miércoles, 23 de noviembre de 2005

LA UNIVERSIDAD NARRADA





Por: Mario Hernán López

Deben ser innumerables los trabajos literarios, entre novelas y libros de cuentos, cuyo tema es la Universidad; los sucesos políticos, las relaciones que construyen profesores y estudiantes, los conflictos relacionados con las disputas por el poder, hacen parte del enorme inventario de asuntos universitarios susceptibles de convertir en relatos.

En la novela “El inquilino”, del escritor español Javier Cercas, la vida universitaria puede ser una pesadilla para un profesor sometido a competir con el intelectual de mejor desempeño en su área; el enfrentamiento feroz por el prestigio y la labor docente sólo se resuelve favorablemente con el destierro o la vigilia. “Donde van a morir los elefantes”, una novela del escritor chileno José Donoso, dibuja mil mundos posibles de la vida académica; al mismo tiempo que relata pequeñas intrigas, imposturas académicas, y el entramado de competencias obsesivas por “el prestigio y la eficacia”, Donoso contrasta con acierto las visiones de los intelectuales en dos mundos culturales. Los sucesos políticos de la Universidad de Caldas en la década del setenta, pueden saborearse a través de los cuentos de Adalberto Agudelo, publicados bajo el nombre de Variaciones; allanamientos militares, enamoramientos con restricciones ideológicas, golpizas y movilizaciones de estudiantes, integran también los temas de José Stevenson en “Los hombres de voz dura”. Tampoco debe dejarse a un lado el reclamo por la derrota aparente de la experiencia poética en el “Informe para una academia” de Franz Kafka.

En el trabajo de Adalberto Agudelo y en el cuento largo de José Stevenson, la Universidad aparece como escenario de multiplicación de las disputas sociales, las ideologías se expresan, aglutinan y generan movimientos reivindicativos a través de los cuales se revelan múltiples conexiones sociales y políticas; en los relatos de José Donoso y Javier Cercas la vida universitaria se describe como un enjambre de pequeñas vivencias e intereses, los asuntos no alcanzan a ser parte del propósito general; no acontece una vida universitaria, en su lugar emerge una épica con personajes definidos por sus relaciones cercanas, la vida ocurre sólo en la cotidianidad.

Hace más de una década Adalberto alcanzó un premio nacional de cuentos con Variaciones, a través de ellos cualquier lector atento puede interpretar los acontecimientos políticos de la Universidad de Caldas en la década del setenta; en los días que corren, los escritores pueden nutrir la imaginación hasta el límite describiendo las peleas del Consejo Superior.

No hay comentarios.: