jueves, 17 de noviembre de 2005

¿PERO CÓMO ENCUENTRO TRABAJO?





Por: Rodrigo Restrepo

Ha llegado a la casa (La de la Loca) un honesto clamor de uno de los convivientes en búsqueda de ayuda para una vinculación laboral que le permita seguir creciendo como la persona que muestra ser en su hoja de vida; y a su vez, poder continuar cumpliendo con su misión de ciudadano, tal es, expresarse socialmente como humano a través del trabajo y con ello contribuir al desarrollo de una institución, de una organización, de si mismo, de la nación. No pide una mano para conseguir un puesto, un empleo; la pide para encontrar un trabajo, por ello acude a quienes le conocen y le respaldan en su ser. Sabiamente distingue entre un puesto y un trabajo, que en cuestiones de desempleo se confrontan de igual manera que el dilema de la cinematografía antigua: la bolsa o la vida.

Puesto, la bolsa, la paga. Quienes optan por él, por ella, la paga, no les importa lo que tenga que hacer, con tal de satisfacer sus necesidades básicas primarias de alimentación, vivienda y salud, así sea en menoscabo de su propio nivel de vida, preparación y experiencia socialmente útil. Un «Call Center» para la telefonía celular, una distribución de facturas de servicios públicos, una promoción de ventas de AMWAY, un casting para un reality, una asesoría para la elaboración de hojas vida y tesis de grado, una administración de un blog… podrían servirle a un graduado de universidad, si es que resultaren. No se que más, lo que les salga primero dirán ellos. Hasta registradores del censo, a veinte mil pesos día, pues hay cuentas por pagar y por deber.

Claro que hay puestos de puestos. Hay puestos manejados por los avezados capitanes de campaña electoral, o de los directorios políticos del senador o de la representante a la cámara; de poca labor y buena paga y, para los cuales no se requiere ni siquiera solicitar el puesto, como se ve en el escrito firmado por un tal Frank sobre cómo se consiguen puestos en el país y publicado en la sección Humor de eltiempo.com:

«Un muchacho termina el colegio secundario y no tiene ganas de estudiar nada. Como el padre es un tipo notable, lo aprieta:

- ¿Ah? ¿No quieres estudiar? Bueno, yo vagos no mantengo, así que vas a tener que trabajar. ¿Estamos?

El padre, que tiene algunos amigos políticos, dada su larga trayectoria, trata de conseguirle un empleo y habla con un amigo que tiene una alta posición en el Estado:

- Hola Pachito, ¿Te acuerdas de mi hijo? Bueno, termina la secundaria y no quiere estudiar por ahora. Si te queda fácil, necesitaría un puesto como para que empiece a trabajar mientras decide si va a seguir una carrera. El asunto es que haga algo y no vague, ¿me entiendes?

- Bueno, podría hablar con el Presidente y conseguirle un cargo consular, para eso no se necesita nada, como nadie lo ve en otro país puede estudiar y además ganará como 4.000 dólares mensuales.

- Nooo, lo quiero aquí en Colombia, para poder controlarlo y algo más modesto, para que no se le haga tan fácil la vida.

- Voy a ver qué consigo.

A los tres días llama Pachito:

- Listo, Tito, ya está. Hablé con el Presidente. Será Asesor de la Comisión de Salud en alguna de las Cámaras del Congreso. Unos 9'000.000 de pesos al mes. Está bueno, ¿no?

- ¡No, viejo! Es una locura. Recién empieza. Tiene que comenzar de abajo.

A los dos días, de nuevo Pachito:

- Tito, ya lo tengo. Hablé con mi primo, podría ser en una entidad de control. Le conseguí un cargo de Asesor. El sueldo es más modesto, de 7'000.000 de pesos, pero puede conseguírsele una prima técnica automática.

- ¡Ah, no, amigo!, Recién termina el colegio. No quiero que la vida se le haga tan fácil de entrada. Quiero que sienta la necesidad de estudiar, ¿me explico?

Al otro día:

- Tito, ahora sí: Asistente en un proyecto de una entidad pública, con algo de computación, ya está; claro que el sueldo se va muy abajo serán 5'000.000 de pesos al mes, nada más.

- Pero, hermano, ¡por favor!, consígueme algo más modesto, recién empieza, algo de un millón y medio al mes.

- Bueno, eso si está muuuy difícil, ¿sabes?

- ¿Por qué?

- Esos cargos son por concurso y para cumplir con el perfil necesita currículum, título universitario, posgrado o preferible Maestría, experiencia real certificada, además de exámenes, entrevistas y un laaaaargo proceso de selección. ¿Me entiendes?»

Conseguir un puesto requiere de un palancazo de un político en el poder, obediencia y sumisión, y la habilidad para «robar cámara» en cualquier reunión en la cual estén los asesores del patrón, los que toman la lista de los asistentes, los que ven y cuentan a quienes vieron, a quienes no vieron.

Conseguir un trabajo, he allí el trabajo.

No hay comentarios.: