martes, 29 de noviembre de 2005

Se cayó el Gobierno





Por Diego Porras

Anoche, después de meses de debates públicos, negociaciones a puerta cerrada, presiones políticas, campañas limpias y sucias, y hasta insultos directos en los medios entre reconocidos líderes de los partidos canadienses, se cayó el gobierno minoritario liberal. Lo tumbaron las maniobras de los tres partidos que perdieron las elecciones hace 17 meses pero que juntos son mayoría (el Conservador, el NDP y el Partido Quebequense).

Algunos podrían decir que los unió el desespero de sentirse tan lejos del poder, otros que los liberales no los pudieron comprar, y otros aseguran que es un mandato del pueblo, que la gente no aguanta saber que con el dinero de sus impuestos se alimente tanta corrupción. Tal vez sean todas las anteriores. Y otras.

Pronto el primer ministro Paul Martin visitará a la gobernadora general, la haitiana Michaëlle Jean, quien representa a la corona inglesa en Canadá, para pedirle que llame a elecciones parlamentarias a mediados de enero.

En Ottawa -ciudad conservadora que vota liberal-, por lo que puedo escuchar en la radio, los conservadores se vistieron de blanco impermeable y destaparon cuanta olla podrida había para salpicar a sus eternos enemigos políticos al mando: los liberales.

Pero lo curioso de todo es que el partido conservador podría terminar siendo uno de los más perjudicados del revolcón, pues las posibilidades electorales reales no son claras, y aunque en río revuelto consiguen aliados para desestabilizar, ser parte de una alianza de gobierno no es algo fácil de alcanzar a la hora de analizar las grandes distancias políticas con los otros dos partidos en el juego federal (NDP y Liberal).

De todas maneras, me dicen algunos amigos canadienses, que lo que puede pasar el próximo año con el resultado electoral puede ser bien interesante para este país. Tal vez un gobierno mayoritario de unión liberal y "nuevodemocratica". Ha pasado en épocas pasadas y ha dejado saldos sociales bastante generosos.

Vamos a ver.... mejor dicho, amanecerá y veremos.

Saludos,

Diego

No hay comentarios.: