miércoles, 12 de octubre de 2005

ESTAMOS CON LOS MUERTOS

ESTAMOS CON LOS MUERTOS

Tenemos muertos desde antes de nacer.
Cada cual que nace, lleva su dotación de muertos.
El primer llanto es el grito de los muertos que llevamos adentro.

La vida es el apego a nuestros muertos hasta llegar a muerto.
Vivimos como los muertos vivieron antes de ser muertos
Y a veces, gloriosos, como vivos sin muertos.

De pequeños, los padres y maestros nos preparan para ser buenos muertos.
De grandes, ya libres, somos como los malos muertos, sin recuerdos.
De viejos, contamos historias como si ya estuvieran muertos.

Recordamos por siempre nuestro primer muerto.
Olvidamos rápido el último muerto, nosotros mismos.
Incluso desde antes de llegar a muerto.

Ya muertos, vivimos muertos en los recién vivos.
En los relatos de quienes a la par con nosotros conocieron nuestros muertos.
En los retratos que sólo se exhiben de los muertos.

La historia recoge los muertos, los apila y los mantiene muertos.
La tragedia  manipula el destino antes señalado por nuestros muertos.
La comedia, vence el dominio de nuestros muertos.
O tal vez, la vida de los muertos que no son muertos
El humor, calla a los muertos, los espanta, nos hace libres. Vivos.
Los muertos están muertos, no ríen.
La cultura hereda de los muertos
La experiencia, reproduce los muertos.
El  sueño y la fantasía, el escape que a veces nos damos de los muertos
El arte el lenguaje de los muertos


Siempre vivimos con los muertos con temor a  vivir en los que dejamos vivos cuando muertos.
Pues, muerto que no se recuerde ni siquiera está muerto, menos, vivo.

Rodrigo Restrepo Gallego
Octubre 2003

1 comentario:

Anónimo dijo...

y...también las campanas pueden tañer a muerto