sábado, 19 de noviembre de 2005

Aventuras por el Pacífico y el Oriente colombianos






Por GABRIEL MUÑOZ JARAMILO



Lo primero que habría que compartir son las fotos que

adjunto donde se puede ver la bellaza de estas

tierras.(, la
primera es un aterrizaje en Inírida donde se puede apreciar al fondo el Cerro "Mavicure"y la segunda es un aterizaje en la costa pacífica cerca al Bahía Solano)

He tenido la oportunidad maravillosa de estar viajando

por zonas que habitualmente no se visitan, habitadas

por inmigrantes Santandereanos, Boyacenses, del Meta y

por supuesto Antioqueños en lo que se refiere a

Inírida, Mitú y Carreño, zonas de una belleza extrema

y con un potencial turístico maravilloso,

Es precioso el Río Vaupés con sus cachiveras en Mitú,

el río Inírida que baña las piedras del Mavicure y

que al seguir su camino se junta con el Río Guaviare

pero no se mezclan observándose claramente los dos

ríos en el trayecto entre Inírida y la desmbocadura en

el Orinoco, como si uno le reclamara al otro su

procedencia.

Por el Río Orinoco se viaja a Carreño punto por donde

llega el río Meta convirtiéndose el primero en un

grandísimo río que deja ver unas playas de piedra de

unos colores impresionantes; el clima y la frescura

del río en medio de esta zona tan caliente y sus

playas no tiene nada que envidiar a cualquiera de las

playas del Caribe, con una ventaja adicional: no tiene

vendedores ambulantes.

Me parece que describiendo el curso del Agua estoy

describiendo también su vegetación impenetrable con

su riqueza natural incalculable; al fin y al cabo el

agua es vida.

No puedo decir lo mismo de su gente, lo que ha pasado

allí se encuentra muy bien expresado en Cien Años de

Soledad con Macondo. Ha llegado la civilización en

busca de recursos y sustento y se está allí por eso,

pero todos ambicionando salir.

(Seria muy bueno que escucharan de nuevo la canción

"Pueblo Blanco" de Serrat, también ayuda a comprender

un poco la dinámica de vida de estos pueblos)... No sé

qué dirían los estudiantes de antropología de los

Andes,que recorren estas zonas como suyas y con la

verdad, sabiendo que van allí por temporadas... pero

¿qué han dejado?

Y en el Pacífico he experimentado lo que se siente

siendo minoría étnica; he tenido la oportunidad de

conocer a Guapi, Bahía Solano, Bahía Cupica, una zona

también lindísima, de una riqueza impresionante y de

una cultura también impresionante; cruzada por todo lo

que significa "La cultura del Dinero Facíl" vendidos

al mejor postor. Guerrilla y Paras luchando por las

rutas y caminos y un pueblo que vive ambicionando lo

que estos actores no pueden recoger. Cambiando la

pesca de peces por la pesca de paquetes de coca, al

punto de que en Bahía Solano no se consigue el pescado,

privando a los pocos turistas que lo visitan (la gente

no viaja al pacífico por miedo) de uno los sus

atractivos, los trozos de Sierra frita con patacón

pisao.

De todos modos ha sido una experiencia muy buena, he

comprobado que este país no lo arregla ni Uribe, ni el

Polo, ni nadie porque no es de nadie, este es un país

de feudos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Gabriel por la nota; deberías hacer una bitácora en el blog.

Mario

Anónimo dijo...

Que bueno que tengamos amigos en todas partes