miércoles, 26 de octubre de 2005

Alfredo Sarmiento



Mario...Seguimos compartiendo patria, seguimos compatriando....la libertad es al liberalismo, lo que la igualdad al socialismo, lo que el orden al conservadurismo y lo que la solidaridad como derecho que se se ejerce de manera autónoma y responsable es al comunitarismo. Claro esta que en nombre de la libertad, cuantos muertos no han existido en la historia de la humanidad, Robespierre guillotinó a Danton, en nombre de la igualdad cuantos gulags no se han creado y en nombre del orden cuantos fascismos no se han justificado sin olvidar que el desorden es un orden rentable para algunos pocos.

Un proyecto comunitarista de vocación social, de vocación democrática necesita desarrollos axiológicos muy fuertes para evitar caer en otra práxis del fanatismo político y de los modelos caudillistas; necesita sociedad civil fuerte y autónoma, necesita una antropología centrada en la persona que sabe ligar en su expereincia cotidiana su dimensión individualidad privada y su condición de ciudadanía en lo público. Necesita una teoria del estado más allá del Estado de derecho (de estirpe liberal, con veleidades darwinistas) del estado social benefactor ( de estirpe socialista, con veleidades burocráticas, el ogro filantrópico del que hablara Octavio Paz) y por ello resulta novedoso, creativo y un acto de soberanía conceptual hablar del Estado comuntiario.

Colombia sigue necesitando propuestas políticas que se la jueguen por lo social sin caer en las fatigas y violencias de ciertas izquierdas y que al mismo tiempo se la jueguen por la autoridad sin caer en las arrogancias y violencias de ciertas derechas. Ni paramilitares ni guerrilleros, mas empresarios y menos negociantes en el mundo de lo público, lo privado y del tercer sector solidario, necesitamos más conciencia y noción de autonomía en nuestra sociedad y más noción y conciencia de soberanía para nuestro Estado, que se ven melladas por elementos endógenos y exógenos, de ello no hay duda. Las revoluciones a veces vienen más con el vuelo silencioso de las aves que con las algarabias ruidosas de la griteria...pronto llegará el mono número cien, del que habla la hipótesis de la Resonancia Mórfica ( con Rupert Sheldrake a la cabeza, los invito a que busquen en el google Resonanacia Morfica y Rupert Sheldrake(siga el hipervínculo, para una página sobre el tema. Carlos Ricardo), resulta sugerente, el dia que esa hipótesis se vuelva teoría, podrá provocar una revolución epistemológica no solo en el campo de la biologia sino en las ciencias sociales), a partir de los cuales, las especies adoptarán nuevos hábitos y en el caso de la especie humana, nuevos habitos políticos, sociales, culturales y económicos.

Para ti Mario, mucha salud, mucha fuerza y mucha unión...y lo mismo para esta tertulia ciberespacial, este pequeño esfuerzo de comunitarismo, donde la diversidad se acoge con su dignidad.

Alfredo Sarmiento Narváez el cuerdo de la casa...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Siempre es grato tener un buen contradictor