viernes, 24 de febrero de 2006

Cóndores no entierran todos los días




Acabo de oir un programa en la radio en donde un locutor contaba que se
está presentando una situación que tal vez pasa desapercibida para la
mayor parte de nosotros: los cóndores reimplantados en el Parque de los
Nevados, se están muriendo de hambre.
Recientemente, en un recorrido en bicicleta por las montañas aledañas a
Manizales, mis hijos tuvieron un placer que yo nunca he tenido: vieron a
un inmenso cóndor que volaba por la zona. Fue impactante dicen ellos. Yo
no he podido verlos y sólo tengo memoria de las cacerías de Guillermo
León Valencia en el Cauca, que incluían uno que otro cóndor.

Las corporaciones regionales de los departamentos que integran el Parque
de los Nevados y otras similares, reimplantaron a varios de esos
carroñeros en el Parque y todos estábamos muy felices. Pero no se contó
con algo que suena irónico: la caza acabó con los venados, con las
dantas, con los mamíferos mayores y con casi todos los menores, de tal
forma que no hay animales que mueran y cumplan su ciclo natural, para
servir de alimento a los gallinazos y a los cóndores.

Los campesinos de la región, faltos de cultura ecológica, piensan que
los cóndores se comen a los terneros y los consideran depredadores de
sus ganaderías y por ello, se han presentado intentos de matarlos.

Algunos voluntarios, desde Manizales, están realizando una labor
titánica: van al matadero, sacan los fetos y restos de los animales
sacrificados y los llevan hasta el Nevado. Pero todo es por su cuenta y
el dinero se les está acabando y los cóndores se están muriendo
literalmente de hambre. En tanto, las autoridades de los departamentos
del área de influencia, las alcaldías, las autoridades ambientales y
quienes debería estar al frente del problema, guardan silencio. Tal vez
lo más importante que hay para ellos frente a los parques naturales, es
la concesión (léase cesión) de esos parques a los particulares. Lo único
que importa son las ganancias que ellos les generen y cuál de sus
amigotes quedará como dueño de esos parques.

Quisiera pensar que no enterraremos a los cóndores!!!


Carlos Ricardo

No hay comentarios.: