de Bel-La.

Lamec-El, el séptimo de generación después de Dan-Pa, descendiente de Kai, viendo partir a Dan-Pa y toda su prole tomó para si dos mujeres bajo las maldiciones de Ev-Ma, quien siempre pregonó la selección de los hombres por parte de la mujer y no al contrario, que un hombre seleccionara varias mujeres, como él lo estaba haciendo; siendo por ello repudiado, a partir de ese momento por Ev-Ma, por Bel-La, por Set y por sus hijos, y por los hijos de sus hijos, aún más que Kai quien mató a su hermano. Se las llevó para vivir con ellas, tomó camino diferente al de Dan-Pa, y al de kai y su prole. Así poblaron la tierra.

De la sacerdotisa Bel-La y de Ev-Ma con Set, quien tomó el lugar de Bel, surgió el primer templo para Bel, quien más tarde sería adorado como el Hijo de Jeh-Ová. De estos y los demás surgió la HPD (Humanidad Primer Diseño), borrada por la inundación de la que sólo sobrevivió Noe-El su mujer preferida, sus hijos y las mujeres preferidas de sus hijos, quienes desde los palafitos en que vivían inauguraron la HSD (Humanidad Segundo Diseño) actual.

No hay comentarios.: