lunes, 31 de octubre de 2005

La reconstrucción de Providencia


Por: Sebastián Valencia

Rimbombante pero no sorpresiva la nueva acción del inefable. En primer titular del Tiempo on-line durante el día de hoy (Lunes 31 de octubre) se ha anunciado con tono enérgico, similar al de trabajar, trabajar y trabajar; que Providencia deberá quedar reconstruida en 2 semanas.

Una primera reflexión gira en torno a la fuerte reacción mediática. Como siempre, nuestro presidente saludando de mano a todos y cada unos de los isleños para luego empezar a dar órdenes y decir, sin más ni más, que en 2 semanas todo debe quedar como estaba antes e incluso mejor.

Y no es que estén mal los esfuerzos por dotar de mejores condiciones de infraestructura una isla de nuestro país tan olvidada; pero analizada a la luz de nuestro contexto, la acción del inefable no es más que una acción cargada de politiquería. Su estrategia mediática permite hacer de su visita a la isla un show lamentable que sirve para demostrar que la campaña presidencial del 2006 ya arrancó y los medios no dejaran perder ninguna oportunidad para promover la campaña del candidato-presidente.

Pero lo realmente grave es que olvidemos que zonas como Bojaya o la misma Villatina en Medellín sufrieron destrucciones iguales o superiores a la de Providencia y años después luego de similares promesas, la destrucción sigue presente y la gente ve como las ilusiones de vivir en algún lugar decente se van desvaneciendo. La destrucción del conflicto armado no provoca siquiera la reacción mediática del fin de semana pasado. Y repito, no es que lo de Providencia este mal, si las promesas llegan a cumplirse (no olvidar las estadísticas precarias sobre el nivel de cumplimiento de las promesas de los consejos comunitarios) la beneficiada será la población; pero lo triste es que es muy posible que dichas promesas se cumplan, pero no por la eficacia de nuestro Estado y particularmente de nuestro gobierno, sino porque estamos en campaña y habrá que cumplir algunas promesas.

Además tal como lo indica un estudio de Fedesarrollo sobre la reelección, a partir de algunos estudios empíricos es posible ver como durante la etapa previa a elecciones los ciclos económicos del Estado se aceleran, se aumenta el gasto público y puede presentarse un déficit que a largo plazo afecta al país. La teoría denominada “ciclos políticos”, “explora los determinantes políticos de las fluctuaciones en la actividad económica. En pocas palabras, su premisa fundamental es que en época previa a las elecciones “el gobernante de turno decide implementar una política expansiva que estimule la actividad privada, de tal forma que los electores perciban un mejor clima económico y voten por él o por su partido”[1].

Estamos presenciando entonces, los primeros hechos concretos de una campaña. Veremos como en los próximos meses las obras relucirán, y nuestro inefable saludando de mano a mano y dando órdenes para hacer “real al Estado”.


[1] Revista “Ámbito Jurídico”. Bogotá, 24 de octubre al 6 de noviembre de 2005. Editorial Legis.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena esa!

Anónimo dijo...

Y no se nos olvide, a proposito de estas fechas, cuando Belisario B. afirmo que personalmente habia ordenado que las obras para la reconstruccion del palacio de justicia empezaran de inmediato. Hasta donde recuerdo el edificio tardo muchos años en hacerse y se concluyo no hace mucho. German.