sábado, 15 de octubre de 2005

La Minga: Cansados pero jamás vencidos.




Por: Javier Humberto Arias

Desde temprana edad, escuché a mi madre el término MINGA cuando se refería a una queja porque entre mis hermanos molestabamos a alguien. Decía mi madre:"dejen ese vicio de coger de minga a esa o tal persona". Ese registro en mi memoria oral familiar permaneció sin más preocupaciones de significación hasta el día de hoy 12 de Octubre de2005, en plena" era posmoderna "que pregona el fin de la historia y de la memoria. Y ocurrió como tenía que ocurrir. En una MINGA de los indígenas Emberá Catíos que colmó la plaza de Bolívar de Manizales y en la que igualmente hicieron presencia campesinos, estudiantes, trabajadores, organizaciones sociales; en un hecho histórico y
que hizo parte de la jornada nacional de rechazo al Tratado de Libre
Comercio que el actual gobierno colombiano pretende firmar con los EEUU.

Cuál fue mi sorpresa cuando un gobernador de una de las comunidades
indígenas al abrir las intervenciones en la plaza de Bolívar de Manizales, convocó al gobernador de Caldas y alcalde de Manizales como autoridades anfitrionas para escuchar el mandato de la minga, explicar ante toda la comunidad las razones del por qué se persigue, se mata y discrimina a la población indígena del país y a la vez que conocieran de primera mano por qué para ellos-los indígenas- el 12 de octubre no es una celebración sino una fecha triste que les recuerda el genocidio y la dominación cultural a la que desde quinientos trece años vienen siendo sometidos con brutalidad. Querían hacerles saber su disgusto por cuanto en la ciudad de Santa Rosa fueron atropellados con gases lacrimógenos sus mujeres , sus hombres y sus niños y quién se hacía responsable por las muertes de dos de sus autoridades si ellos entendían que solo portan palabras y no fusiles y que
son los gobernantes ,el señor Álvaro Uribe Vélez como cabeza visible, el que arma hombres con fusiles y metrallas y los pone contra otros hombres y mujeres que solo vienen a conversar sobre lo que les parece que les ha sido violentado, saqueado y quitado como sus tierras, sus casas y su tranquilidad. Dijo el gobernador-El indígena- “Nuestro futuro está en el pasado y no hacia adelante porque en el pasado habitan las palabras y de ellas emergen las acciones y éstas a su vez sin palabras destruyen toda existencia”.

Entonces percibí con el frío del estómago y la emoción del corazón, que la minga, en la memoria literalmente como se lo escuchaba a mi madre, era eso: rodear con palabras y con acciones demandantes en una sola unidad (en la Plaza de Bolívar en ese momento había unas quince mil personas). Pero ahora es el acto político de toda la comunidad ante algo que debe exigirse por derecho, por justicia y es el gobernante quien debe ante su comunidad, conversar y poner las palabras y las acciones necesarias y que reflejen la armonía y satisfacción con ese futuro que se mira hacia el pasado para retornar a la ley natural del equilibrio.

Se me fué yendo el futuro hacia la memoria (Katrina, Irak, Nagassaki, el asalto al Palacio de Justicia, el genocidio a la Unión Patriótica... el T.L.C...el 11 de septiembre en N.Y... el tsunami de Malasia...) Finalizó diciendo el gobernador-El Indígena- que la Minga continuaba, que no se trataba de un día, que no tenían afán, que al fin y al cabo llevaban en resistencia y reclamos 513 años; que la minga continuaba ...que ahora sólo era un momento más de la insistencia; que llevaban varios días caminando desde Córdoba y el Cauca, desde el Chocó y Urabá pero que una minga más a Bogotá seguramente los dejaría :UN POCO MÁS CANSADOS PERO JAMAS VENCIDOS. QUE SE FUERAN A DESCANSAR A LOS SITIOS CONVENIDOS SIN PERDER LA CALMA Y LA SEGURIDAD Y EL CUIDADO CON LOS NIÑOS Y LAS MUJERES; Y QUE LA GUARDIA IINDIGENA NO ROMPIERA EL LAZO HUMANO PARA QUE CADA QUIEN RETORNARA MAÑANA MISMO A LA MARCHA. En la Minga tambien comprendí que nuestras selvas, ríos y aire, deben ser pobladas al igual que las palabras y las acciones por los espíritus de libertad y sobrevivencia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es hermoso abrir este sitio y ver, leer y pensar, con un texto como este